En su tradicional mensaje conjunto para Pascua Líderes cristianos de Tierra Santa : "La resurrección es una 'llamada' a una etapa de renovación”

Líderes cristianos de Tierra Santa
Líderes cristianos de Tierra Santa

En su tradicional mensaje conjunto para Pascua, todos los líderes cristianos de Tierra Santa recuerdan que "en la muerte y en los sufrimientos Dios está presente e invita a mirar al futuro"

Invitan a los miembros de la comunidad en Tierra Santa y en el mundo a "sostenernos" y "continuar rezando por todas las personas en el medio de la pandemia"

"Resurrección es una llamada de atención a la familia humana para que se mueva hacia una etapa de renovación y un empuje hacia el futuro, lejos de la opresión, la discriminación, el hambre y la injusticia"

"Nada podrá esconder la Buena Noticia de la resurrección que resuena de Jerusalén y de cualquier otra parte del mundo. Como cristianos nos unimos en proclamar a nuestro Señor Resucitado"

(AICA).- En su tradicional mensaje conjunto para Pascua, todos los líderes cristianos de Tierra Santa - entre ellos el administrador Apostólico del Patriarcado Latino, monseñor Pierbattista Pizzaballa, y el Custodio de Tierra Santa, padre Francesco Patton OFM- recuerdan que “en la muerte y en los sufrimientos Dios está presente e invita a mirar al futuro”.

No es la primera vez que el mundo experimenta una pandemia, pero es “nuestra responsabilidad” como personas de buena fe “ofrecer consolación” a cuantos viven “momentos de dolor, ocuparnos de los enfermos y asistencia a los necesitados”, se lee en el mensaje común para Pascua de los patriarcas y jefes de las Iglesias de Jerusalén, subrayando que la resurrección es una llamada a “una etapa de renovación”.

Con el Santo Sepulcro cerrado a los peregrinos, una ciudad “vacía” y celebraciones seguidas por internet por los fieles, los jefes de las Iglesias invitan a los miembros de la comunidad en Tierra Santa y en el mundo a “sostenernos” y “continuar rezando por todas las personas en el medio de la pandemia”.

Nosotros patriarcas de las Iglesias de Jerusalén, dirigimos nuestros saludos a las comunidades y a los fieles en todo el mundo, con la bendición de nuestro Señor y Salvador, Cristo resucitado. La fiesta de la Resurrección es un tiempo de renovación y de esperanza, de restauración y victoria sobre todas las formas de muerte y de destrucción. El mundo entero, en estos tiempos, vive en un estado de miedo, ansia y ambigüedad a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.

Muchas naciones están afrontando graves pérdidas y dolor, mientras que los casos de infección siguen aumentando. Jerusalén la ciudad de la Resurrección y de la tumba vacía, está sin peregrinos y las iglesias esperan el retorno de los fieles, para proclamar a todos el mensaje de la Pascua y del Aleluya. La observancia de la Cuaresma, de la Semana Santa y de la Pascua, este año está envuelta de tantas dudas, complejidades e incertidumbres, en especial modo a la luz de los sufrimientos, de la enfermedad y la muerte de tantas personas en todo el mundo, a la base de la actual clausura general.

¿Qué representa el desafío coronavirus para las personas, las comunidades y las instituciones? ¿Cuál es la implicación para la economía y la salud mundial? Creemos que nuestro Dios sea el Señor de la vida, no de la muerte. La resurrección es nuestra fortaleza también en medio de los sufrimientos, Dios está presente y la muerte de Cristo nos ofrece la victoria. Resurrección es una llamada de atención a la familia humana para que se mueva hacia una etapa de renovación y un empuje hacia el futuro, lejos de la opresión, la discriminación, el hambre y la injusticia.

El mensaje de la Pascua este año que viene de Jerusalén es una promemoria de la resurrección en sí misma: “¡No está aquí, ha resucitado!”. Nuestra misión como cristianos y seres humanos es la de sostenernos entre nosotros y continuar rezando por todas las personas en el medio de la pandemia.

Nuestra debilidad humana es reforzada por la Cruz de Cristo, cuyo poder viene de Dios. El enorme poder y la gracia de la Resurrección nos ofrecen la esperanza, el cuidado, la victoria sobre la pandemia y todas las realidades oscuras.

Recordémonos de esta Pascua y recordémosla a los que nos rodean, porque nada podrá esconder la Buena Noticia de la resurrección que resuena de Jerusalén y de cualquier otra parte del mundo. Como cristianos nos unimos en proclamar a nuestro Señor Resucitado.

Firman el mensaje: Teófilo III, patriarcado greco-ortodoxo; Norhan Manougian, patriarcado de la Iglesia apostólica armenia ortodoxa; monseñor Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado latino; padre Francesco Patton OFM, Custodio de Tierra Santa; los monseñores: Anba Antonius, patriarcado copto ortodoxo de Jerusalén; Gabriel Daho, patriarcado sirio ortodoxo; Aba Embakob, patriarcado etiópico ortodoxo; Yaser AL-Ayash, patriarcado melquita; Mosa El-Hage, exarcado maronita; Souheil Dawani, Iglesia Episcopal di Jerusalén y de Oriente Medio; obispo Ibrahim Sani Azar, Iglesia evangélica luterana de Jordania y Tierra Santa; padre Ephram Samaan, exarcado sirio católico y el padre Joseph Nersès Zabarian, exarcado armenio católico.

Volver arriba