"Quería que se evitara el riesgo de transmisión de gérmenes a la gente" Roma adujo "razones de higiene" para la 'falsa cobra' del Papa en Loreto

Roma adujo "razones de higiene" para la 'falsa cobra' del Papa en Loreto
Roma adujo "razones de higiene" para la 'falsa cobra' del Papa en Loreto

"Cuando hay una larga fila de fieles, y en Loreto era interminable, quiere que se evite el riesgo de transmisión (de gérmenes) a la gente. No era por él, era por la gente"

Gisotti hizo notar que en muchas ocasiones los fieles han besado el anillo del Papa, como hizo ayer la monja María Concetta Esu, de 85 años, misionera en África desde hace casi 60 años, cuando el papa la presentó a los fieles en la audiencia

Dos días después, llegó la explicación 'oficial' de la 'falsa cobra' del Papa a los fieles en Loreto. "Razones de higiene", fue la respuesta del portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, ante las preguntas de los periodistas, durante el breafing con motivo del próximo viaje papal a Marruecos.

Gisotti respondió a los medios que esta misma mañana había hablado con Bergoglio, y que éste le aseguró que "le encanta abrazar y que le abracen", pero que le preocupaba poder convertirse en un transmisor de enfermedades entre quienes se acercaron al tradicional besamanos en Loreto.

"El motivo es muy sencillo: higiene. Cuando hay una larga fila de fieles, y en Loreto era interminable, quiere que se evite el riesgo de transmisión (de gérmenes) a la gente. No era por él, era por la gente. Imaginad cuánta gente le besa la mano", subrayó Gisotti.

El portavoz admitió que el vídeo se había hecho viral, y que por eso preguntó al Pontífice. No es la primera vez que el Papa retira la mano a mandatarios o fieles, y en más de una ocasión se ha explicado que no quería ser considerado poco menos que como un semidios. La explicación de hoy, más pedestre, es compatible con las anteriores.

Gisotti hizo notar que en muchas ocasiones los fieles han besado el anillo del Papa, como hizo ayer la monja María Concetta Esu, de 85 años, misionera en África desde hace casi 60 años, cuando el papa la presentó a los fieles en la audiencia.

Volver arriba