"Queridos hermanos y hermanas de la región de Tigray, sufrimos con ustedes y no os abandonamos ¡Coraje!" Alarma de los obispos africanos: "Detengan la guerra en Tigray. Nos preocupa la situación humanitaria"

Refugiados Tigray
Refugiados Tigray

Ante el deterioro de la situación en la región, donde ya han muerto inocentes, los obispos de SECAM se suman al llamamiento del Papa FranAcisco por la paz en Etiopía los días 8 y 27 de noviembre

"También invitamos a la Iglesia y las organizaciones civiles y a todas las personas de buena voluntad a proporcionar a los refugiados alimentos, agua y ropa, en señal de solidaridad hacia ellos"

Babar Baloch, ACNUR: "Es crucial que los trabajadores humanitarios puedan ayudar urgentemente a las personas"

Portavoz del gobierno de Addis Abeba: Algunos miembros del personal de la ONU han sido detenidos y otros han muerto

(Agencia Fides).- “Hemos seguido con profunda preocupación el deterioro de la situación en la región de Tigrai en Etiopía” - afirma en nombre del Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SECAM) por él presidido, el Cardenal Philippe Nakellentuba Ouédraogo, Arzobispo de Uagadugú, en un comunicado sobre el conflicto en la provincia etíope de Tigrai.

Citando fuentes de la prensa, el cardenal explica que están preocupados por “la creciente crisis humanitaria y de seguridad no solo en Tigray sino en los vecinos Sudán y Eritrea; varias personas inocentes han muerto, mientras que muchas otras se han visto obligadas al desplazamiento forzoso”.

Los obispos de SECAM se suman al llamamiento del Papa Francisco por la paz en Etiopía los días 8 y 27 de noviembre (véase Fides 9/11/2020 y 1/12/2020), y al del 9 de noviembre de la Conferencia Episcopal Católica Etíope para el fin de la violencia y el diálogo pacífico en la región de Tigray (véase Fides 6/11/2020)
“Nos sumamos a ellos - se lee en el comunicado enviado a la Agencia Fides - pidiendo con pasión la deposición inmediata de las armas por parte de todos los implicados en el conflicto; que todas las partes en conflicto resuelvan sus diferencias de manera amistosa mediante el diálogo abierto y con espíritu de hermandad, respeto, comprensión y reconciliación”.

“También invitamos a la Iglesia y las organizaciones civiles y a todas las personas de buena voluntad a proporcionar a los refugiados alimentos, agua y ropa, en señal de solidaridad hacia ellos”.

“Queridos hermanos y hermanas de la región de Tigray, tengan la seguridad de nuestra cercanía espiritual en este momento de crisis e incertidumbre sobre el futuro. Mientras continuamos orando por ustedes, miramos a Dios con esperanza; sufrimos con ustedes y no os abandonamos. ¡coraje!” concluye el mensaje.

Mientras tanto, aumenta la preocupación de las agencias humanitarias por las condiciones de la población y los refugiados en Tigray. “La situación humanitaria es cada vez más crítica y es crucial que los trabajadores humanitarios puedan ayudar urgentemente a las personas”, explica el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Babar Baloch, a los periodistas en Ginebra después de que el domingo 6 de diciembre, un equipo de las Naciones Unidas fuese atacado por las fuerzas etíopes y detenido brevemente.

“Algunos miembros del personal de la ONU han sido detenidos y otros han muerto”, ha dicho un portavoz del gobierno de Addis Abeba en una conferencia de prensa, afirmando que se disparó contra los miembros de la ONU por intentar forzar un tercer puesto bloque después de pasar dos sin parar.

Volver arriba