Julio Ancoechea y Julián del Olmo recibieron la ovación del público Inolvidable entrega de los V Premios Humanizar

Galardonados con los Premios Humanizar
Galardonados con los Premios Humanizar

También fueron distinguidas como entidades el Centro de Escucha de Pontevedra, Maset de Frater de Castellón y el Colegio Jesús María San Agustín de Orihuela

Fue el broche de la clausura de las XXV Jornadas de Humanización de la Salud. Estos premios reconocen, motivan y difunden a aquellas personas e iniciativas que promueven la cultura de la humanización

La clausura de las XXV Jornadas de Humanización de la Saludno pudo tener mejor broche de oro que la entrega de los V Premios Humanizar. Unos galardones que desde 2016 reconocen, motivan y difunden a aquellas personas e iniciativas que promueven la cultura de la humanización.

La quinta edición de estas distinciones se desarrolló en el salón de actos de la Universidad Católica de Valencia, hasta donde se acercaron los homenajeados en una gala amenizada por la música de Migueli y la espontaneidad de los presentes.

Dentro de la categoría de entidades, el Centro de Escucha de Pontevedra ha sido premiado por su servicio gratuito de acompañamiento a personas en duelo, así como sus actividades de formación y sensibilización desde 2017. Su director, Javier Porro, fue el encargado de recogerlo  y agradecer el trabajo de todas las personas que se esfuerzan en este proyecto solidario y comunitario.

A continuación Maset de Frater de Castellón, fue distinguida por el compromiso solidario de integración social de las personas con capacidades diferentes desde un planteamiento de compromiso y comunidad cristianos. Una Fraternidad pionera y referente la Comunidad Valenciana por sus innovadores proyectos y logros, como destacó su presidente, Miguel Ángel Sánchez.

El siguiente premio, por el proyecto La Humanización de la Asistencia Sanitaria y de promover la formación de Técnica en Cuidados Auxiliares en Enfermería fue para el Colegio Jesús María San Agustín de Orihuela (Alicante) que recogieron Lorena Espinosa, su coordinadora de FP, y José Antonio Bermejo, como director pedagógico. Quienes soñaban con recoger este premio rodeados por todos los alumnos pero el coronavirus lo truncó, como la vida de una de sus profesoras a la que dedicaron el galardón, pero no impidió que algunos lo siguieran en directo a través del canal Humanizar de YouTube.

Premios Humanizar
Premios Humanizar

Hablando del COVID-19, el siguiente protagonista de la tarde fue el doctor Julio Ancoechea, jefe de Neumología del Hospital de La Princesa de Madrid y uno de los médicos más prestigiosos de nuestro país. Dentro de la categoría dedicada a las personas, su premio está más que justificado dado el escenario de pandemia en el que continúa luchando cada día con su equipo de trabajo, a los que también dedicó la “estatuilla” visiblemente emocionado. Un reconocimiento a la solidaridad en la humanización, desde la pasión por lo profundo: el aire. Aunque él lo agradeció de corazón.

Por último, el quinto premio de este año, dentro de la categoría de divulgación, fue para el periodista y misionero, Julián del Olmo. Una distinción por el trabajo de desvelar el desafío de la justicia a nivel mundial, encontrando la cara amable de la pobreza. Premio que recibió de manos de Paco Rodríguez, director del Centro Asistencial San Camilo, desde donde se conectaron por videollamada, a través de la que le llegó un caluroso aplauso de cuantos estaban en Valencia y los mensajes de los conectados a nivel global. 

Además, el que fuera director durante décadas el programa Pueblo de Dios de TVE y actual colaborador de la revista HUMANIZAR desde sus inicios (hace casi treinta años), recibió las emotivas palabras del director de la misma, Jesús María Ruíz Irigoyen, destacando “la fina pluma del escritor que todo el mundo entiende porque está conectada con su corazón”. Del Olmo agradeció el premio sobre todo por el motivo por el que se le ha otorgado y por la entidad que lo respalda, ya que es un reconocimiento por ser  “humanizador” a lo largo de toda la vida.

Una ceremonia que finalizó como toda fiesta con un brindis por todos los premiados. ¡Enhorabuena!

Volver arriba