Unos sesenta monjes benedictinos elegirán al sucesor durante el próximo mes de septiembre La abadía de Montserrat busca sucesor para Josep M. Soler, que presenta su renuncia por cumplir 75 años

Josep M. Soler cumplirá 75 años el 13 de agosto.
Josep M. Soler cumplirá 75 años el 13 de agosto.

El próximo 13 de agosto cumplirá 75 años y, tal como se les pide a los abades y obispos al alcanzar esta edad, presentará la disponibilidad a renunciar al cargo

Soler hace un “balance globalmente positivo, tanto por lo que respecta la vida de la comunidad, como del santuario, como de la presencia de Montserrat en la sociedad catalana e internacional”

El futuro abad será elegido dentro de algunas semanas y tendrá que afrontar la crisis económica provocada por la pandemia y organizar el milenario del monasterio, que tendrá lugar en 2025

“En todo este tiempo he intentado hacer aquello que dice la Escritura y que San Benito enseña que ha de hacer siempre un abad: actuar siempre dejándose aconsejar (...) La mayoría de las cosas que he hecho, incluso las pequeñas, las he confrontado con alguien; he procurado tener un criterio dialogantey actuar siempre con rectitud de conciencia”.

Con estas palabras se refería Josep M. Soler a su etapa como abad de Montserrat, que está a punto de llegar a su fin tras un periodo de 21 años. En una extensa entrevista concedida a la revista Serra d’Or, editada por Publicacions de l’Abadia de Montserrat, Soler hace un “balance globalmente positivo, tanto por lo que respecta la vida de la comunidad, como del santuario, ya de la presencia de Montserrat en la sociedad catalana e internacional”. El próximo 13 de agosto cumplirá 75 años y, tal como se les pide a los abades y obispos al alcanzar esta edad, presentará la disponibilidad a renunciar al cargo.

La recta final del mandato no ha sido fácil para el P. Abad: a lasnefastas consecuencias económicas derivadas de la pandemiahay que añadir los casos de abusos a menores, desde los cometidos por el monje Andreu Soler durante décadas y destapados por Miguel Hurtado a inicios de 2019 hasta la reciente denuncia recibida por la abadía en julio de 2021. Pese a todo, el todavía abad se marcha con la conciencia tranquila. “Se actuó de acuerdo con las normas que había en aquel momento, solidarizándonos con la víctima de la que teníamos constancia, intentando ayudarla para que pudiera salir de la situación que se le había creado y, al mismo tiempo, tomando las medidas necesarias para que esto no volviera a pasar nunca más en Montserrat”, detalla a Serra d'Or.

Josep M. Soler entró en el Monasterio en 1970 y fue elegido el 16 de mayo de 2000 en sustitución de Sebastià Bardolet. Con su renuncia, unos sesenta monjes de Montserrat, más otros pocos pertenecientes a dos monasterios benedictinos (Santa Maria del Miracle y Sant Miquel de Cuixà) que dependen de Montserrat, están llamados a elegir un sucesor en una votación secreta que tendrá lugar durante el próximo mes de septiembre en la sala capitular. 

Candidatos para suceder a Soler

Las características del proceso de elección (todos los monjes son candidatos, no pueden hacer campaña, y para resultar elegido basta con una mayoría simple) hacen difícil los pronósticos sobre quién será el próximo abad. No obstante, las conjeturas ya han comenzado. Según el diario Ara, Ignasi Fossas y Manel Gasch serían dos de los candidatos mejor situados para suceder a Soler.

Fossas (Aiguafreda, 1961) es licenciado en Medicina y en Liturgia; ejerció como médico hasta 1986, año en que entró al monasterio y empezó su formación teológica. Actual prior de Montserrat, opina que la regla de san Benito “explica no qué hay que hacer, sino cómo hay que hacer”. Entre otras cosas, llama al abad a “servir más que a presidir” y a “aceptar un servicio sobre almas  enfermas y no una tiranía sobre almas sanas”, y al mayordomo le indica que sepa “decir que no con buenas palabras, sin humillar”. 

Por su parte, Manel Gasch es mayordomo de la abadía desde 2011. Miembro de la comunidad de San Ildefonso desde su bautismo hasta su entrada en el monasterio en 1996, se ordenó sacerdote en junio de 2011 en Montserrat en una celebración presidida por el arzobispo de Urgell Mons. Joan Enric Vives.

Sea quien sea, el futuro abad tendrá que afrontar los retos más apremiantes de este insigne lugar de peregrinación: superar la crisis provocada por la pandemia y organizar el milenario del monasterio, que tendrá lugar en 2025. 

Milliarium Montserrat 1025- 2025.
Milliarium Montserrat 1025- 2025.

Volver arriba