XII encuentro de cristianxs LGBTIQ+ en Chipiona Cristianxs LGBTIQ+ : "Con la voluntad de que el miedo no nos impida poner nuestra luz encima de la mesa"

Cristianxs LGBTIQ+ en Chipiona
Cristianxs LGBTIQ+ en Chipiona

Después de este obligado parón, pudimos volver a encontrarnos en la Casa de Espiritualidad de los Franciscanos en nuestro 'Encuentro de Chipiona' con la intención de cuidar mucho el aspecto lúdico, de la convivencia y del enriquecimiento mutuo, y las actividades formativas

Pudimos reflexionar sobre el feminismo y el reto que supone para las iglesias integrar a la mitad de la humanidad, tan presente pero tan constreñida

Cuatro temas se desarrollaron en talleres simultáneos: el ecumenismo, la relación con nuestra corporalidad, el poder de sanar heridas y nuestro empoderamiento como creyentes. Diversos momentos de oración nos ayudaron a enriquecer espiritualmente este encuentro

Y como culminación una celebración ecuménica que concentra todo lo vivido en sus diferentes facetas poniéndolo en común y ofreciéndolo a Dios como muestra de gratitud o de reconciliación con nosotros mismos y nuestros/as/es iguales

Después de este obligado parón, pudimos volver a encontrarnos en la Casa de Espiritualidad de los Franciscanos en nuestro “Encuentro de Chipiona”. El de este año ha sido muy especial ya que hemos vuelto a ver a personas que hacía tres años que no veíamos, y también volver a recibir a nuevos participantes con ganas de experimentar la vivencia LGTBIQ+ de la buena nueva.

Desde nuestro primer encuentro, en febrero de 2009, han pasado muchas cosas, pero siempre hemos tenido personas que lo vivían por primera vez: este año alguien dijo: “No sabía que esto existía” Esta es una idea que todos/as/es hemos tenido la primera vez que pisamos Chipiona. Y aunque haya pasado tiempo de aquel momento, en cada año se da la oportunidad de que alguien, durante el encuentro nos haga revivir con su sentir aquel sentimiento de la primera vez, del “no estoy solx”. Ya solo por eso, por la ilusión de ver en otros corazones, o de sentirlo en el propio, que todos somos uno, que todas somos una, que todes somos une… y que podemos vivir nuestra fe desde la plenitud de nuestro ser, ya merece la pena la presencia en Chipiona.  
Pero además de esto, que sería lo más importante, la convivencia entre todos/as/es, los organizadores, miembros en esta ocasión, y en tantas otras, del Grupo Ichthys de Sevilla, nos ofrecieron también formación, reflexión, oración y celebración
Este año, y después de no poder celebrarse el encuentro en 2020 y 2021, las personas que lo han organizado tenían la intención de cuidar mucho el aspecto de la convivencia y del enriquecimiento mutuo dedicando bastante tiempo para ello y con actividades más lúdicas como la ruta del Moscatel y el Atún, el paseo por Chipiona en tren turístico, o la salida del sábado noche; experiencias que disfrutamos haciendo revivir la pequeña personita que llevamos dentro.  
Pero no por ello, se han descuidado las actividades formativas, como la que tuvimos el sábado por la mañana con Beatriz Blesa en su charla sobre la Herejía Feminista; en la que hizo un repaso histórico a los avances que el feminismo ha aportado a nuestra sociedad, y como las diferentes iglesias han reaccionado a estos; también pudimos reflexionar sobre los retos actuales del feminismo y el reto que supone para las iglesias integrar a la mitad de la humanidad, tan presente pero tan constreñida.

El sábado por la tarde, tuvimos la posibilidad de profundizar en cuatro temas desarrollados en talleres simultáneos que trataron el ecumenismo, la relación con nuestra corporalidad, el poder de sanar heridas y nuestro empoderamiento como creyentes.
Pero no solo de formación y reflexión vive la persona: tanto el viernes por la noche como el sábado por la mañana tuvimos diversos momentos de oración que nos ayudaron a enriquecer espiritualmente este encuentro.
Y como culminación una celebración ecuménica que concentra todo lo vivido en sus diferentes facetas poniéndolo en común y ofreciéndolo a Dios como muestra de gratitud o de reconciliación con nosotros mismos y nuestros/as/es iguales. Tanto en las oraciones, como en la celebración, no queda otra que agradecer a Dios por el don de la música que nos ayuda a predisponer al espíritu en estos montos fuertes de unión con el Espíritu Santo. 

"Con la voluntad de que el miedo no nos impida poner nuestra luz encima de la mesa para que ilumine a tod@s l@s de la Casa"

En definitiva, otra gran experiencia de vida cristiana que nos fortalece y nos anima a no desfallecer en el seguimiento a Jesús de Nazaret. Y con la voluntad de que el miedo no nos impida poner nuestra luz encima de la mesa para que ilumine a tod@s l@s de la Casa, escribimos esta breve reseña. 
Firmado: un grupo de asistentes al encuentro de Chipiona. 

Mujer


El Señor te bendiga              

y te guarde                            

Te muestre su rostro            

y tenga misericordia de ti      

Te mire benignamente         

y te conceda la Paz       

Caminando sin miedo

Volver arriba