En la tradicional acción de gracias, el arzobispo recordó a las víctimas del Covid-19 Monseñor Chomali en el Te Deum 2022: "Chile dice 'sí' a una nueva constitución con fuerza, y 'no' a la violencia"

Monseñor Chomali en el Te Deum 2022
Monseñor Chomali en el Te Deum 2022

A las 10:00 horas de este domingo 18 de septiembre, se celebró el Te Deum 2022 en la Catedral de Concepción

La tradicional acción de gracias fue presidida por el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali, , en presencia de autoridades políticas, civiles y militares de la Región del Biobío

Durante la ceremonia, el Arzobispo de Concepción invitó a efectuar un minuto de silencio por aquellos compatriotas que murieron a causa del covid-19

El arzobispo expresó sus preocupaciones por el el país y animó: "Dios, la fe, la fraternidad que conlleva son grandes cimientos espirituales para construir una democracia más sólida, más participativa, más equitativa, a la altura de la dignidad humana"

A las 10:00 horas de este domingo 18 de septiembre, se celebró el Te Deum 2022 en la Catedral de Concepción. La tradicional acción de gracias fue presidida por el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali, en presencia de autoridades políticas, civiles y militares de la Región del Biobío.

Durante la ceremonia, el Arzobispo de Concepción invitó a efectuar un minuto de silencio por aquellos compatriotas que murieron a causa del covid-19.

Mirada agradecida

En su homilía, Monseñor Chomali manifestó que “me surge como chileno y Arzobispo una mirada agradecida de todo cuanto Dios nos ha regalado” y expresó su agradecimiento a los profesionales y trabajadores de la salud, a los servidores públicos, a los empresarios, a las Fuerzas Armadas, a los profesores, a los sacerdotes, diáconos y religiosas, a quienes trabajan en los tribunales, a los gendarmes, a los bomberos, a los jóvenes, a los ancianos, al personal de la Ciudad del Niño Ricardo Espinosa, a los pueblos originarios y a los profesionales de la prensa.

“Tanta belleza, tantas personas e instituciones que nos conmueven día a día, y que las podemos descubrir con los ojos de la fe que nos regala Jesús y dar gracias por ellas. Esta mirada agradecida de la vida nos permite, incluso en medio de la oscuridad, descubrir que siempre está la luz de Cristo que nos permite iluminar el camino con amor y sabiduría”, destacó.

Compromiso de la Iglesia

El Arzobispo de Concepción afirmó que, en este día de acción de gracias, la Iglesia Católica se compromete a “cumplir su tarea de anunciar el Evangelio (...), de promover incansablemente la paz y de ayudar al débil y al necesitado”.

“La Iglesia Católica al contemplar a su maestro siempre aspira a que su horizonte desde donde comprende el mundo sea el pobre, el humillado, el que no tiene voz”.

“Esta Iglesia, concreta y real, con dicha mirada, y siempre animada por la esperanza de un cielo nuevo y una tierra nueva, pretende compartir su experiencia con todo aquel que la quiera escuchar. Creyente y no creyente o creyente de otras religiones”, aseveró.

En ese contexto, enfatizó que la Iglesia lo hace “apartándose del pesimismo estéril, que sólo critica y no propone, y apartándose también del optimismo ingenuo que cree que todo está muy bien”.

Por este motivo, la autoridad eclesiástica se refirió a algunos aspectos que considera que “debiésemos mirar como sociedad y región con mucha atención”.

Región del Biobío: una gran sede universitaria

Monseñor Fernando Chomali sostuvo que su gran preocupación son los jóvenes, muchos de los cuales están solos y “sus manifestaciones de rabia (...) no son más que el efecto del abandono en que se encuentran. Hay un grupo importante de ellos que no ven horizonte de futuro en sus días y no se sienten parte de la sociedad”.

En ese contexto, puso énfasis en que muchos de ellos dejan la universidad por falta de recursos económicos y de apoyo, y expresó su deseo de que existiese “una ayuda más efectiva para que cada estudiante universitario tenga la tranquilidad suficiente para estudiar”, ya que su estudio es el futuro de la región y del país.

“Les pido, con humildad y firmeza, no los abandonemos. Mañana es tarde. Trabajemos para hacer de esta hermosa región una gran sede universitaria, de innovación, de investigación de alto nivel, de creación artística, de generación de nuevos conocimientos, es tarea de todos, y pasa por una preocupación más activa de toda la comunidad penquista. Las condiciones están dadas porque los talentos están”, destacó.

Valor del trabajo

El Arzobispo de Concepción también manifestó su preocupación por el empobrecimiento del valor del trabajo y sostuvo que éste es “sagrado, porque lo hace una persona, allí radica su riqueza y su dignidad, y no una mercancía que se transa en el mercado, ni un mero hacer en el engranaje de la producción”.

En ese sentido, enfatizó que es una urgencia recuperar la dignidad del trabajo y del trabajador, si se quiere paz social, “porque la paz es fruto de la justicia”.

De esta forma, Monseñor Chomali invitó a los empresarios de la región a ser cada vez más audaces y a hacer de ella “un gran polo de desarrollo pesquero, agropecuario, tecnológico y de servicios, convirtiendo sus empresas en una comunidad de personas, respetuosas de quienes allí trabajan y del ambiente”.

Violencia

En su homilía, también abordó el tema de la violencia y señaló que se podrá terminar con ella y se construirá una auténtica democracia “si todos y cada uno de nosotros nos empeñamos en promover una sociedad donde el diálogo prime por sobre la violencia, los aspectos éticos primen por sobre los técnicos, los valores espirituales primen por sobre los materiales y la dignidad de la persona prime por sobre la ideología de cada cual”.

Recordó que, a lo largo de su historia, Chile ha sabido salir de las crisis y que es un país con vocación de entendimiento y una fuerte raigambre cristiana. “Dios, la fe, la fraternidad que conlleva son grandes cimientos espirituales para construir una democracia más sólida, más participativa, más equitativa, a la altura de la dignidad humana”, precisó.

Asimismo, fue enfático en señalar que “Chile es un país que dice sí a una nueva constitución con fuerza”, pero con la misma fuerza dice no a la violencia política, a la mirada individualista, a la corrupción, al cohecho y al amiguismo.

Fiesta de la democracia

A quienes tienen altas responsabilidades en los estamentos ejecutivos, legislativos, judiciales y en las Fuerzas Armadas y de Orden, les dijo que “las acciones generan cultura y esa cultura se instala en el corazón y la mente de los ciudadanos, especialmente de los jóvenes”.

Asimismo, pidió que la pasión que legítimamente genera la redacción de una nueva constitución no empañe la serenidad que este proceso requiere, no empañe el lenguaje, no empañe la democracia y la sana convivencia”. Y llamó a que “conviertan este proceso en una gran fiesta de la democracia, del valor del ser humano, de la capacidad de reconocer lo bueno que hay en el otro y la hidalguía para buscar lo que es bueno, verdadero, justo y sobre todo privilegie al más necesitado”.

Finalmente, Monseñor Chomali sostuvo que “como Arzobispo siempre estaré para acompañarlos en esta noble tarea de buscar lo mejor para nuestro Chile querido que tanto amamos”.

Homilía completa del Arzobispo de Concepción

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba