¿Cuáles son las claves del camino sinodal emprendido por Francisco? Antonio Spadaro: "Poner a la Iglesia en estado sinodal significa volverla inquieta, incómoda y tensa"

El sínodo y los mercaderes del templo.
El sínodo y los mercaderes del templo. Anton Scherbakov / unsplash

Si hubo un tiempo en que una determinada latinitas o romanitas constituía y modelaba la formación de los obispos, hoy la diversidad emerge en todos los niveles. Y esto, lejos de ser un problema, es un recurso, pues la comunión eclesial se realiza a través de la vida real de los pueblos y de las culturas

Imaginar la Iglesia como una construcción de piezas de Lego diferentes, que se encajan unas con otras en un punto preciso, sería una imagen mecánica de la comunión. Resulta mejor pensarla como una relación sinfónica, de notas diferentes que en conjunto dan vida a una composición

Poner a la Iglesia en estado sinodal significa volverla inquieta, incómoda, tensa por la agitación del soplo divino, al que ciertamente no le gustan las safe zones, las áreas protegidas: sopla donde quiere

La Civiltà - El lanzamiento del Sínodo sobre la sinodalidad el 9 de octubre pasado, nos invita a preguntarnos qué significa ser Iglesia hoy y cuál es su sentido en la historia. Es la pregunta que está también en la base del Camino Sinodal que está iniciando la Iglesia italiana, y de los que están en marcha o comenzando en Alemania, Australia e Irlanda.

Quienes han seguido las Asambleas del Sínodo de los Obispos de los últimos años, seguramente se dieron cuenta de la gran diversidad que ha surgido en la vida de la Iglesia Católica. Si hubo un tiempo en que una determinada latinitas o romanitas constituía y modelaba la formación de los obispos —que, entre otras cosas, entendían al menos un poco de italiano—, hoy la diversidad emerge con fuerza en todos los niveles: mentalidad, idioma, enfoque de los temas. Y esto, lejos de ser un problema, es un recurso, pues la comunión eclesial se realiza a través de la vida real de los pueblos y de las culturas. En un mundo fracturado como el nuestro, se trata de una profecía.

No debemos imaginar la Iglesia como una construcción de piezas de Lego diferentes, que se encajan unas con otras en un punto preciso. Esta sería una imagen mecánica de la comunión. Resulta mejor pensarla como una relación sinfónica, de notas diferentes que en conjunto dan vida a una composición. Si tuviéramos que seguir con esta imagen, diría que no se trata de una sinfonía en la que las partes ya están escritas y asignadas, sino de un concierto de jazz, en el que se toca siguiendo la inspiración compartida en el momento.

El Papa, en la apertura del Sínodo
El Papa, en la apertura del Sínodo

Quien haya participado de los recientes Sínodos de los obispos, habrá percibido las tensiones que surgían al interior de la Asamblea, pero también el clima espiritual en el cual, por lo general ocurrían. El Pontífice ha insistido siempre en el hecho de que el Sínodo no es una asamblea parlamentaria, en la que se discute y se vota por mayoría o minoría. El protagonista, en realidad, es el Espíritu Santo, que «mueve y atrae», como escribe San Ignacio en sus Ejercicios Espirituales. El Sínodo es una experiencia de discernimiento espiritual, que busca la voluntad de Dios en su Iglesia.

Que esta visión del Sínodo es también una visión de la Iglesia, es algo que está fuera de cuestión. Hay toda una eclesiología – que ha madurado con los años gracias al Concilio Vaticano II – que hoy se está desplegando.

                                                              ********

Para ello se necesita de una gran capacidad de escucha. Escuchar a Dios, en la oración, en la liturgia, en el ejercicio espiritual; escuchar a la comunidad eclesial en el trato y en el debate sobre las experiencias (porque es en base a la experiencia que se puede discernir, no en base a ideas): escuchar al mundo, porque Dios está siempre presente inspirando, moviendo, agitando: tenemos la oportunidad de convertirnos en «una Iglesia que no se separa de la vida», como dijo Francisco en su saludo a los participantes que intervinieron al inicio del camino sinodal (9 de octubre). El Papa lo ha sintetizado de la siguiente forma: «Han venido por muchos caminos y de muchas Iglesias, llevando cada uno en el corazón preguntas y esperanzas, y estoy seguro de que el Espíritu nos guiará y nos dará la gracia para seguir adelante juntos, para escucharnos recíprocamente y para comenzar un discernimiento en nuestro tiempo, siendo solidarios con las fatigas y los deseos de la humanidad». Poner a la Iglesia en estado sinodal significa volverla inquieta, incómoda, tensa por la agitación del soplo divino, al que ciertamente no le gustan las safe zones, las áreas protegidas: sopla donde quiere.

Sinodalidad
Sinodalidad

La peor manera de hacer sínodo sería, entonces, seguir el modelo de las conferencias, de los congresos, de la «semanas» de reflexión, y pensar que de esa forma todo podría proceder de manera ordenada, cosméticamente. Otra tentación es preocuparse demasiado de la «máquina sinodal», para que todo funcione como estaba previsto.

Si no se siente el vértigo, si no se experimenta el terremoto, si no está presente la duda metódica – no la duda escéptica –, la percepción de la sorpresa incómoda, entonces quizá no haya sínodo. Si el Espíritu Santo está en acción – afirmó una vez Francisco –, entonces «dale un puntapié a la mesa». La imagen es acertada, porque alude implícitamente a Mt 21,12, cuando Jesús «volcó las mesas» de los mercaderes del templo.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba