Francesc Conesa encarna un perfil alejado, en términos catalanistas, de su antecesor Xavier Novell El relevo en la diócesis de Solsona: ¿una ‘intervención’ a la Iglesia catalana?

Rueda de prensa en la diócesis de Solsona el 3 de enero.
Rueda de prensa en la diócesis de Solsona el 3 de enero.

El nombramiento de Francesc Conesa ha tardado apenas cuatro meses, algo menos de lo que suele durar el proceso de elección de los obispos. Y si rápida ha sido su llegada, más rápido ha surgido la pregunta: ¿qué hace un obispo como él en una diócesis como la de Solsona?

Ciertos sectores de la Iglesia en Cataluña aseguran que el cambio en la cúpula de la diócesis se ha llevado a cabo respondiendo a la voluntad de remover a “obispos con conciencia nacional catalana”

La marcha precipitada de Xavier Novell el pasado mes de agosto puso a la diócesis de Solsona ante la necesidad de un relevo episcopal rápido que pusiera fin al revuelo causado por la decisión del obispo emérito. Y así ha sido: el nombramiento de Francesc Conesa del pasado 3 de enero ha tardado apenas cuatro meses, algo menos de lo que suele durar el proceso de elección de los obispos, que se lleva a cabo desde la Congregación para los Obispos de la Curia Romana.

Y si rápido ha sido la llegada de un nuevo prelado, más rápido ha surgido la pregunta: ¿qué hace un obispo como Conesa en una diócesis como la de Solsona? Nacido en Elche, en 1961 y ordenado en este mismo municipio alicantino en 1985, Conesa es, desde octubre, obispo de Menorca. Esto le convierte en el tercer prelado de la diócesis balear que llega a Solsona. Por otra parte, con él son ya cuatro los obispos naturales de la Comunidad Valenciana liderando diócesis en Cataluña.

Que Conesa sea valenciano es visto desde ciertos sectores como “un desaire al sector nacionalista de la Iglesia catalana”, como titulaba El Mundo poco después del nombramiento del obispo. Tanto es así, que ha habido quien se ha referido a este relevo episcopal como un “155 eclesiástico”, como expresa el periodista Quico Sallés en elmon.cat.

Haciendo referencia a fuentes de la Iglesia catalana, Sallés argumenta que el nombramiento se ha llevado a cabo respondiendo a la voluntad de remover a “obispos con conciencia nacional catalana”. Y Novell, como recuerda Sallés, fue uno de los prelados catalanes que “apostó decididamente” por el referéndum del 1 de Octubre. Una osadía que, según asegura el periodista catalán, cuenta con poca complicidad por parte del cardenal Joan Josep Omella.

En casa del obispo que sembraba odio

“Después de lo ocurrido con Xavier Novell, alguien independentista, exagerado, un poco narcisista, con ganas de protagonismo y poco fiel al compromiso, la Iglesia quiere asegurar un perfil como el de Conesa”, apuntan fuentes de la diócesis de Solsona consultadas por RD.

De hecho, en Solsona no ha pasado desapercibido un detalle en el mensaje de Conesa a los fieles de la diócesis de Solsona; un mensaje escrito en catalán, pero traducido al castellano. “Hacía más de 50 años que un obispo de aquí no se dirigía en castellano a los diocesanos”, comentan en Solsona.

Primero, Religión Digital
Volver arriba