"Las palabras de Jesús, más actuales que nunca" "Fui extranjero y no me acogisteis"

Mossèn Carles Muñiz
Mossèn Carles Muñiz

"El ayuntamiento de la localidad catalana de Piera está obstruyendo la acogida de adolescentes inmigrantes por parte de la parroquia de esta villa de la comarca catalana de Anoia"

"El falaz argumento del ayuntamiento de Piera para cerrar estos equipamientos, es que 'no tienen licencia para eso'"

"En este conflicto absurdo originado por el ayuntamiento, el obispado de Sant Feliu de Llobregat y el sacerdote de Piera, mossèn Carles Muñiz, con sentido común y espíritu evangélico, defienden a estos jóvenes"

"Es significativo y muy loable, el apoyo de la Conselleria de Derechos Sociales de la Generalitat de Catalunya al sacerdote de Piera, un hecho que habría de hacer reflexionar al consistorio de esta villa"

"Me pregunto qué habría pasado si estos niños en vez de ser subsaharianos o del Magreb, hubiesen sido ucranianos"

Estas palabras de Jesús, que recoge el evangelista San Mateo, son más actuales que nunca, por la actitud del ayuntamiento de la localidad catalana de Piera, que está obstruyendo la cogida de adolescentes inmigrantes por parte de la parroquia de esta villa de la comarca catalana de Anoia.

El conflicto abierto en Piera por parte del alcalde, se ha producido porque el consistorio ha ordenado el cierre de dos equipamientos, donde viven actualmente veinte adolescentes inmigrantes tutelados por la Generalitat de Catalunya. Además, el ayuntamiento, de una manera un poco excesiva, ha impuesto dos sanciones a la parroquia y a la cooperativa que gestiona el centro (Regió 7, 16 de noviembre de 2022).

El falaz argumento del ayuntamiento de Piera para cerrar estos equipamientos, porque “no tienen licencia para eso”, se podría solucionar rápidamente ante la imperiosa necesidad de acoger a estos jóvenes, la mayoría de los cuales son subsaharianos o del Magreb.

"El consistorio ha ordenado el cierre de dos equipamientos, donde viven actualmente veinte adolescentes inmigrantes tutelados por la Generalitat de Cataluny"

En este conflicto absurdo originado por el ayuntamiento, el obispado de Sant Feliu de Llobregat y el sacerdote de Piera, mossèn Carles Muñiz, con sentido común y espíritu evangélico, defienden a estos jóvenes (que, por otra parte viven en esta localidad desde 2018), poniendo en práctica “las actitudes evangélicas de acogida y de hospitalidad” que nacen del Evangelio.

Y es que la Buena Nueva que nos trajo Jesús, nos compromete a la solidaridad y a la fraternidad, acogiendo como a hermanos, a aquellos que han tenido que huir de su propio país, debido al hambre y a la guerra. Por eso Jesús pone en evidencia (ayer y también hoy), a los que lo rechazan a él mismo, cerrando las puertas o expulsando (que es lo mismo), a los extranjeros: “Fui extranjero y no me acogisteis” (Mt 25:43).

El papa Francisco, a menudo ha pedido que los gobiernos acojan a estos niños vulnerables y desamparados y hermanos nuestros: “Que a estas criaturas frágiles e indefensas, no les falte nunca el obligado cuidado y los canales humanitarios preferenciales” (El Periódico, 7 de febrero de 2021).

"Me pregunto qué habría pasado si estos niños en vez de ser subsaharianos o del Magreb, hubiesen sido ucranianos"

Recuerdo que hace un año y medio, el ministro José Luis Escrivá, en una entrevista en Antena 3, recomendaba a los políticos de Vox que escucharan al papa, cuando Francisco, diversas veces, ha pedido “compasión y piedad” (La Vanguardia, 19 de abril de 2021), para estos niños que sueñan una vida más digna y que se juegan la vida en el Mediterráneo, huyendo de la miseria del propio país.

Finalmente, me pregunto qué habría pasado si estos niños en vez de ser subsaharianos o del Magreb, hubiesen sido ucranianos. Y es que aún, para vergüenza nuestra y en pleno siglo XXI, hay inmigrantes de primera y de segunda.

Por otra parte, es significativo y muy loable, el apoyo de la Conselleria de Derechos Sociales de la Generalitat de Catalunya al sacerdote de Piera, un hecho que habría de hacer reflexionar al consistorio de esta villa.

"Jesús pone en evidencia (ayer y también hoy), a los que lo rechazan a él mismo, cerrando las puertas o expulsando (que es lo mismo), a los extranjeros: Fui extranjero y no me acogisteis (Mt 25:43)"

Los cristianos si queremos ser verdaderos discípulos de Jesús, nos hemos de tomar seriamente las palabras del profeta de Nazaret, cuando nos invita a acogerlo, acogiendo a los hermanos extranjeros que huyen de su propio país: “Fui extranjero y me acogisteis” (Mt 25:35), mientras que denuncia y condena a aquellos que no lo acogen, cuando rechazan al prójimo.

Te regalamos ‘Pasado, presente y futuro del Opus Dei’
Volver arriba