Toma de posesión el V arzobispo de la arquidiócesis mexicana de Xalapa Monseñor Patrón Wong: "Abundan ovejas dispersas, faltan buenos pastores"

Monseñor Jorge Carlo Patrón Wong
Monseñor Jorge Carlo Patrón Wong

Justo a los seis meses de la muerte del arzobispo Hipólito Reyes Larios, comenzó su ministerio en la Arquidiócesis de Xalapa, en Veracruz México, Mons. Jorge Carlos Patrón Wong, a quien no le gusta el término 'toma de posesión' por antiguo

El arzobispo llega a su nueva diócesis después de vivir por ocho años en la misma residencia del Papa Francisco, con quien compartió el proyecto de un nuevo rostro de Iglesia

Se mostró muy enfático al insistir en la importancia de ser nuevamente ovejas para ser buenos pastores. También llamó a vivir el presente y mirar el futuro con esperanza, en medio de tantas dificultades

Recordó a san Rafael Guízar Valencia; su respuesta sincera de santidad que "es la única manera para que, lo que se hace en México, no sea puro maquillaje y parches que no sirven de nada"

Justo a los seis meses de la muerte del arzobispo Hipólito Reyes Larios, comenzó su ministerio en la Arquidiócesis de Xalapa, en Veracruz México,Mons. Jorge Carlos Patrón Wong, (quien nunca usó el término “toma de posesión” pues ese es un término antiguo, dijo en la primera rueda de prensa al aterrizar en México). Acompañado por una veintena de obispos, entre los cuales se encontraba el Cardenal Felipe Arizmendi Esquivel y el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Mons. Rogelio Cabrera.

Monseñor Jorge Carlos Patrón llega a su nueva diócesis después de vivir por ocho años en la misma residencia del Papa Francisco, con quien compartió no sólo el proyecto de un nuevo rostro de Iglesia, sino los mismos pasillos y espacios de la residencia pontificia.

Ceremonia
Ceremonia

En su primer mensaje en la misa del comienzo de su ministerio, este martes 8 de febrero, reconoció el histórico caminar de la tradicional Iglesia de Xalapa, entre lo que se cuenta un obispo poeta de talla internacional, el cardenal Sergio Obeso distinguido por su sencillez y elocuencia y el predecesor, monseñor Hipólito Reyes, valiente defensor de los pobres y profeta ante las injusticias que azotaban a los veracruzanos, obispo que domingo a domingo hacía retumbar su púlpito en favor de la vida y demás valores del evangelio. Así como el santo patrono del Episcopado Mexicano, cuyos restos descansan en la catedral de Xalapa, y el venerable siervo de Dios el padre Juan Manuel Martín del Campo.

Se mostró muy enfático al insistir en la importancia de ser nuevamente ovejas para ser buenos pastores: abundan ovejas dispersas, faltan buenos pastores. Capaces de acompañar, y transformar todas las injusticias en espacios de oportunidades, luchando para ofrecer las mejores posibilidades de vida para los demás. Siempre dispuestos a aprender del único maestro y siguiendo su metodología.

Ceremonia
Ceremonia

También llamó a vivir el presente y mirar el futuro con esperanza, en medio de tantas dificultades. Lo más importante dijo, es aprender todo del corazón de Jesucristo el buen pastor y de la Iglesia, nuestra madre. Recordó que el llamado a la santidad es para todos, en cada situación de su vida, con tal de servir al bien de la comunidad, viviendo el amor cada día.

Recordó que san Rafael Guízar Valencia, vivió en un México muy difícil, y su respuesta fue la santidad, su aporte más valioso, más sincero y más perdurable, y que esa es la única manera de erradicar de nuestro México actual tanta injusticia, la respuesta sincera de santidad es la única manera para que, lo que se hace en México, no sea puro maquillaje y parches que no sirven de nada.

Ceremonia
Ceremonia

Primero, Religión Digital
Volver arriba