"Pedimos el cese inmediato de las hostilidades y la difusión de propaganda incendiaria" Los obispos católicos de Eritrea llaman a la paz en Etiopía: "En la guerra todos los bandos son perdedores"

Iglesia de Eritrea
Iglesia de Eritrea

Mediante un comunicado, los obispos expresan su tristeza por la "guerra entre hermanos" que ha estallado en entre el gobierno de Addis Abeba y las autoridades regionales de la región etíope de Tigray, fronteriza con Eritrea

"La guerra es contra la vida y contra el desarrollo: mata, mutila, destruye, elimina y siembra rencores y odios duraderos entre las personas"

Los obispos lanzan un llamamiento a la paz y al diálogo: "Instamos a todas las partes a sentarse a la mesa de negociaciones y resolver el conflicto mediante el diálogo"

(Agencia Fides).- “Como guías espirituales, pastores del pueblo de Dios y conciudadanos, expresamos nuestra profunda tristeza por la guerra entre hermanos que estalló en nuestro país vecino, Etiopía”, afirman los obispos de Eritrea en un comunicado sobre el conflicto entre el gobierno de Addis Abeba y las autoridades regionales de la región etíope de Tigray, fronteriza con Eritrea.

“La guerra es contra la vida y contra el desarrollo. Por el contrario, mata, mutila, destruye, elimina y siembra rencores y odios duraderos entre las personas. La consecuencia de la guerra es evidente para todo el mundo, y especialmente para los pueblos del Cuerno de África”, subraya el mensaje enviado a la Agencia Fides.

“Una vez que comienza una guerra, nadie sabe cuándo y dónde termina. Y en la guerra todos los bandos son perdedores, no hay uno ganador. Por eso, el difunto Papa, San Juan Pablo II, dijo que la guerra es siempre injusta”. En otras palabras, la guerra destruye los cuatro pilares de la paz que son la Verdad, la Justicia, el Amor y la Libertad”, lamentan los obispos en su comunicado.

Recuerdan que “la paz y la verdad están íntimamente conectadas en un vínculo ininterrumpido gracias a la difusión de información veraz y correcta; la igualdad de todos ante la ley; un proceso democrático transparente que garantice la participación de los ciudadanos; y la voluntad de resolver los conflictos con medios pacíficos, veraces y constructivos”.

Los obispos lanzan un llamamiento a la paz y al diálogo: “Por eso, en nombre de Dios y por el bien de los pueblos involucrados, pedimos el cese inmediato de las hostilidades y la difusión de palabras incendiarias y propaganda que alimentan la animosidad. Instamos a todas las partes a sentarse a la mesa de negociaciones y resolver el conflicto mediante el diálogo”.

“Pedimos al clero, religiosos y fieles que se comprometan en la oración. Que el Rey Todopoderoso de la Paz y el Santo Redentor traigan la verdadera reconciliación y la paz a nuestra región”, concluyen los obispos católicos de Eritrea.

Volver arriba