El motivo, explican los obispso canadienses, es la fágil salud del pontífice El itinerario de Francisco en Canadá decepciona a las comunidades indias: "Demasiado breve"

EVisita de las comunidades indias canadienses al Papa
EVisita de las comunidades indias canadienses al Papa

El itinerario del viaje del papa Francisco a Canadá, que realizará del 24 al 30 de julio próximo y anunciado el pasado viernes, causó desagrado en algunas de las comunidades indias

El programa detallado del viaje se dará a conocer más adelante, pero por ahora se conocen las tres etapas: Edmonton, Quebec e Iqaluit

La visita papal escapa a varios lugares simbólicos de este drama de época para las llamadas "Primeras Naciones" del país. Es el caso de la Columbia Británica, donde se encuentra Kamloops, primer lugar de los siniestros hallazgos

Los obispos canadienses explicaron que la ruta debe adaptarse a la frágil salud del Papa: No puede viajar en helicóptero ni permanecer en un vehículo más de una hora y debe descansar entre evento y evento

El itinerario del viaje del papa Francisco a Canadá, que realizará del 24 al 30 de julio próximo y anunciado el pasado viernes, causó desagrado en algunas de las comunidades indias que esperaban en sus territorios al Pontífice y sus disculpas en nombre de la Iglesia por los abusos y los malos tratos perpetrados en los internados católicos en perjuicio de los jóvenes nativos.

Demasiado breve, con solo tres etapas y con el agravante de que deja fuera algunos lugares simbólicos del escándalo, en realidad insuficiente en comparación con la magnitud del drama sufrido.

Francisco con indígenas en Vaticano

Así opinan algunas de las comunidades indígenas involucradas, incluido el Papa, en los encuentros celebrados en el Vaticano entre finales de abril y principios de mayo, además de pedir "perdón a Dios" y manifestar su "indignación", su "vergüenza" y su "dolor", había prometido llevar personalmente su cercanía a sus respectivas tierras de origen.

El programa detallado del viaje se dará a conocer más adelante, pero por ahora se conocen las tres etapas: Edmonton, capital de la provincia occidental de Alberta, Quebec, capital de la provincia francófona del mismo nombre, e Iqaluit, capital del territorio de Nunavut, en el extremo norte, casi al borde del círculo polar ártico, en tierras de los inuit.

En particular en Alberta, pero también en otras zonas, hubo una gran red de escuelas residenciales. Aquellos donde, desde mediados del siglo XIX hasta la segunda mitad del XX, más de 150.000 niños de las comunidades indígenas fueron asimilados, obligados a asistir a escuelas regentadas por la Iglesia por cuenta del Estado, donde no tenían el derecho a hablar su propio idioma. Allí sufrieron brutales maltratos, fueron separados de sus familias y privados de su identidad y cultura, para convertirse en pequeños católicos.

La visita papal, sin embargo, escapa a varios lugares simbólicos de este drama de época para las llamadas "Primeras Naciones" del país, y esto no satisface a varias comunidades indígenas. Es el caso de la Columbia Británica, en la costa oeste del país, provincia donde el año pasado se encontraron en Kamloops los restos de 215 niños aborígenes que habían sido enterrados en los terrenos de un ex colegio.

Entre otras cosas, este mismo descubrimiento fue el detonante del escándalo de las escuelas residenciales y, por tanto, uno de los motivos de la visita papal. El jefe de la Primera Nación de la provincia, Rosen Casimir, habló de "oportunidad perdida", respecto a que el Papa no irá al lugar de la más grande escuela residencial que la Iglesia Católica administró en Canadá.

La decepcióntambién se comparte en Saskatchewan, en el centro del país, donde el pasado verano se descubrieron otras fosas anónimas. Incluso por allí el Papa no pasará.

Para muchos líderes aborígenes, la visita es demasiado corta dadas las proporciones de los trágicos hechos ocurridos en las escuelas residenciales, y es necesario agregar paradas al recorrido.

Los obispos canadienses -incluido el arzobispo de Edmonton monseñor Richard Smith, que se desempeña como coordinador general del viaje- explicaron que la ruta debe adaptarse a la frágil salud del Papa, que tiene 85 años, y sobre todo a los serios problemas en las rodillas, tanto que apareció recientemente en una silla de ruedas.

El Papa no puede viajar en helicóptero ni permanecer en un vehículo más de una hora y debe descansar entre evento y evento

Sin embargo, la Conferencia Episcopal Canadiense podría ayudar financieramente a las comunidades indígenas más remotas que deseen participar en la visita de Francisco.

Entre otras cosas, el Pontífice, sobre su dolor en la rodilla derecha, que de todos modos el pasado domingo no le impidió celebrar la misa en la plaza de San Pedro, con las canonizaciones que duraron casi dos horas, sigue ironizando.

Justo al margen de esa misa, bromeando con un grupo de curas mexicanos, explicó que la rodilla "es muy caprichosa" y que "necesitaría un poco de tequila".

Te regalamos la Praedicate Evangelium + análisis
Volver arriba