La Salle celebra este sábado el Simposio Educación de la Interioridad La oración es el sostenimiento del alma, ¿te atreverás a desatenderla?

Oración
Oración

A pesar de las limitaciones impuestas por la pandemia, no queríamos renunciar a uno de los momentos-lugar de encuentro y de convivencia, así como de enriquecimiento vivencial y conceptual

Recuperamos el Simposio, que el curso pasado no pudimos celebrar, y este año nuestro objetivo es poder comprender mejor y situar convenientemente la meditación como la gran experiencia de conexión con nuestra interioridad

En concreto queremos clarificar el lugar que ha ocupado y ocupa la meditación en el cristianismo, un término que aparce con naturalidad en su larga historia

"Ande la verdad en vuestros corazones como ha de andar por la meditación, y veréis claro el amor que somos obligados a tener a los prójimos" (Santa Teresa de Jesús CV 20,4.)... Porque meditación y compromiso por la justicia, mística y liberación, van de la mano

(La Salle).- La oferta formativa desde el área de Ciencias de la Religión del Centro Universitario La Salle, siempre lleva en su núcleo el deseo de, acompañar, ayudar y animar al maestro, al educador compartiendo las herramientas que le permitan seguir creciendo en su vocación educativa desde la raíz del Evangelio.

En concreto, en el ámbito del Experto Universitario en Educación de la Interioridad en Centros Educativos, hemos ofertado a lo largo de este curso académico varias formaciones en formato no presencial con el fin de seguir compartiendo con los educadores las reflexiones de fondo y las herramientas metodológicas para acompañar los procesos de conexión con la interioridad en el aula.

Y, a pesar de las limitaciones impuestas por la pandemia, no queríamos renunciar a uno de los momentos que, en estos siete años de andadura del Experto, ha sido lugar de encuentro y de convivencia, así como de enriquecimiento vivencial y conceptual. Por ello recuperamos el Simposio que el curso pasado no pudimos celebrar.

Como en años anteriores compartiremos reflexiones que nos permitan ampliar nuestro saber y nuestra experiencia acerca de los fundamentos y de las prácticas que entran en nuestro modelo de Educación de la Interioridad.

Este año nuestro objetivo es poder comprender mejor y situar convenientemente la meditación como la gran experiencia de conexión con nuestra interioridad que, desde ese lugar central de nuestro ser, nos impulsa a ir al encuentro con los demás. En concreto queremos clarificar el lugar que ha ocupado y ocupa la meditación en el cristianismo saliendo de los estereotipos y comprensiones superficiales que ven en la meditación un camino de hedonismo y encerramiento personal. En una de sus últimas catequesis, el Papa Francisco nos decía que “el cristiano, cuando reza, no aspira a la plena transparencia de sí, no se pone en búsqueda del núcleo más profundo de su yo; la oración del cristiano es sobre todo encuentro con el Otro con la O mayúscula”.

Meditación

La meditaciónha sido y es central en la vida espiritual de los creyentes de todas las tradiciones, de los buscadores y buscadoras de Dios. Lo expresa con contundencia y claridad San Juan Bautista de La Salle cuando afirma que “la oración es el sostenimiento del alma”. En el cristianismo el término “meditación” aparece con normalidad, siempre aludiendo a una experiencia de oración que aúna la relación personal con Dios y el encuentro con los hermanos:

"Ande la verdad en vuestros corazones como ha de andar por la meditación, y veréis claro el amor que somos obligados a tener a los prójimos" (Santa Teresa de Jesús CV 20,4.).

Porque meditación y compromiso por la justicia, mística y liberación, van de la mano. Ese es el camino que nos invita a recorrer Jesús de Nazaret, un camino en el que la relación íntima con Dios y el amor y entrega al hermano son inseparables. De ahí parte el modo de proponer los caminos de silenciamiento, meditación y oración en nuestro modelo pedagógico de Educación de la Interioridad.

Volver arriba