Tras los enfrentamientos en Jerusalén, los Patriarcas de Tierra Santa piden que se preserve el carácter especial de la Ciudad Santa

Los líderes cristianos piden "a la Comunidad Internacional y a todas las personas de buena voluntad que intervengan para poner fin a estas acciones provocadoras, así como que sigan rezando por la paz de Jerusalén"

(Vatican News).- La violencia en la mezquita de Al Aqsa y en Sheikh Jarrah “viola la santidad del pueblo de Jerusalén y de Jerusalén como Ciudad de la Paz. Las acciones que socavan la seguridad de los fieles y la dignidad de los palestinos sometidos a desalojo son inaceptables”.

Así se lee en un comunicado de los Patriarcas y Jefes de las Iglesias de Jerusalén que se unen así a la preocupación expresada también por el Papa Francisco a la hora del Regina Coeli del domingo 9 de mayo por la escalada de enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la ciudad.

Los enfrentamientos continúan y se extienden a otras ciudades

Las protestas se desencadenaron en pleno Ramadán por el posible desalojo de familias palestinas del suburbio de Sheikh Jarrah, cerca de la Ciudad Vieja, en beneficio de los colonos israelíes. Aunque el Tribunal Supremo de Israel ha decidido aplazar el desalojo, los enfrentamientos continúan y se extienden a otras ciudades.

Anoche, en Jerusalén, jóvenes manifestantes lanzaron piedras y rocas contra la policía israelí, que respondió con granadas y cañones de agua. La violencia se concentró cerca de la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja. Fuentes médicas palestinas hablan de numerosos heridos. La marcha nacionalista judía organizada hoy en la ciudad para celebrar la conquista israelí de Jerusalén Este en 1967 inflama aún más los ánimos.

Declaración de los líderes religiosos

En su declaración, los líderes de las Iglesias de Jerusalén dicen estar “profundamente desanimados y preocupados” por estos acontecimientos. “El carácter especial de Jerusalén, con el actual Statu quo, obliga a todas las partes a preservar la ya delicada situación de la Ciudad Santa”, escriben. Y añaden:

"La creciente tensión, apoyada principalmente por grupos de derecha radical, pone en peligro la ya frágil realidad de Jerusalén y sus alrededores"

Por ello, los líderes cristianos piden “a la Comunidad Internacional y a todas las personas de buena voluntad que intervengan para poner fin a estas acciones provocadoras, así como que sigan rezando por la paz de Jerusalén”.

"Seguir rezando por la paz de Jerusalén"

El llamamiento de los Patriarcas para que se respete el Statu quo en Jerusalén y se ponga fin a la violencia sigue al realizado el último fin de semana por el Secretario general interino del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), el Reverendo Ioan Sauca, quien, en nombre de la organización ecuménica, expresó su “profundo dolor por la difícil situación de las familias palestinas en Sheikh Jarrah y por los disturbios y la violencia que han seguido”.

Volver arriba