“Con el  diablo no se puede negociar”

Las distintas alianzas del Vaticano con distintos organismos politicos, sociales, economicos y religiosos pueden responder a lindos objetivos como pueden responder a malos objetivos, del punto de vista del espiritu evangelico. 

En 1982, J"P. 2 se junto a Donald Reagan, presidente de E.U. para luchar contra todo lo que podia tener olor de comunismo. Een 2014, el papa Francisco hizo lo mismo con Obama, presidente de E.U.

Uno puede preguntarse si no fueron pactos de la Iglesia con el "diablo"? 

En el caso de la alianza con la familia Rothschild, la pregunta es, aun, mas pertinente.

https://www.mediterraneodigital.com/images/2019/junio/orden-mundial.jpg

francisco

 La alianza del Vaticanocon las familias mas ricas y poderosas del mundo puede ser interpretada de muchas maneras. Del punto de vista de las intenciones “humanizar el capitalismo”es  una manera de reducir el mal que el mismo genera, no es una manera de cambiarlo. El problema es que el capitalismo, poder de los mas fuertes, no puede ser “humanizado”.  Su naturaleza es el tener y el poder, lo que va a los antipodes del espíritu evangélico. Sin una conversión profunda y sincera no se puede confiar en ellos y, aun menos, negociar como si se pudiera a llegar a medio camino de un lado y del otro. Lo que es imposible tanto por los representantes de Jesús que por los que quieren mantener sus poderes y mandar en el mundo. 

La imagen que me viene a la vista es la de la tentación de Jesús, en el desierto, en la cual el diablo ofreció a Jesús darle el poder sobre todas las naciones del mundo, con tal que se ponga de rodilla ante él. 

Mateo 4:8 ^

Otra vez le pasa el diablo á un monte muy alto, y le muestra todos los reinos del mundo, y su gloria,

Mateo 4:9^

Y dícele: Todo esto te daré, si postrado me adorares.

Mateo 4:10^

Entonces Jesús le dice: Vete, Satanás, que escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y á él solo servirás.

Como dijo el papa en varias oportunas  “Con el diablo no se negocia”. Lo dijo, entre otros,  en marzo 2014,en marzo 2019, en marzo 2020. En cada de los casos tenia seguramente una referencia a aquel diablo, encarnado en uno o otros personajes contemporáneos.  En marzo 2014, uno se acuerda de la excomulgación de las mafias italianas.  En 2019, el Vaticano no había reconocido la elección presidencial de Nicolás Maduro y había reconocido a Juan Guaido como presidente auto-proclamado pro-tempore. ¿Quién era el diablo? En 2020, el mundo entero es victima del coronavirus covid-19.

No hay duda que el papa, en todos los casos, tenia una referencia a situaciones y personas en las cuales veía un diablo con el cual no se podia negociar. 

Por supuesto, no se puede considerar como diablo, todas las personas o instituciones que no piensan como nosotros. El diablo del Evangelio tiene la característica de un imperador dominanteque cuida a los que se ponen de rodilla ante él y  que persigue por todos los medios a los que lo rechaza. 

¿Qué pensar de la alianza del Vaticanocon los que detienen el poder en el mundo?  ¿Piensan que ellos pueden ajustarse  a los principios y criterios de los Evangelios? ¿Se puede negociar con ellos? Pienso que son ellos que se van aprovechar del Vaticano  y de la religión para darse una imagen de gran humanismo, sin cambiar, por lo tanto, nada a su actuar.

Oscar Fortín

25 diciembre 2020

https://www.religiondigital.org/humanismo_de_jesus/peligrosa-Rothschild-Vaticano-Papa-Francisco_7_2298740114.html

Volver arriba