'No hay iglesia sin pueblo' abre el simposio organizado por Redes Cristianas Tamayo: “La jerarquía católica ha usurpado espacios comunes”

Congreso de Redes  Cristianas sobre inmatriculaciones
Congreso de Redes Cristianas sobre inmatriculaciones

“La Iglesia va en dirección contraria y traiciona al cristianismo y se ha convertido en voraz usurpadora de bienes del pueblo”, subrayó en relación con el escándalo de las inmatriculaciones, que ha permitido a los prelados inscribir a su nombre más de 100.000 fincas, cementerios, plazas, templos y monumentos del patrimonio histórico

Pura Sánchez: “Yo distingo entre la jerarquía y el pueblo. Un pueblo soberano empeñado en la construcción de un nosotros participativo y solidario”

Una mesa de debate bajo el título de ‘No hay iglesia sin pueblo’ ha puesto en marcha esta misma tarde las jornadas sobre inmatriculaciones patrocinadas en Madrid por Redes Cristianas, la organización que agrupa a casi 200 asociaciones de cristianos de base en España. “La jerarquía católica ha usurpado espacios comunes”, declaró el teólogo Juan José Tamayo, que compartió mesa con la escritora Pura Sánchez y el arquitecto Emilio García.

En su intervención, Tamayo ha contrapuesto el espíritu y la naturaleza de Jesús, en su defensa de las personas vulnerables, y la deriva de la jerarquía católica hacia posiciones históricas de poder. “Jesús y su movimiento opta por las personas excluidas y se opone a la acumulación de bienes”, aseguró el prestigioso teólogo, autor de más de sesenta ensayos. “La Iglesia va en dirección contraria y traiciona al cristianismo y se ha convertido en voraz usurpadora de bienes del pueblo”, subrayó en relación con el escándalo de las inmatriculaciones, que ha permitido a los prelados inscribir a su nombre más de 100.000 fincas, cementerios, plazas, templos y monumentos del patrimonio histórico.

Presentación de las jornadas de Redes Cristianas
Presentación de las jornadas de Redes Cristianas

Tamayo incidió en la incompatibilidad del mensaje cristiano con la acaparación de dinero y posesiones materiales, y recordó una de las enseñanzas de Jesús: “Si no renuncian a los bienes no pueden ser mis discípulos”. A lo que añadió: “Imaginen si lo aplicamos a las inmatriculaciones”. El teólogo y escritor afirmó que Jesús “no fundó una Iglesia, sino un movimiento igualitario”. Y dijo que en la “comunidad marginal” que promovió en vida no tenían cabida las “estructuras de dominación”. Acto seguido, lamentó la espiral del “neoliberalismo episcopal”, y puso como ejemplo la inmatriculación masiva de bienes, entre ellas, la Mezquita de Córdoba, que calificó como la “joya” de todo el fenómeno expoliador.

Mujeres frente al patriarcado y el monoteísmo

La escritora Pura Sánchez, autora de ‘Individuas de dudosa moral’, se declaró creyente y advirtió: “No estoy dispuesta a dejar a la Iglesia la interpretación de la palabra creyente”. “Yo distingo entre la jerarquía y el pueblo. Un pueblo soberano empeñado en la construcción de un nosotros participativo y solidario”, agregó. La escritora granadina criticó el papel marginal que la religiosidad popular ha reservado a las mujeres, frente al protagonismo tradicional del hombre. “Las mujeres se dedican a vestir y preparar a la Virgen en el espacio íntimo, y a cocinar y cuidar de los demás. Ese es el papel que le ha reservado el patriarcado y el monoteísmo”. 

Con todo, argumentó la filóloga e investigadora, existe un movimiento de mujeres cristianas que quieren acercarse a las fuentes y el conocimiento, porque históricamente “se les ha negado la posibilidad de saber”. “He constatado que existe una iglesia-pueblo, con mujeres dispuestas a constituirse en comunidad alternativa, y que con su disenso y resistencia están ampliando la comunidad cristiana y dando luz a los puntos ciegos”.

Congreso de Redes Cristianas
Congreso de Redes Cristianas

Finalmente, el arquitecto cordobés Emilio García se centró en la naturaleza urbanística de los templos de culto como bienes de interés comunitario y el papel de la administración pública como pieza básica de regulación del suelo. García subrayó que la Mezquita de Córdoba, uno de los símbolos de la batalla de las inmatriculaciones, tiene rango de equipamiento público y está protegida por sus valores históricos. El propio Patio de los Naranjos ya fue integrado en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1986 en la red de jardines públicos urbanos. La Iglesia católica recurrió ante el TSJA y el máximo tribunal andaluz le dio la razón al Ayuntamiento de Córdoba.

El arquitecto cordobés, miembro de la Plataforma Mezquita Catedral, informó que la asociación ciudadana ha recurrido el plan director del monumento universal presentado por el Cabildo catedralicio de Córdoba porque certifica su “privatización” y representa el “secuestro” de los valores históricos y artísticos. 

La primera jornada concluyó esta misma tarde con la presentación de dos libros recién publicados en relación a las inmatriculaciones. El primero de ellos tiene por título ‘Los obispos de la Mezquita’, firmado por Miguel Santiago, portavoz de la Plataforma Mezquita Catedral, mientras que el segundo, ‘No robaréis mi fe’, fue presentado por Pascual Larumbe. La última mesa de la noche reunió al periodista Jesús Maraña, la activista Ana Bagaraña y Luis Ángel Aguilar, de Redes Cristianas.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba