Argüello agradece el gesto, que elimina el máximo de 25 personas Castilla y León incrementa el aforo de los templos hasta un tercio de su capacidad

Limitación de aforo en iglesias
Limitación de aforo en iglesias

"Si hubiéramos podido cerrar, hubiéramos cerrado", ha señalado el vicepresidente Igea además de recordar que en países como "la católica Irlanda" se acordó la clausura total

Luis Argüello calificó de "buena noticia", al tiempo que llamó a la comunidad católica a respetar los criterios de "distancia, uso de mascarillas y evitar aglomeraciones"

Castilla y León ha empezado a relajar las restricciones impuestas por la tercera ola y, poco después de decretar el cierre de toda actividad a las 20.00 horas, ha decidido levantar el confinamiento perimetral provincial impuesto el 16 de enero junto al anulado toque de queda, y también levantará la limitación de aforo máximo 25 personas en templos y lugares de culto.

La medida había sido rechazada por los once obispos de la Comunidad, que se habían dirigido a la Junta para que suprimiese ese límite. Precisamente por esta fórmula es la que ha optado el Gobierno regional para los templos, para los que dispone a partir de ahora de un aforo máximo de un tercio.

Sin embargo, el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha respondido que se adopta esta medida respecto a los templos no como una respuesta a las críticas, «sino a los datos epidemiológicos». Además, ha reconocido que cuando se decidió restringir el aforo en los templos se optó por esa vía ya que no podía ir más allá. "Si hubiéramos podido cerrar, hubiéramos cerrado", ha señalado, además de recordar que en países como «la católica Irlanda» se acordó la clausura total.

Tras conocerse la decisión de la Junta, el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, calificó de "buena noticia", al tiempo que llamó a la comunidad católica a respetar los criterios de "distancia, uso de mascarillas y evitar aglomeraciones". 

Asimismo, Argüello ha reconocido el "esfuerzo" de la Junta "por evitar la expansión de la pandemia provocada por el Coronavirus, pero considera que limitar el aforo de los templos a un máximo de 25 persona "era un criterio excesivo y discriminatorio" en comparación con "otros ámbitos cerrados que se regulan sólo por el criterio proporcional".

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Etiquetas

Volver arriba