Gracia: don y acogida

La gracia de Dios no es algo que se tiene, una especie de posesión. No es algo que se consigue, no es el resultado de nuestros méritos, esfuerzos u oraciones.

Volver arriba