La ciudad Neuquén, donde fue diocesano, llora su muerte Fallece por Covid-19 el obispo argentino Marcelo Melani, de misión en Perú

Monseñor Marcelo Melani
Monseñor Marcelo Melani

Marcelo Melani, salesiano de 82 años, estuvo 9 años al frente de la diócesis neuquina y desde 2019 servía en tierras peruanas. Es el segundo prelado argentino fallecido por el virus, el primero fue Agustín Radrizzani

Considerado uno de los obispos más progresista del país, en 2009 estuvo en la mira del Vaticano, dado que se le achacaba cometer y permitir a su clero "abusos litúrgicos" e "imprecisiones teológicas"

A los 81 años, realizó el curso de misionología en Roma y en el marco de la 150 expedición misionera salesiana y partió en diciembre de 2019 como misionero "ad vitam" a la presencia salesiana en la Amazonia peruana

El obispo emérito de Neuquén (Argentina), Marcelo Angiolo Melani SDB, falleció esta mañana, 14 de abril, a sus 82 años, mientras se encontraba internado en Pucallpa, Perú, a raíz de complicaciones en un cuadro de Covid-19.

Así lo informó el obispado de Neuquén en las redes sociales, despidiéndolo "con un corazón agradecido por todo lo que Dios nos ha brindado por medio de este hermano sencillo, generoso y misionero".

El obispo de Neuquén, Fernando Croxatto, difundió una carta dirigida a la comunidad diocesana, en la que expresa: "Todos tenemos la certeza en nuestro corazón que nuestra Madre María Auxiliadora acompaña su Pascua con todo su amor". "Sabemos de su entrega, de su sencillez, de su humildad y de su ejemplo. Por eso, lo recordamos con mucho cariño, por todo lo que él sirvió en su querida Patagonia y en especial a nuestra diócesis", destacó.

Melani es el segundo prelado argentino en morir como consecuencia de la enfermedad. El primero fue monseñor Agustín Radrizzani, arzobispo emérito de Mercedes-Luján. En tanto, una decena de obispo del país cursaron la enfermedad con distintos síntomas y se recuperaron. 

Monseñor Melani



Con 59 años de salesiano, 51 de sacerdote y 28 de obispo, el prelado residía desde 2019 en el Perú, donde había sido enviado como misionero "ad vitam", en el marco de la Expedición Misionera Salesiana Nº 150. 

Considerado uno de los obispos más progresista del país, en 2009 estuvo en la mira del Vaticano, dado que se le achacaba cometer y permitir a su clero "abusos litúrgicos" e "imprecisiones teológicas". En ese entonces, trascendió, que el prefecto de la Congregación para los Obispos del Vaticano, cardenal Giovanni Batista Ré, "le sugirió" a Melani que renunciara. En 2010, el papa Benedicto XVI le nombró obispo coadjutor a Virginio Bressanelli, dehoniano.

Marcelo Angiolo Melani nació en Florencia, Italia, el 15 de septiembre de 1938. El 16 de agosto de 1962 hizo su primera profesión religiosa en los salesianos de Don Bosco y fue ordenado presbítero en Turín el 21 de marzo de 1970 por el cardenal Michele Pellegrino, arzobispo de Turín.

En 1971 llegó a la Patagonia argentina como misionero y fue enviado al colegio Don Bosco de Bahía Blanca. De 1972 a 1980 fue Director del colegio de San Luis Gonzaga de Esquel (Chubut). De 1981 a 1984, Director del Colegio La Piedad de Bahía Blanca y de 1981 a 1988 fue Párroco de la Parroquia La Piedad. También desempeñó el servicio de Consejero inspectorial de la Inspectoría San Francisco Javier de Bahía Blanca desde 1981 hasta 1990. Los años 1989 y 1990 fue Director de la Misión Salesiana de Junín de los Andes (Neuquén).



En 1991 fue destinado como director del Don Bosco de San Carlos de Bariloche (Río Negro) hasta que el 23 de julio de 1993 fue nombrado Obispo coadjutor de Viedma (Río Negro) por San Juan Pablo II. El primer Obispo de Viedma fue el cardenal Juan Cagliero.

El 18 de septiembre de 1993 fue ordenado obispo por Mons. Miguel Esteban Hesayne, obispo de Viedma (co-consagrantes, Mons. Agustín Radrizzani SDB, obispo de Neuquén y Mons. Jorge Mayer, arzobispo emérito de Bahía Blanca). El lema episcopal que se eligió es: “No para ser servido, sino para servir”. Asumió como Obispo titular de Viedma por sucesión el 28 junio de 1995. 

El 9 de enero de 2002 fue nombrado tercer Obispo de Neuquén, tomando posesión el 6 de abril de 2002. En la Conferencia Episcopal Argentina fue miembro de la Comisión de Pastoral Aborigen y de la Comisión de Migraciones.



Presentó la renuncia y concluyó su servicio episcopal el 8 de noviembre de 2011. Posteriormente se integró a la Comunidad Misionera Salesiana de Zapala (Neuquén) donde fue nombrado administrador Parroquial de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús y más tarde fue destinado a la Comunidad Salesiana de Junín de los Andes.

A los 81 años, realizó el curso de misionología en Roma y en el marco de la 150 expedición misionera salesiana, habiendo presentado su pedido al Rector Mayor, partió en diciembre de 2019 como misionero “ad vitam” a la presencia salesiana en la Amazonia peruana.

Era licenciado en Teología Dogmática.

Q.P.D
Q.P.D

Por una Iglesia mejor informada
Volver arriba