La prima del Papa celebrará junto a él su 90 cumpleaños Carla Rabezzana espera a Francisco en Asti: "Primero lo abrazaré, luego le ofreceré un 'bonet'"

El papa Francisco con su prima Carla
El papa Francisco con su prima Carla

Carla Rabezzana, prima segunda de Jorge Mario Bergoglio, 90 años cumplidos el 8 de noviembre, recibirá al pontífice en su casa de Portacomaro el sábado 19, día dedicado a los encuentros privados

Recuerda las llamadas telefónicas con frases en dialecto piamontés, y cuenta que con los demás familiares prepararán un almuerzo con platos tradicionales piamonteses: "Cortaremos la torta de cumpleaños el domingo, en la mesa con el obispo"

(Vatican News).- Le espera, en el piso de Portacomaro donde vive desde 2015, tras enviudar. El primo Giorgio, como todos los familiares de Asti llaman a Jorge Mario Bergoglio, el Papa Francisco desde el 13 de marzo de 2013, irá a Piamonte para celebrar su 90 cumpleaños, que cumplió el 8 de noviembre, y Carla Rabezzana está muy atareada.

Para el sábado 19 está preparando una comida familiar para Giorgio, hijo de Mario Bergoglio, primo hermano de su madre Inés, con otros cinco primos y sus familias, que llegarán desde Turín, Vaglierano y Tigliole.

Un vínculo que se remonta a casi 50 años atrás

Su vínculo se remonta a 1974, cuando Jorge Mario, que aún no tenía 40 años, era sacerdote y profesor jesuita: "Iba a Frankfurt a estudiar. Vino a Turín para reunirse con "familiares con los que había estado en contacto". A partir de entonces, cuando el padre Bergoglio, más tarde cardenal, volvía a Italia para ir al Vaticano, "normalmente una vez al año", la visitaba siempre en Turín, donde Carla, casada con Angelo y con dos hijos, lo acogía también durante una semana.

"Incluso íbamos a misa juntos", recuerda. 'Hacía tiempo que quería volver a estos lugares', dijo a los periodistas, que la buscaron varias veces tras el anuncio de la visita del Papa Francisco a Asti, 'mi cumpleaños es sólo una ocasión'. Debería haber venido ya en marzo de 2020, "ya habíamos organizado el almuerzo", recordó la señora Rabezzana, pero el proyecto se saltó debido a la llegada de la pandemia. Porque él", nos dice, "está muy apegado a esta tierra".

Foto familiar

-Señora Carla, pronto verá a su primo "Giorgio", que viene a celebrar su cumpleaños. ¿Qué le va a decir?

-¿Qué le voy a decir? Lo abrazaré, en primer lugar, porque no nos vemos desde hace tres años, desde finales de 2019, antes de la pandemia, cuando fui con mi familia al Vaticano. Y luego charlaremos, como hacemos al menos una vez al mes por teléfono, como parientes que se quieren. Le preguntaré por su rodilla, que ahora le duele. Me cuenta de eso cuando hablamos por teléfono.

-¿Qué le dice el Papa cuando la llama por teléfono? ¿Recuerda los días en Turín, cuando lo hospedaba en su casa?

-Hablamos a menudo en piamontés, porque está muy apegado a esta tierra, que considera suya, no sólo de sus padres, y entiende muy bien el dialecto, sus abuelos hablaban sólo dialecto. A menudo me pregunta "¿Cómo estás?" en piamontés y hace otras bromas en dialecto. Luego me pregunta por mis dos hijos, uno que vive en la zona de Turín y otro en la provincia de Bérgamo, y también nos acordamos de mi marido Angelo, que ya no está con nosotros.

-¿Qué va a preparar para almorzar con su primo el Papa Francisco? ¿Un postre? Se sabe que le gustan mucho...

-Para la comida del sábado, los otros primos y yo prepararemos algo de carne asada y muchas verduras, él las come mucho, sobre todo ahora, y luego el bonet, el budín a base de cacao típico de la cocina piamontesa. Comeremos la torta de cumpleaños el domingo, en el almuerzo con el obispo, después de la misa.

-¿Ya sabe cuánto tiempo podrá quedarse en su casa el sábado?

-No lo sé, porque después de mi "casa de retiro", como él la llama en broma, cuando me llama, quizás haga otras visitas, por la tarde. Pero no irá a la casa natal de sus abuelos Giovanni Angelo y Rosa en Bricco Marmorito, una localidad de Portacomaro, porque ya ha ido allí muchas veces, incluso como cardenal.

Te regalamos ‘Pasado, presente y futuro del Opus Dei’
Volver arriba