La Legión agradece su "profética denuncia en favor de la justicia y la verdad" Muere Félix Alarcón, uno de los primeros en alzar la voz contra los abusos de Marcial Maciel

El sacerdote formó parte del grupo de los ochos primeros denunciantes de los abusos del fundador de la Legión de Cristo

Los Legionarios de Cristo le pidieron perdón en el Capítulo General 2020 reconociendo "como profética su denuncia en favor de la verdad y la justicia" y agradeciendo "el bien que hizo no solamente a la Congregación, sino a la misma Iglesia"

Entrevista a Félix Alarcón: "Yo perdoné a Marcial Maciel"

"Yo perdoné a Marcial Maciel (...). Aún no sé si estaba muy enfermo o si era un caso de posesión demoníaca". En 2013, Félix Alarcón relataba, en un impactante testimonio, a los lectores de RD, cómo fueron los abusos sufridos a manos del fundador de la Legión de Cristo. Alarcón, quien fuera secretario personal del depredador mexicano, acaba de morir, a los 87 años de edad, y tras 57 de sacerdocio, a causa de una neumonía bilateral ocasionada por el coronavirus, según ha informado la propia Legión en un comunicado

Alarcón fue una de las ocho víctimas de Marciel Maciel que se atrevieron a denunciar al fundador ante el Vaticano, recibiendo el silencio y la incomprensión. El reconocimiento vino tiempo después, una vez Maciel era trasladado al cajón de la ignominia en la Iglesia y en su propia congregación, quien le pidió perdón en el Capítulo General de 2020, reconociendo "como profética su denuncia en favor de la verdad y la justicia» y agradeciendo «el bien que hizo no solamente a la Congregación, sino a la misma Iglesia" (Comunicado capitular Conversión y reparación).

Alarcón nació el 3 de febrero de 1934 en Madrid, España. En septiembre de 1950 ingresó en el Centro Vocacional de Cóbreces, España. Fue ordenado sacerdote el 24 de diciembre de 1963 por el cardenal Hildebrando Antoniutti, entonces prefecto de la Congregación de Religiosos, en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, Roma, Italia. En 1967 recibió el indulto de salida de la Legión y en 1973 fue incardinado en la diócesis de Rockville Centre, Nueva York, Estados Unidos. Durante 38 años ejerció su ministerio pastoral en diversas parroquias y fue capellán de hospitales en Estados Unidos. Una vez jubilado, regresó a Madrid, España, donde vive su hermana.

Afrontar la verdad de los abusos

En 1997 fue una de las ocho personas que hicieron pública su denuncia contra el P. Marcial Maciel a causa de los abusos sexuales que sufrieron siendo seminaristas y sacerdotes. En el Capítulo General del 2014 envió un vídeo a los padres capitulares invitándolos a hacer la verdad y afrontar el tema de los abusos. Durante estos últimos años, algunos legionarios, exlegionarios y miembros del Regnum Christi estuvieron cerca del P. Félix y él los recibió siempre con profunda bondad y amabilidad.

El 17 de enero de 2021 se cayó resbalando por el hielo en la calle, y fue ingresado al hospital donde le implantaron una prótesis de cadera. Al salir del hospital, acogió la invitación de vivir en una comunidad de legionarios mientras se recuperaba. Al llegar a la comunidad, aunque no mostraba síntomas, se le realizó una prueba de COVID, que resultó positiva. Después de unos días comenzó a tener baja saturación de oxígeno, y fue ingresado en el hospital, donde se le diagnosticó una neumonía bilateral. Durante los siguientes días su salud se deterioró, falleciendo el 5 de febrero de 2021. Deja a su hermana, Maruja, de 100 años y una sobrina.

Valentía y sacrificio

Hace ocho años, tuvimos la oportunidad de hacerle una entrevista, que hoy queremos recordar, con algunos titulares que, todavía hoy, resuenan con fuerza, por su valentía y su sacrificio:

"Los abusos eran permanentes, en todos sitios (...). El Vaticano conocía la situación"

"Yo perdoné a Maciel", señala el mexicano, uno de los primeros denunciantes del depredador de los Legionarios de Cristo

"Aún no sé si el padre Maciel estaba muy enfermo o si era un caso de posesión demoníaca"

"La reacción del Vaticano fue callar, hasta que me imagino que ya no han podido callar más"

"Es más fácil ignorar a los pequeños, a las víctimas de un caso como éste, que denostar a quien ellos mismos han encumbrado o han sostenido en una posición de honor en la Iglesia"

"Si el padre Maciel hubiera sentido en el fondo de su alma que se había equivocado, tendría que habernos convocado a todos los que entonces fuimos muchachos de los que él abusó, y habernos pedido perdón"

Gracias, Félix, por tu valentía, que abrió la puerta a otros muchos supervivientes. Descansa en la paz del Señor

Volver arriba