Ordenación episcopal del español, auxiliar de Santiago de Chile Alvaro Chordi, un nuevo obispo para el encuentro de dos mundos

Alvaro Chordi, un nuevo obispo para el encuentro de dos mundos
Alvaro Chordi, un nuevo obispo para el encuentro de dos mundos

En su saludo, indicó los aprendizajes logrado en sus distintas etapas y compromisos, destacando su pertenecía a Adsis y a la parroquia San Saturnino, ubicada en el corazón del Barrio Yungay, caracterizada también  por vecinos del mundo popular y una gran migración latinoamericana

Llegaron hasta Santiago de Chile el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde,  el vicario de esa diócesis Carlos García Llata y los sacerdotes vascos Luis María Goicoechea y Diego Bande quienes han trabajado juntos con Chordi, más su familia: mamá, papá, una hermana y un hermano, de los siete de la familia. Y unas 300 personas coparon las bancas del templo Catedral, todos dando un marco familiar y fraterno ambiente

Una gran fiesta que hacía tiempo no se vivía en la Catedral Metropolitana fue la ordenación episcopal de Álvaro Chordi Miranda, obispo auxiliar de Santiago de Chile, elegido por el Papa Francisco en un contexto de cambios eclesiales que potencia el Pueblo de Dios que Peregrina en Chile.

En el altar había 20 seminaristas y acólitos de la Iglesia de Santiago, 160 presbíteros y 30 obispos, incluidos algunos eméritos, más un coro de otras 20 personas.

Llegaron hasta Santiago de Chile el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde,  el vicario de esa diócesis Carlos García Llata y los sacerdotes vascos Luis María Goicoechea y Diego Bande quienes han trabajado juntos con Chordi, más su familia: mamá, papá, una hermana y un hermano, de los siete de la familia. Y unas 300 personas coparon las bancas del templo Catedral, todos dando un marco familiar y fraterno ambiente.

Fue una fiesta gestual, cuidada en todos los actos y en la elección de canciones, donde las presencias y objetos de ofrendas hablaban por sí solos más allá de las palabras.

El movimiento Adsis, comunidades apostólicas y comunidades de base de la parroquia de San Saturnino, dónde Chordi ejerció como párroco los últimos dos años, más delegadas y delegados de la reciente celebrada Asamblea Eclesial Nacional, completaban el panorama de la ordenación.

Celestino Aos, cardenal arzobispo de Santiago que lo consagró, enfatizó en parte de su homilia   que Álvaro Chordi era "un aporte a la Conferencia Episcopal de Chile  por tu experincia y virtudes”. Resaltó el lema del nuevo obispo: "servidor de Dios y hermano de todos".

Un signo de su fraternidad fue el saludo que Chordi dió al concluir la liturgia. En esta indicó los aprendizajes logrado en sus distintas etapas y compromisos, destacando su pertenecía a Adsis y a la parroquia San Saturnino, ubicada en el corazón del Barrio Yungay, caracterizada también  por vecinos del mundo popular y una gran migración latinoamericana.

Álvaro Chordi, con Celestino Aós
Álvaro Chordi, con Celestino Aós


Un signo de ese acompañamiento fueron  las lecturas de la eucaristía, una de las cuales fue leída en creole por una migrante haitiana. Otra por la religiosa Muski Braco formadora de Adsi de Salamanca, mientras con instrumento musical indígena se entonaba un aleluya a Dios.

De igual modo, las letanías que fueron invocadas en la celebración tuvieron un singular acento latinoamericano. 

La liturgia,  concluyó con la bendición del obispo al pueblo de Dios, y entre aplausos de quienes participaron en esta ordenación, la que tuvo orígenes diversos, pero sueños comunes en un encuentro de culturas.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba