Busca frenar lo que el Gobierno francés tilda de "separatismo islamista" La Justicia francesa valida el grueso de la polémica ley en defensa del laicismo

Gérald Darmanin, ministro francés del Interior
Gérald Darmanin, ministro francés del Interior

El Consejo Constitucional francés ha validado el grueso de la polémica ley en defensa del laicismo que busca frenar lo que el Gobierno francés tilda de "separatismo islamista"

No obstante, ha invalidado dos de sus disposiciones, una referente al endurecimiento en el criterio del cierre de asociaciones que supuestamente hagan apología de radicalismo religioso

La norma es el último intento del Gobierno del centrista Emmanuel Macron para controlar lo que tilda de "separatismo islamista", una deriva extremista de la religión musulmana vista como germen de los trágicos ataques sufridos en el país

El Consejo Constitucional, el organismo encargado de velar en Francia por el respeto de la Carta Magna en la normativa, ha validado el grueso de la polémica ley en defensa del laicismo que busca frenar lo que el Gobierno francés tilda de "separatismo islamista".

Los jueces habían sido accionados por parlamentarios de la izquierda y de la derecha, quienes consideraron que la ley aprobada este año era "anti-musulmana" y "demasiado blanda", respectivamente.

El Consejo, no obstante, invalidó dos disposiciones, una referente al endurecimiento en el criterio del cierre de asociaciones que supuestamente hagan apología de radicalismo religioso.

Y la segunda, sobre la no renovación de un permiso de residencia a un extranjero que se oponga a los valores de la República francesa (condensados en la separación entre religión y Estado que data de 1905 y en el lema Igualdad, Libertad y Fraternidad).

Francia

A pesar de que se cayeron estas dos disposiciones del texto original, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, se felicitó en Twitter del visto bueno de ley, impulsada junto a Marlene Schiappa, la número dos de Interior.

Entre otras medidas, la ley limita la escolarización en casa como manera de luchar contra el adoctrinamiento y somete a un mayor control financiero a las asociaciones culturales y lugares de culto, exigiendo además el compromiso de respetar la igualdad entre hombres y mujeres.

También lucha contra los denominados certificados de virginidad y los matrimonios forzados.

La norma, aprobada este 2021 en las dos cámaras francesas, es el último intento del Gobierno del centrista Emmanuel Macron para controlar lo que tilda de "separatismo islamista", una deriva extremista de la religión musulmana vista como germen de los trágicos ataques sufridos en el país.

Los atentados contra la revista satírica "Charlie Hebdo" en enero de 2015 y los del 13 de noviembre de ese mismo año en París; los de Niza en 2016 y 2020, o la decapitación del profesor Samuel Paty en octubre de 2020 por haber mostrado caricaturas de Mahoma dejaron profundas marcas entre los franceses.

Chalie Hebdo

Volver arriba