"Proclamar los valores cristianos de manera democrática y libre" Benavent: "Si nos dejan trabajar en paz, intentaremos que se note que hay un arzobispo que habla valenciano"

El Papa, con Benavent
El Papa, con Benavent

Sobre el valenciano: “Soy de Quatretonda y aquí todos hablamos valenciano. Es nuestra manera de expresarnos y es nuestra manera de hablar entre nosotros. Por lo tanto es la lengua en que normalmente me expreso”

El arzobispo Enric afirma el gran recuerdo que tiene de la diócesis de Tortosa, “una diócesi singular que tiene territorio en la comarca de los Ports y del Maestrat y en la tierras del Ebro”

Sobre la pederastia: “la Iglesia ha de ser un lugar seguro donde los menores puedan vivir la fe. No puede ser que un lugar que ha de servir para llevarlos a Dios, sea un lugar que los acabe llevando a un infierno existencial”

"Somos muchos los que esperamos con alegría al nuevo arzobispo de València, para que dé un nuevo impulso a esta Iglesia diocesana y para que de una vez por todas, la lengua de Sant Vicent Ferrer, tantos años proscrita en nuestros templos"

“Proclamar los valores cristianos de manera democrática y libre”. Estas son las palabras del nuevo arzobispo de València, en la larga entrevista que la periodista Esperança Camps le ha hecho en Quatretonda, el pueblo natal de Enric Benavent, para el diario digital Vilaweb (1 de diciembre de 2022).

La entrevista, en la casa que fue de los abuelos del nuevo arzobispo, “que ha transformado de forma modesta y funcional”, repasa muchos y variados temas, como su vocación, las inmatriculaciones, la pederastia, el valenciano en la Iglesia, el “Procés”…

Ante la pregunta de Esperança Camps sobre la expectación que ha causado su nombramiento, el arzobispo Benavent responde que la vive “con un poco de miedo”, ya que “siempre que uno despierta expectativas, tiene el miedo que finalmente no se cumplan”.

Benavent en Vilaweb
Benavent en Vilaweb

Por lo que respecta a la lengua propia del País Valenciano, tantos años marginada, el arzobispo Enric (el primer arzobispo valencianoparlante), responde que él es “de Quatretonda y aquí todos hablamos valenciano. Es nuestra manera de expresarnos y es nuestra manera de hablar entre nosotros. Por lo tanto es la lengua en que normalmente me expreso”.

El arzobispo electo de València recuerda que en sus años de obispo auxiliar, “iba por los pueblos y predicaba muchas veces en valenciano”. Por eso afirma, en relación al valenciano en la Iglesia, que “si nos dejan trabajar en paz, intentaremos”·normalizar la lengua de Sant Vicent Ferrer. Y es que, como reconoce  el arzobispo Benavent, “los últimos sínodos de la Iglesia de València ha expresado ese deseo”. Y aún así, el valenciano ha sido marginado de la Iglesia valenciana. El arzobispo reconoce, en relación a la  lengua, que “hemos de llegar a puntos de acuerdo” y de “hacer las cosas con normalidad”.

Para el arzobispo Enric, su pueblo, Quatretonda, es para él un lugar de descanso y por eso visita regularmente su localidad natal donde vive su familia: “Puedo caminar por la sierra” y encontrarse con sus amigos: “En el pueblo intentamos ser una familia normal y sencilla”.

Benavent

El arzobispo habla d su vocación, desde la niñez, ya que entró en el Seminario de Valencia con diez años: “Pronto manifesté mi deseo de ser sacerdote”. Y hablando de la fidelidad a la vocación, recuerda que de “mis compañeros de Seminario, nadie lo ha dejado”.

El arzobispo Enric afirma el gran recuerdo que tiene de la diócesis de Tortosa, “una diócesi singular que tiene territorio en la comarca de los Ports y del Maestrat y en la tierras del Ebro”. Recuerda que el río Sénia, entre Cataluña y el País Valenciano, “no es propiamente una frontera. Entre los pueblos del norte y del sur del Sénia, hay una unidad humana, una unidad religiosa, una unidad familiar de relaciones humanas i culturales que hace que nadie se sienta extraño”. 

A a pregunta  de la periodista  sobre si ya ha hablado con el presidente del País Valenciano, Ximo Puig (nacido en Morella y por lo tanto de la diócesis de Tortosa,) el arzobispo Enric dice qque todavía no ha hablado con él, y recuerda que “los sacerdotes que han trabajado en los Ports o son de allí, tienen muy buena relación con el presidente Puig”.

En relación a su nuevo servicio pastoral, el arzobispo Benavent afirma que conoce “a los sacerdotes, pero en nueve años y medio” (que  ha estado en Tortosa), “las circunstancias cambian”. También habla de las vocaciones al ministerio ordenado y el envejecimiento del clero. 

Benavent

El arzobispo afirma que la Iglesia “siempre ha propuesto un ideal de vida cristiana”. Y en relación a la pederastia en la Iglesia, el nuevo arzobispo de València afirma que “es un drama de la sociedad, no solo de la Iglesia”. Y por eso dice que “la Iglesia ha de ser un lugar seguro donde los menores puedan vivir la fe. No puede ser que un lugar que ha de servir para llevarlos a Dios, sea un lugar que los acabe llevando a un infierno existencial”. El arzobispo afirma, también en relación a este tema, que “en la Iglesia somos conscientes que el encubrimiento solo lleva más sufrimiento”. 

A la pregunta sobre cómo se presenta en València, el arzobispo Enric afirma que “mi manera de actuar es anunciar el Evangelio y proclamar los valores cristianos de manera democrática y libre”. Por eso el arzobispo dice que se presenta ante el pueblo de Dios que el papa le ha confiado, “amándolo, amando a la sociedad y anunciando el Evangelio”. Y que llega a València “con ganas de mejorar, aunque primero se ha de ver que se puede mejorar”. 

Y sobre política y las homilías de algunos sacerdotes “orientando” el voto en las elecciones, el arzobispo Enric dice que “los sacerdotes no pueden pedir abiertamente el voto cuando hay elecciones”. Y por eso dice que un obispo “ha de manifestar una actitud de respeto a la libertad de todos”.

Benavent, en Tortosa

Y por lo que se refiere a qué modelos de obispos tiene, Enric Benavent es muy claro: “José Vilaplana”, que es el obispo emérito de Huelva, un obispo, ciertamente con olor a oveja y “Agustí Cortés”, actualmente obispo de Sant Feliu de Llobregat, un pastor cercano, sencillo y querido por los sacerdotes, las religiosas y los laicos de esta diócesis.

Como decía recientemente en un artículo el amigo Sal·lus Gomar, “Enric Benavent tiene una buena formación filosófica y teológica, es autor de algunos libros de Teología, tiene una reputación destacada en Teología en España. Seguramente es el arzobispo de València que más preparación intelectual tiene de todo el siglo XX y el que llevamos del XXI”. Y Sal·lus Gomar decía también: “No solo es una persona íntegra y honesta, además de tener una excelente competencia lingüística en valenciano, sino que hasta ahora ha amado nuestra lengua y la ha hecho servir de habitud, con normalidad”. 

Por eso somos muchos los que esperamos con alegría al nuevo arzobispo de València, para que dé un nuevo impulso a esta Iglesia diocesana y para que de una vez por todas, la lengua de Sant Vicent Ferrer, tantos años proscrita en nuestros templos, se use con naturalidad y con normalidad, para poder celebrar nuestra fe.

Benevent, con confirmandos

Te regalamos ‘Pasado, presente y futuro del Opus Dei’
Volver arriba