Ojalá en la Iglesia sigamos trabajando para que la gente que deambula sola por la vida encuentre un Hogar, un espacio donde saberse querido tal como es Un hogar en la nieve: Jesús nos invita a su casa y nos ve como verdaderamente somos

Cristo de la nieve
Cristo de la nieve

"Ojalá en la Iglesia sigamos trabajando para que la gente que deambula sola por la vida encuentre un Hogar, un espacio donde saberse querido tal como es"

"Bendito sea Dios que se vale de la nieve y de Pedros indignos como yo para recordar que esta cerca de nosotros"

“¿Qué buscáis?” Le pregunto Jesús a Santiago y Juan, curiosos seguidores de Jesús impresionados por cómo hablaba. Y ellos contestan “¿Dónde vives?”. Como diría la Damiana, protagonista de mi libro “la vecina de Jesús", más que galileos parecían gallegos. Ellos querían conocer su casa, querían saber cómo era su hogar, querían estar con Él en su campo. Porque cuando entramos en la casa de las personas descubrimos sus recuerdos, sus rincones cálidos, sus platos preferidos.

Ya se sabe que en casa como en ningún sitio, y la casa de Jesús, o donde se hubiese establecido, era un lugar para el encuentro, sentirse bien y no salir corriendo mirando al reloj, como a veces pasa cuando das la bendición final en misa. La hora se les quedo clavada como un alfiler: las cuatro de la tarde. Y cuando se fueron, Andrés no pudo por menos que arrastra a su hermano Pedro para que conociese a aquel tipo venido de las montañas.

Y cuando Jesús le miró, vio su corazón, vio al que verdaderamente era aquel pecador apasionado y rudo: el era Pedro, Pedro el valiente. Pedro el cobarde, Pedro el lanzado, Pedro el que niega, Pedro el que mantiene en la fe a sus hermanos, Pedro el que corre a la tumba vacía, Pedro el cortaorejas, Pedro el que le dice que le quiere. Pedro, Pedro, Pedro.

Vecina

Así Jesús nos invita a su casa y nos ve como verdaderamente somos. Nos sentimos bien con Él, porque no nos cierra la puerta a pesar de nuestras grandes “cagadas”, como decimos en España.

Ojalá en la Iglesia sigamos trabajando para que la gente que deambula sola por la vida encuentre un Hogar, un espacio donde saberse querido tal como es y en el que se comparte ni más ni menos que el Amor verdadero hecho Pan y Vino, que nos ayuda a seguir caminando en medio de las dificultades. La Iglesia que ayuda, que cura, que hace verdaderos milagros.

Esta semana hice un Cristo de nieve que por arte de la red ha viajado al corazón de muchas personas en el mundo antes de deshacerse. Jamás pensé en tal repercusión mientras movía la nieve con la ayuda de un cuchillo en el silencio absoluto de Madrid siberiano.  Jesús siempre sale a nuestro encuentro y no nos va dejar a merced de la enfermedad, el paro o la sociedad agitada en la que vivimos.

Jesús se deshace pero quedaron recuerdos de este momento que tuvo tantos bellos momentos de encuentro, como cuando una madre de le enseñaba a su hijo ciego el rostro de Jesús de hielo, o llegan con acianos en sillas de ruedas por encima del hielo para ver una imagen peculiar que les hacían sentir mejor.

Bendito sea Dios que se vale de la nieve y de Pedros indignos como yo para recordar que esta cerca de nosotros.

Cristo de la nieve

En youtube podéis encontrar la canción que grabé a cinco bajo cero y que más abajo os transcribo.

Y En mi instagram: tono_casado, están las fotografías de este momento histórico en el que Madrid se volvió un mundo blanco y helado en el que Jesús sigue brillando con su Fuego Resucitado.

Por cierto mi libro “LA VECINA DE JESÚs” ya va a por su 2ª edición. Gracias a todos por la acogida. Os deseo risas y acercarnos a Jesús de manera diferente, por que su riqueza nunca termina.

CRUZ DE NIEVE

De Toño Casado

Me dijeron que no hay sitio para mí,

que mi historia es una cosa vieja y fría

y en la noche con la nieve decidí

asomarme a la ciudad

que hoy apenas me veía.

He sentido junta a mí tu respirar

y  la escarcha de tus ojos que no acaba,

los tropiezos del camino al resbalar;

ya sabemos que la vida a veces se vuelve helada.

NO ME IMPORTA QUE ME ODIES

O QUE ME HAYAS OLVIDADO

MIENTRAS PIENSAS QUE ESTÁS SOLO

POR TI MI VIDA DESHAGO.

PARA QUE EL CALOR TE LLEGUE

HOY ME FUNDO CON LA NIEVE.

HOY ME FUNDO EN CRUZ DE NIEVE.

HOY ME FUNDO EN CRUZ DE NIEVE.

Desde el suelo siempre suelo acompañar

al que hundido se arrastra por el piso.

Despedidas en las puertas de hospital,

mil trabajos sin abrir hasta muy lejano aviso.

He temblado en las personas sin hogar

y en la gente con el alama congelada,

las sonrisas se borraron de su faz

y se vuelven como lobos

azuzados por la nada.

NO ME IMPORTA…

Esta noche yo mis manos abriré

en abrazo que no se siente vacío.

Corazón que no es de hielo te daré

pues la nieve hoy es de fuego

cuando feliz yo te miro.

NO ME IMPORTA QUE ME ODIES

O QUE ME HAYAS OLVIDADO

MIENTRAS PIENSAS QUE ESTÁS SOLO

POR TI MI VIDA DESHAGO.

PARA QUE EL CALOR TE LLEGUE

HOY ME FUNDO CON LA NIEVE.

HOY ME FUNDO EN CRUZ DE NIEVE.

HOY ME FUNDO EN CRUZ DE NIEVE.

16 de Enero de 2021.

Etiquetas

Volver arriba