A través de un comunicado, después de enviar los antecedentes a Roma Jesuitas de Chile declaran verosímiles hechos de "significación sexual" cometidos por sacerdote Felipe Berríos

Felipe Berríos
Felipe Berríos

Los antecedentes fueron enviados a Roma luego de declararse que son verosímiles los hechos que afectaron a siete mujeres, con quienes Felipe Berios sj habría tenido "actos de significación sexual de distinta relevancia"

El jesuita es un sacerdote con alta exposición en los medios de comunicación, y en un comunicado negó los hechos

Dijo que tras conocer los relatos "puedo afirmar que no he cometido los actos de significación sexual que ellas describen"

La Compañía de Jesús en Chile, por medio de un comunicado público (ver aquí), informó el resultado de la investigación previa canónica encomendada a la abogada María Elena Santibáñez, e iniciada por la denuncia de una mujer adulta en contra del sacerdote jesuita Felipe Berrios.

Señala que “tras una acuciosa investigación, que contó con la declaración de más de 40 testigos, la Instructora ha determinado la verosimilitud de actos de significación sexual de distinta relevancia que habrían afectado a siete mujeres jóvenes y adolescentes. Estos hechos se refieren a tocaciones y diversos traspasos de límites en el ejercicio del sacerdocio, entre los años 1993 y 2009”.

Los antecedentes fueron enviados por el Provincial a la Curia General de la Compañía de Jesús en Roma para su revisión y envío al Dicasterio para la Doctrina de la Fe. Mientras tanto sigue vigente la medida cautelar impuesta por el provincial jesuita que impide a Berríos el ejercicio público del ministerio sacerdotal.

El religioso acusado emitió una declaración pública en que niega los hechos y criticó el “total secretismo” de la investigación. Manifestó que al conocer las cuatro denuncias y los relatos que se presentaron en la investigación canónica, señaló que “salvo una, desconozco las historias de vida de las denunciantes”. Por ello, concluyó afirmando que tras conocer los relatos “puedo afirmar que no he cometido los actos de significación sexual que ellas describen”.

“La sola expresión ‘actos de significación sexual’ es muy compleja, pues la gente se imagina relaciones sexuales no consentidas y horrores de ese tipo”(...) acá lo que se me acusa es de conductas impropias, como lenguaje inapropiado, hablar de temas que supuestamente no corresponderían a un sacerdote y, en algunos casos, de abrazos y supuestas tocaciones de muslos y glúteos”, señaló Berríos.

El jesuita es un sacerdote con alta exposición en los medios de comunicación, que mantuvo duras críticas a la jerarquía católica por el tema de los abusos sexuales en la iglesia, y por sus frecuentes declaraciones se le asociaba a posturas sociales progresistas.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba