River Plate envía una carta a Mario Delpini tras menospreciar al club argentino El 'fuera de juego' del arzobispo de Milán que logra enfadar a 20 millones de hinchas

Mario Delpini
Mario Delpini Caritas Internationalis

Tratando de argumentar irónicamente por qué Francisco no le había creado tampoco esta vez cardenal, el arzobispo de Milán echó mano del fútbol, pero se confundió con el nombre del club del que es seguidor Francisco y consiguió enfadar a uno de los equipos más conocidos e importantes del mundo

“Si mal no recuerdo, el Papa es del River, que nunca ganó nada, y quizás pensó que los de Como estarían en sintonía porque el ‘scudetto’ está en Milán”, apuntó socarronamente, dando a entender que Francisco habíia buscado a un 'perdedor' como el obispo de Como -sufragáneo de Milán- como nuevo cardenal

Mario Delpini, arzobispo de Milán, es también un claro abonado a la teoría de convertir el limón en limonada, cuyos derechos, como se sabe, los tiene el Opus Dei por razones que ya consideramos aquí. Sin embargo, el pastor de una de las diócesis más importantes del mundo se pasó, en esta ocasión, de azúcar tras tratar de endulzar el trago de no ser promovido a cardenal en el cuarto consistorio que ve pasar por delante de él, desde que Francisco decidió que las tradicionales sedes cardenalicias ya no son tal, sino que el Papa jesuita va a buscarlas a las periferias, incluso a las de Milán, como ha sido el caso del obispo de Como, scar Cantoni, sufragáneo de Milán y creado cardenal en el consistorio del pasado 27 de agosto.

Sin embargo, el querer quitar hierro a su no designación le ha granjeado el enfado de varios millones de hinchas del River Plate, que estaban absolutamente ajenos a estos tejemanejes, más pendientes de las evoluciones del club de sus amores que de la procedencia geográfica del Colegio Cardenalicio.

Celpini
Celpini CyL

La cosa sucedió así: era el 31 de agosto, festividad que en Como festejan en honor a san Abundio. La misa solemne, presidida por Delponi, servía, además, para homenajear al obispo titular de esa sede y neocardenal, Oscar Cantoni. Desde que en mayo pasado se dieron a conocer los nuevos purpurados, Delpini -esto no lo dijo, claro, en la homilía- tuvo que ir tragando saliva y escuchando comentarios de que la púrpura volvía a pasar de largo por la puerta del impresionante Duomo milanés, para pararse en las más modestas puertas de la diócesis de Como.

El peculiar discernimiento del arzobispo

Y, cómo no, de alguna manera el arzobispo Delpini seguro que hizo su propio discernimiento sobre la cuestión. Que no sabemos exactamente cuál fue, pero sí que conocemos la versión más kitsch de ese discernimiento, y que, con un punto de humor e ironía, desgranó ante los fieles de Como -y de su nuevo cardenal-: él no podía saber las razones por las que Francisco no le había creado cardenal tampoco esta vez porque, agarrándose al viejo dicho eclesial, “ni el Padre Eterno sabe lo que piensa un jesuita”.

Risitas en la Iglesia y gestos de sorpresa en algunos. Esto, así dicho, sin aditivos, podría sonar a una crítica directa al Papa, a una rabieta de arzobispo despechado o a un comentario desafortunado para la homilía del patrón de la diócesis. Y comenzó a aderezarlo con razones claramente jocosas, irónicas hasta no sabemos qué punto, por las que no le habría nombrado cardenal el jesuita Jorge Mario Bergoglio.

Oscar Cantoni y Mario Delpini
Oscar Cantoni y Mario Delpini

La primera, dijo, es que “el Papa debe haber pensado que el arzobispo de Milán tiene ya mucho trabajo”. La segunda, continuó: “Debe haber pensado que esos ‘fanfarrones’ de Milán no saben ni siquiera dónde esta Roma y es mejor no involucrarlos en los problemas de la Iglesia universal”. Y la tercera, fue donde cargó con el azúcar y le salió el churro:

Si mal no recuerdo, el Papa es del River, que nunca ganó nada, y quizás pensó que los de Como estarían en sintonía porque el ‘scudetto’ está en Milán

“Si mal no recuerdo, el Papa es del River, que nunca ganó nada, y quizás pensó que los de Como estarían en sintonía porque el ‘scudetto’ está en Milán”, apuntó socarronamente Delpi, haciendo un pretendido paralelismo futbolístico entre el club de fútbol del que sería seguidor Francisco y la elección del obispo de Como, cuyo equipo de fútbol, tampoco destaca en la liga italiana, donde ahora campea de nuevo el Milán. “El Papa sugiere al cardenal Cantoni que se ponga del lado de los perdedores, de los más débiles”, apostilló el arzobispo milanés entra las sonrisas del auditorio.

Carta de aclaración desde Argentina

Sin embargo, Delpini no cayó en la cuenta de que el ‘club de los amores’ del Papa es el San Lorenzo de Almagro y su broma no acabó de sentar del todo bien en el histórico River Plate, cuyo presidente, Jorge Brito, le envío de inmediato un carta de aclaración.

Somos el Club más popular de Argentina, con más de 20 millones de aficionados en el país y otros tantos en cada rincón del mundo. Tenemos 36 títulos locales, 12 copas internacionales, 15 copas nacionales y 6 copas rioplatenses” y “uno de los títulos más relevantes de los últimos años ha sido la Copa Libertadores 2018″, obtenida “en el mítico estadio del Real Madrid”, enumera el mandatario.

Jorge Brito
Jorge Brito

Asimismo, Brito le recuerda en la misiva la amplia labor social que el club desarrolla en Argentina y le acaba invitando a conocer el club en una futura visita a Sudamérica para que pueda “apreciar de cerca una institución cuyos títulos y grandeza se sostienen en el aspecto deportivo y social”.

Al final, y en una muestra de fair play también para su tantas veces rival en las canchas, Brito le aclara, en lo que es un tiro final que entra por la escuadra del arzobispo de Milán, “Su Santidad el Papa Francisco es hincha del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, institución deportiva que también obtuvo varios títulos a lo largo de su historia”.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba