¿Árbol, belén, o ambos? Qué hacen los gobiernos en cada Comunidad este año 17 a 10: El árbol gana al belén por goleada en la sedes autonómicas

El árbol gana al belén
El árbol gana al belén

En este inusual diciembre mundialista, el árbol de Navidad se ha impuesto claramente al tradicional belén por un contundente 17 a 10 en la decoración de las sedes de la presidencia de las comunidades autónomas

Junto al árbol, rey indiscutible de la decoración navideña según el recuento efectuado por las delegaciones de EFE en España, el nacimiento no faltará en ninguna de las sedes de los gobiernos autonómicos del PP

En Ceuta, también se volverá a cumplir con la tradición del belén, situado en la entrada del Ayuntamiento, donde ya hace varios años no se coloca, en cambio, árbol alguno

(RD/EFE).- En este inusual diciembre mundialista, el árbol de Navidad se ha impuesto claramente al tradicional belén por un contundente 17 a 10 en la decoración de las sedes de la presidencia de las comunidades autónomas.

Junto al árbol, rey indiscutible de la decoración navideña según el recuento efectuado por las delegaciones de EFE en España, el nacimiento no faltará en ninguna de las sedesde los gobiernos autonómicos del PP, desde el gran belén de la madrileña Puerta del Sol y los no menos imponentes y artísticos de Andalucía y Murcia, hasta los más modestos de Castilla y León y Galicia.

En la sede del otro gobierno autonómico popular, el de la ciudad de Ceuta, también se volverá a cumplir con la tradición del belén, situado en la entrada del Ayuntamiento, donde ya hace varios años no se coloca, en cambio, árbol alguno.

Donde sí instalarán árbol y nacimiento será en las presidencias de Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Navarra -donde también se podrá contemplar la cabaña de Olentzero- y La Rioja, todas ellas con inquilino socialista.

El Palau de la Generalitat de Cataluña volverá a lucir en su galería gótica un árbol de Navidad y un pesebre, como en años anteriores, y en días señalados se interpretarán conciertos del carillón del palacio del gobierno catalán, situado en pleno centro histórico de Barcelona.

Pero en la Generalitat no faltará tampoco un "Tió de Nadal", el tronco de leña con barretina que, según la tradición catalana, los pequeños deben cuidar con una manta y alimentar cada día hasta que, en Nochebuena, caga regalos al ritmo de una canción y golpes de bastón de los niños y sus familias.

Solo árbol y desde siempre

Sin embargo, en el resto de las sedes de gobiernos autonómicos presididos actualmente por un o una socialista, únicamente habrá árbol, pero no belén, algo que en la mayoría de los casos ya ocurría con ejecutivos del PP.

Será así en Aragón, Baleares, Canarias -tanto en la sede del Gobierno autonómico en Las Palmas de Gran Canaria como en la de Santa Cruz de Tenerife- y Extremadura, donde la disyuntiva en la decoración navideña nunca ha generado ningún tipo de polémica.

El Gobierno asturiano aún no ha tomado una decisión para este año, pero la costumbre es instalar en la sede de Presidencia un árbol de Navidad y no un belén.

Las presidencias de los dos ejecutivos en los que los socialistas están en coalición tampoco tendrán nacimiento: en el Gobierno de Cantabria se instala desde hace muchos años un árbol de Navidad con adornos y luces y la Presidencia vasca se decora todas las Navidades con un gran árbol, además de otros elementos como flores y luces repartidos en el edificio, pero no se monta belén, ni ahora ni en mandatos anteriores.

El Nacimiento como seña de identidad

Mientras en Murcia, una de las cunas belenistas barrocas de Europa por la influencia del imaginero Francisco Salzillo, se instala desde hace décadas un belén de gran formato en el Palacio de San Esteban, y en el Palacio de San Telmo de Sevilla se monta un belén de carácter costumbrista con gran cantidad de figuras y decoración, en la Comunidad de Madrid el nacimiento se ha convertido con los años en toda una seña de identidad.

La Real Casa de Correos, sobre la que se alza el reloj de las uvas más famosas de España, acoge desde hace 20 años, gracias a la Asociación de Belenistas de Madrid, un enorme belén ante el cual la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, propuso este año un "pacto por la Navidad" para, entre otras cosas, "recuperar la cultura religiosa que es inseparable de la cultura con mayúsculas de la que venimos".

"Preparamos la celebración de la Pascua de Navidad, del paso de Dios por la Tierra", dijo Díaz Ayuso, convencida de que "esto, se tenga fe o no, es un hecho que cambió para siempre cómo nos venos y cómo vivimos, porque, como vio Julián Marías, si el mismo Dios se hizo hombre es que hombre es lo mejor que se puede ser"

En Madrid, no en la Comunidad sino en el Ayuntamiento, el nacimiento fue objeto de disputa durante el mandato de Manuela Carmena, cuando el ahora alcalde y entonces portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida, animaba a los ciudadanos a colocar belenes en la Puerta de Alcalá después de el gobierno municipal de izquierdas suprimiera la que a juicio del concejal popular era "una de las tradiciones más bonitas y más festivas de la Navidad".

Te regalamos ‘Pasado, presente y futuro del Opus Dei’
Volver arriba