El nuncio en EEUU pide clemencia para un condenado a muerte Monseñor Pierre: "En nombre del Papa Francisco, le pido que detenga la ejecución programada del señor Ernest Johnson"

Inyección letal
Inyección letal

En una carta dirigida al gobernador de Missouri, Monseñor Christophe Pierre pide que se detenga la ejecución de Ernest Johnson, un hombre de 61 años culpable de homicidio, como signo del "carácter sagrado de la vida humana"

Esta petición "no se basa en los hechos y circunstancias de sus delitos" ni en la "dudosa capacidad intelectual" del Sr. Johnson. Lo que se desea, más bien, es centrarse en "la humanidad del Sr. Johnson y el carácter sagrado de toda vida humana"

la sentencia se ejecute el 5 de octubre mediante inyección letal en la prisión de Bonne Terre. El hombre, de 61 años, fue condenado a muerte por matar a tres personas en 1994 durante un asalto a un supermercado

Sus abogados piden que no se ejecute la sentencia de muerte porque tiene discapacidades. Pero el Tribunal Supremo de Missouri dictaminó el mes pasado que el hombre no tiene tales discapacidades

En su carta al gobernador de Missouri, el nuncio estadounidense subraya que no se debe "olvidar la humanidad". Y cita un pasaje de la encíclica del Papa Francisco, Fratelli tutti

(Vatican News).- En nombre del Papa Francisco, le pido sinceramente que "detenga la ejecución programada del señor Ernest Johnson" y le conceda una forma adecuada de clemencia.
Esta petición "no se basa en los hechos y circunstancias de sus delitos" ni en la "dudosa capacidad intelectual" del Sr. Johnson. Lo que se desea, más bien, es centrarse en "la humanidad del Sr. Johnson y el carácter sagrado de toda vida humana". Con estas palabras, el nuncio en los Estados Unidos, monseñor Cristophe Pierre, se dirige por carta al gobernador de Missouri, Michael I. Parson, instándole a detener la ejecución. La carta fue difundida en Twitter por la hermana Helen Prejean, una monja estadounidense de la congregación de las Hermanas de San José que lleva casi 30 años luchando contra la pena de muerte en Estados Unidos.

El caso de Ernest Johnson

Está previsto que la sentencia se ejecute el 5 de octubre mediante inyección letal en la prisión de Bonne Terre. El hombre, de 61 años, fue condenado a muerte por matar a tres personas en 1994 durante un asalto a un supermercado. Sus abogados piden que no se ejecute la sentencia de muerte porque tiene discapacidades intelectuales. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Missouri dictaminó el mes pasado que el hombre no tiene tales discapacidades.

Reconocer la dignidad inalienable de la persona

En su carta al gobernador de Missouri, el nuncio estadounidense subraya que no se debe "olvidar la humanidad". Y cita un pasaje de la encíclica del Papa Francisco, Fratelli tutti: "No desahoguéis el ansia de venganza contra las atrocidades de los pecadores, sino volved vuestra voluntad a curar sus heridas". Recordando que el Estado de Missouri ha adoptado posiciones valientes en apoyo de la dignidad de la vida, el nuncio escribe finalmente que rechazar la aplicación de la pena de muerte en el caso de Johnson sería "un reconocimiento igualmente valiente de la dignidad inalienable d e la persona humana".

Ejecuciones en Estados Unidos durante la pandemia

Si se lleva a cabo, la pena de muerte prevista para el 5 de octubre será la segunda en Missouri durante la pandemia de Covid. La mayoría de los demás estados las han suspendido. El pasado mes de mayo, Missouri fue el primer estado del país en condenar a muerte a un preso durante la pandemia. Sólo le siguió Texas y una serie de ejecuciones por parte del gobierno federal.

Monseñor Christophe Pierre

Primero, Religión Digital
Volver arriba