Teóloga de Osnabrück, miembro del foro sinodal sobre sexualidad y pareja Martina Kreidler-Kos: “Los enamorados son los expertos en cuestiones de amor y la Iglesia puede y tiene que aprender mucho de ellos”

Martina Kreidler-Kos.
Martina Kreidler-Kos.

"De todos los temas tratados en el Camino Sinodal, los del foro “Vivir con éxito las relaciones - Vivir el amor en la sexualidad y la pareja” preocupan de manera especial a las personas", asegura Kreidler-Kos

“Una preocupación fundamental para nosotros es valorar positivamente la sexualidad como un don de Dios, algo que la Iglesia ha encontrado difícil durante mucho tiempo"

"No hemos llegado en absoluto a un consenso al respecto. Pero la clara mayoría del Foro está a favor de reforzar esta ética relacional"

“Es fundamental reanudar el diálogo con la sociedad sobre la cuestión de lo que la Iglesia tiene que decir sobre el amor, la sexualidad y la pareja. De todas las cuestiones que se negocian en el Camino Sinodal, estas afectan más directamente a las personas”. Así se expresaba recientemente en Katholisch.deMartina Kreidler-Kos, quien dirige el departamento de pastoral de la diócesis de Osnabrück y es miembro del foro sinodal. Esta teóloga, escritora y madre de familia alemana asegura que de todos los temas tratados en el Camino Sinodal, los del foro “Vivir con éxito las relaciones - Vivir el amor en la sexualidad y la pareja” preocupan de manera especial a las personas.

“Una preocupación fundamental para nosotros es valorar positivamente la sexualidad como un don de Dios. Esto es algo que la Iglesia ha encontrado difícil durante mucho tiempo. Se tiende a tener una visión pesimista de la sexualidad, que ciertamente sigue siendo una herencia agustiniana que arrastramos. Por supuesto, nadie niega que la sexualidad pueda tener también lados oscuros, pero cuando la sexualidad está asociada al amor, la Iglesia debe y puede juzgarla muy positivamente”, aseguraba la teóloga de Osnabrück.

"Nadie niega que la sexualidad pueda tener también lados oscuros, pero cuando la sexualidad está asociada al amor, la Iglesia debe y puede juzgarla muy positivamente"

El texto básico del foro del que forma parte Kreidler-Kos tiene 30 páginas y es, según la teóloga, “un texto político” que “refleja mucha lucha” para mantener los equilibrios internos. “En algunos pasajes, se presentan diferentes actitudes. No hemos llegado en absoluto a un consenso al respecto. Pero la clara mayoría del Foro está a favor de reforzar esta ética relacional. De forma simplificada, se puede decir que hay diferentes criterios con los que se miran las relaciones: un orden natural de cualquier tipo, que se declara como un orden divino, o un orden de sentido que se apoya en el amor y la dignidad de las personas”, defiende Kreidler-Kos.

Preguntada por el ambiente general de trabajo en su foro, Kreidler-Kos subraya el aprecio entre los miembros del grupo, la "buena cultura de debate", aunque a menudo, dice, hay “duras disputas al respecto”. “El obispo sufragáneo Schwaderlapp abandonó el foro y rompió el diálogo, lo que se le puede reprochar con razón. El Camino Sinodal está ahí para que se celebren los debates; en mi opinión, salirse no es el camino correcto. Seguiremos discutiendo impertérritos y confiando en que los argumentos y la realidad de la vida de las personas acabarán por imponerse”, asegura. "Esta realidad de la vida es a menudo difamada, pero yo diría más bien que es una tarea pastoral. La iglesia debe orientar. Si no lo hace, es un fracaso de ayuda”, agrega. 

Forum sobre Amoris Laetitia
Forum sobre Amoris Laetitia

"Cosas valiosas" del Camino Sinodal

Consciente de que hay que resolver lo que puede suceder a nivel de las iglesias locales y lo que tiene que ser entregado a Roma en materia de trabajo de los diferentes foros, Kreidler-Kos asegura que en este momento, ya están surgiendo “muchas cosas valiosas” en el propio Camino Sinodal. “Se están haciendo discutibles cuestiones de las que —al menos antes de este pontificado— no se hablaba o se dejaban de lado. Eso ya es un gran paso y un servicio que estamos haciendo”, advierte. 

Kreidler-Kos sabe bien que el proceso es laborioso y lento, y no es un secreto, confiesa, que muchas personas en todo el mundo estén separando su ser católico de la forma en que viven las relaciones y cómo se produce la planificación familiar. “Apoyamos el intento de pensar de nuevo en ello. Es bueno que la Iglesia ofrezca un marco de orientación para las relaciones. Pero si idealizamos y formalizamos este marco de orientación de manera que la gente ya no pueda hacer nada con él, entonces no estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad”. 

Por ello, Kreidler-Kos aboga por “confiar en las experiencias del amor”. “Y aquí me veo en la mejor compañía, porque el Papa no hace otra cosa en su documento familiar ‘Amoris laetita’. Los enamorados son los expertos en cuestiones de amor y la Iglesia puede y tiene que aprender mucho de ellos, también y especialmente en lo que se refiere a la reflexión sobre un Dios amoroso”, concluye.

Primero, Religión Digital

Volver arriba