El Papa se implica a fondo para encontrar una solución pacífica para Venezuela ¿Podrá Francisco reunir en una misma mesa a Maduro y Guaidó?

¿Podrá Francisco reunir en una misma mesa a Maduro y Guaidó?
¿Podrá Francisco reunir en una misma mesa a Maduro y Guaidó?

La beatificación del médico de los pobres iba a ser un punto crucial para la negociación, pero el coronavirus impidió el viaje del cardenal Parolin

El nombramiento de Aldo Giordano como nuncio ante la UE, y la implicación del general de los jesuitas, claves

El cardenal Porras, según ha podido confirmar RD, está preparando un viaje a Roma (vía Madrid) para finales de ayo, comienzos de junio, dependiendo de la situación de los visados por la pandemia

Francisco quiere la paz en Venezuela. Es uno de sus grandes objetivos internacionales, junto a la lucha contra el coronavirus, y después de la marcha de Donald Trump de la Casa Blanca. Y, ahora, parece decidido a cumplir un viejo sueño de muchos: un encuentro, cara a cara, entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó, en presencia del Santo Padre. Y que ahora, por difícil que pueda resultar, parece más posible que nunca.

Los encuentros (no se puede hablar, estrictamente, de negociación), se están llevando a cabo con suma cautela, casi en la clandestinidad. Según adelantaba la Agencia Nova, y ha podido confirmar RD, el secretario de Estado, Pietro Parolin, había previsto varios de ellos durante la visita que iba a realizar a finales de abril a Venezuela para presidir la beatificación del 'médico de los pobres', José Gregorio Hernández, pero que tuvo que cancelarse por las restricciones por el coronavirus.

Pese al contratiempo, la Santa Sede está haciendo movimientos que hacen presagiar un acercamiento a ambas partes. Tras meses de conflictos, el propio Maduro mantuvo un encuentro con el nuncio en el país, Aldo Giordano; y con el cardenal Baltazar Porras, después de la ceremonia de beatificación. 

Maduro recibe a Giordano y Porras I
Maduro recibe a Giordano y Porras I

Una reunión de reconciliación

"Puedo decir que esta reunión que hemos tenido hoy es una reunión de reconciliación, es una reunión de perdón", resaltó el líder chavista. "Le agradezco al cardenal Baltazar Porras, a la Iglesia católica y al nuncio apostólico, pero sobre todo al papa Francisco, por haberle dado este justo reconocimiento y haberle dado este regalo de fe y de espiritualidad a nuestro pueblo", añadió Maduro.

Otro gesto, que ha pasado desapercibido, y que ha congraciado a los seguidores de Guaidó, ha sido el nombramiento de Giordano como Nuncio ante la Unión Europea, lo que supone su marcha de Caracas, y del centro del conflicto. En esa tesitura, cobra fuerza el posicionamiento de monseñor Porras, muy crítico con el chavismo y que, en las últimas semanas, ha intensificado su agenda.

Aunque la ausencia de Parolin en Venezuela impidió encuentros directos entre los protagonistas, éstos podrían estar llevándose a cabo, y los resultados del mismo podrían llegar directamente al Papa Francisco. El cardenal Porras, según ha podido confirmar RD, está preparando un viaje a Roma (vía Madrid) para finales de ayo, comienzos de junio, dependiendo de la situación de los visados por la pandemia. 

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó
El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó

Que el Papa escuche a Guaidó

Entre los objetivos de la oposición a Maduro está que Francisco pueda conocer, de primera mano, la opinión de Juan Guaidó ante la crisis y el futuro democrático de Venezuela. Se da la circunstancia de que el Papa no ha podido reunirse ni hablar directamente con el líder de la oposición venezolana, que sí cuenta con importantes apoyos en la Curia jesuita, comenzando por el actual prepósito general, Arturo Sosa, sj., que trabaja activamente por una solución dialogada.

De prosperar la estrategia vaticana, antes del encuentro a tres bandas (Maduro, Guaidó y Bergoglio, seguramente en Roma, al estilo de lo que ya ocurriera con los líderes israelí y palestino hace años) habría de producirse un diálogo previo entre las partes. Y ahí es donde puede darse la mayor dificultad, toda vez que los partidarios del cambio de régimen no confían en la palabra del sucesor de Hugo Chávez. Que, esta vez sí parece tener la mano tendida para un acuerdo que, en todo caso, se antoja complicadísimo. Lo que nadie duda es que, si alguien puede contribuir a aflojar la tensión en Venezuela, éste es el Papa Francisco.

Por una Iglesia mejor informada

Por una Iglesia mejor informada

Etiquetas

Volver arriba