"Los chipriotas están ansiosos por recibir a Francisco"" Monseñor Yllana, nuncio en Chipre: "Todo el mundo está esperando al Papa, en todo el país"

35º viaje apostólico de Francisco
35º viaje apostólico de Francisco

En vísperas del viaje de Francisco, las expectativas son altas en la isla

Monseñor Yllana expresa su deseo de que la presencia del Pontífice contribuya a fortalecer el camino hacia la adquisición del sentido de nación, de pueblo, para poder vivir de acuerdo. Y subraya: "Aquí la Iglesia está viva"

"En todos los problemas del mundo, duren veinte o cien años, siempre hay una solución… Significa que tenemos que dar el primer paso, paso a paso, y contribuir. Ahora con el Papa Francisco, antes con Benedicto XVI"

"Los chipriotas están ansiosos por recibir al Papa en esta tierra, una tierra de mayoría cristiana. Tenemos ortodoxos, católicos de rito oriental y latino, tenemos misioneros, religiosos y religiosas..."

(Vatican News).- Hoy comienza el 35º Viaje Apostólico del Papa Francisco a Chipre y Grecia. La isla, "laboratorios" de credos y confesiones, frontera entre Oriente y Occidente, ya visitada por Benedicto XVI hace once años, espera con auténtico fervor al Pontífice, que permanecerá allí dos días.

Una rama de olivo atada a una espiga de trigo representa, en el logotipo de esta peregrinación, el anhelo de paz y comunión para este país.

Las paradas del Papa en Chipre

Desde el aeropuerto de Lárnaca, el Papa viajará a Nicosia, donde, en la catedral maronita de Nuestra Señora de las Gracias, se reunirá con el clero, los religiosos, los catequistas y las realidades eclesiales locales. A continuación se celebrará una reunión con las autoridades y el cuerpo diplomático en el Palacio Presidencial.

Mañana, la visita a Su Beatitud Crisóstomo II, arzobispo ortodoxo de Chipre, y luego, en la catedral ortodoxa, la reunión con el Santo Sínodo. La misa se celebrará en el estadio de Pancyprian Gymnastic Association, en Strovolos, en el distrito de Nicosia. Antes de dejar Chipre y volar a Grecia, Francisco participará en la Oración Ecuménica con los migrantes, en la iglesia parroquial de la Santa Cruz. 

La cuestión decenal de un país dividido

Chipre ha sido siempre un lugar de paso de diferentes pueblos y civilizaciones: hititas, griegos, asirios, fenicios, egipcios, persas, macedonios, romanos, bizantinos y luego francos, venecianos y otomanos y finalmente los británicos. Sometida al dominio de numerosos imperios -desde el de Alejandro Magno, pasando por el romano y luego el otomano- desde la antigua Grecia, ha mantenido fuertes vínculos con el mundo helénico. Protectorado británico, obtuvo la independencia en 1959. La llamada "Ley de Chipre" prevé la cooperación entre las comunidades griega y turca.

En 1963, el vicepresidente, los ministros y los diputados turcochipriotas dejaron de participar en la vida de las instituciones; en 1974, un golpe de Estado de la junta militar entonces en el poder en Grecia desencadenó una intervención militar de Turquía, que tomó el control de la parte norte (algo más de un tercio de la superficie total de la isla), creando un "Estado federado turcochipriota"

Francisco confía a la Virgen María su viaje a Chipre y Grecia

En 1983 se convirtió en la "República Turca del Norte de Chipre", reconocida únicamente por Turquía. Un plan de la ONU para reunificar la isla en una confederación entre las dos comunidades, griega y turca, con igual peso político e institucional, que fracasó en 2004. De hecho, sólo la República de Chipre es a todos los efectos miembro de la Unión Europea, mientras que todas las demás negociaciones fracasaron debido al desacuerdo generado por la insistencia turca en el derecho a intervenir militarmente. La solución de la "cuestión de Chipre" -en la que se han entremezclado recientemente las pretensiones de Ankara sobre los yacimientos de gas en el Mediterráneo- aún parece lejana.

En este contexto, Vatican News conversó con Monseñor Adolfo Tito Yllana, Nuncio Apostólico en Chipre:

- ¿Cuál es el valor de la presencia del Papa en Chipre, un país dividido y que actualmente se enfrenta a un serio desafío por el aumento de la inmigración?

En primer lugar, decir que el Papa visita una isla es impropio. Yo diría mejor que está visitando un pueblo, un país que también está en medio del mar. Una nación que ahora, como todas las demás, tiene problemas de división como muchos otros países. No minimizo la realidad, pero digo que en todos los problemas del mundo, duren veinte o cien años, siempre hay una solución. 

Chipre

Significa que tenemos que dar el primer paso, paso a paso, y contribuir. Ahora con el Papa Francisco, antes con Benedicto XVI. Son pasos que realmente contribuyen a lograr esa unidad, ese entendimiento, ese sentido de nación, una unidad de hecho, que sería la República de Chipre. El Papa Francisco da gran importancia al pueblo, un pueblo que es creyente gracias a sus antepasados, San Bernabé en particular, a través del cual la fe ha llegado a muchas regiones de Europa. Todo el mundo está esperando al Papa, en todo el país. Puedo decir esto porque he visitado todas las comunidades de este país.

- ¿Cómo son las relaciones entre la Santa Sede y Chipre?

Son excelentes. Hablando con las autoridades, he visto la gran estima que tienen estas personas, en primer lugar por el Santo Padre y luego por lo que hace la Santa Sede. Esperan que contribuya y refuerce la unidad del país. Que sea una nación, un pueblo, donde vivamos de acuerdo unos con otros. Hay intercambio y buena voluntad en la organización de esta visita, no sólo por parte de los laicos generosos, sino también por parte de las autoridades. Están ansiosos por recibir al Papa en esta tierra llamada República de Chipre, una tierra de mayoría cristiana. Tenemos ortodoxos, católicos de rito oriental y latino, tenemos misioneros, religiosos y religiosas... Pueden ver lo viva que está la Iglesia aquí. Puedo decir esto sin exagerar y esto me reconforta mucho.

Visita

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba