En su carta dominical, Giménez pide perdón a las víctimas El obispo de Lleida condena los abusos sexuales en la Iglesia: "No hay atenuantes para esto"

Monseñor Salvador Giménez
Monseñor Salvador Giménez

El obispo de Lleida, Salvador Giménez, dedica su carta dominical del próximo domingo a condenar los abusos sexuales cometidos por clérigos, a rechazar su ocultación y a pedir perdón a todas las víctimas

Al mismo tiempo, recuerda que es un problema de toda la sociedad y que el 80% de los abusos se cometen en el ámbito familiar: "No es justo criminalizar sólo a una institución"

Pide "respetar la presunción de inocencia y evitar calumnias y falsedades contra personas concretas" y recuerda que la Iglesia tiene "infinidad de educadores que entregan su vida al servicio de los demás, sin esperar nada a cambio

El obispo de Lleida, Salvador Giménez, dedica su carta dominical del próximo domingo a condenar los abusos sexuales cometidos por clérigos, a rechazar su ocultación y a pedir perdón a todas las víctimas, aunque recuerda que es un problema de toda la sociedad y que el 80% de los abusos se cometen en el ámbito familiar.

En su carta, titulada "Una respuesta al problema de los abusos sexuales", el obispo ilerdense revela que a principios de febrero recibió una nota que "lamentaba el silencio de los pastores en ese desafortunado y sangriento tema de los abusos a menores en el ámbito de la Iglesia católica".

"Me sentí golpeado interiormente como obispo, pastor del rebaño de Jesucristo en esta parte de Lleida, y me obligué a redactar una nota para manifestar mi opinión y orientar a toda la comunidad eclesial", confiesa.

"Pretendo huir de extremismos y no quiero que mi palabra suene como una actitud defensiva ni que mi declaración se convierta en un ataque general contra las opiniones ofensivas hacia la Iglesia", añade Giménez.

Tras recordar que la Conferencia Episcopal Española ha encargado una exhaustiva investigación y auditoría externa a un despacho jurídico, el obispo de Lleida expresa su "condena total y absoluta de los abusos cometidos por clérigos, consagrados y responsables de instituciones eclesiales. Sin ningún atenuante que merme la gravedad del hecho".

También transmite "una clara y contundente petición de perdón a las víctimas y oferta de acompañamiento en su largo proceso de restauración interior y exterior", pero recuerda que "la problemática afecta a toda la sociedad y no únicamente a los católicos y a la institución Iglesia".

Sociedad

"No es justo criminalizar sólo a una institución. Estamos obligados a actuar sinceramente y en profundidad en todos los ámbitos sociales cuando nos referimos a esta gran tragedia", añade el obispo de Lleida, que pide "colaborar con todas nuestras fuerzas en cualquier ámbito con el fin de salvaguardar a la infancia/adolescencia y construir una sociedad más sana".

También pide "respetar la presunción de inocencia y evitar calumnias y falsedades contra personas concretas" y recuerda que la Iglesia tiene "infinidad de educadores que entregan su vida al servicio de los demás, sin esperar nada a cambio. Pero no pueden vivir y educar con la mancha permanente de la sospecha".

Primero, Religión Digital
Volver arriba