Acusado de refugiar a combatientes de la resistencia, se teme por su vida Sacerdote católico detenido por el ejército en Myanmar

Padre Michael Aung Ling
Padre Michael Aung Ling

El padre Michael Aung Ling, párroco de la iglesia católica en una localidad turística del estado birmano de Chin, en la frontera con la India, ha sido detenido hoy por los militares del ejército birmano y sigue bajo custodia

"Hay mucha preocupación por su suerte y todos piden su liberación inmediata" apunta una fuente de la iglesia local. El ejército también ha incautado todos los sacos de arroz y los víveres almacenados para los alumnos

En el estado de Chin, los enfrentamientos entre el ejército birmano y los combatientes de la resistencia local se han intensificado en la zona de Kanpetlet

Los militares patrullan el territorio y registran las casas y estructuras religiosas en las que los jóvenes podrían refugiarse, sin evitar de cometer actos de violencia contra los civiles

(Agencia Fides) - El padre Michael Aung Ling, párroco de la iglesia católica de San José en Kanpetlet, una agradable localidad turística de la diócesis de Hakha, en el estado birmano de Chin, en la frontera con la India, ha sido detenido hoy, 16 de junio, por los militares del ejército birmano y sigue bajo custodia.

Según ha confirmado a la Agencia Fides una fuente de la Iglesia local, “hay mucha preocupación por su suerte y todos piden su liberación inmediata”. Como explica a la Agencia Fides un catequista de la parroquia, los militares se lo han llevado esta mañana tras asaltar su residencia parroquial, acusándole de apoyar a las Fuerzas de Defensa de Chinlandia (FDC), parte de las fuerzas de resistencia popular surgidas en todo Myanmar para oponerse al golpe de Estado del 1 de febrero.

Según los militares, el sacerdote ofrecía refugio a los jóvenes combatientes de la resistencia en su iglesia parroquial. El ejército también ha incautado todos los sacos de arroz y los víveres almacenados para los alumnos que normalmente utilizan los locales de la parroquia, donde estudian en régimen de internado.

“El episodio es un acto más de violencia y crueldad contra personas o estructuras de la Iglesia local”, señala una religiosa local.

En Kanpetlet, una pequeña ciudad de 2.000 habitantes, en una zona de colinas, la violencia ha llegado a perturbar una de las zonas turísticas más famosas. La iglesia católica de San José se encuentra al pie de la histórica montaña Victoria (“Khonuthong” en el idioma local), un lugar de extraordinaria belleza natural, incluido en la lista de sitios del patrimonio cultural y natural de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

En el estado de Chin, al este de Myanmar, en la frontera con la India, los enfrentamientos entre el ejército birmano y los combatientes de la resistencia local se han intensificado en la zona de Kanpetlet, al sur del estado. Los combates llevan varios días en curso y unos 2.000 habitantes de la ciudad se han visto obligados a huir de sus casas. “Cuando la gente abandona sus hogares, las fuerzas del régimen saquean las propiedades y las casas vacías”, alegan los residentes locales.

Los combatientes de la resistencia, equipados con armas caseras como escopetas y explosivos caseros, utilizan tácticas de guerrilla para luchar contra las fuerzas del régimen, con emboscadas y asaltos a pequeños convoyes. Las tropas del Tatmadaw (ejército birmano) utilizan armas pesadas, como fusiles automáticos y lanzacohetes, contra los combatientes locales.

En esta fase crítica, la Iglesia católica de la diócesis de Hakha está proporcionando refugio y alimentos a los desplazados, entre ellos mujeres, ancianos y niños, que han huido de sus hogares a causa de los intensos combates. Los militares patrullan el territorio y registran las casas y estructuras religiosas en las que los jóvenes podrían refugiarse, sin evitar de cometer actos de violencia contra los civiles.

En la diócesis de Hakha, de una población de más de 700.000 habitantes, la mayoría de ellos de etnia Chin, hay unos 35.000 católicos, pero cerca del 40% de toda la población es cristiana protestante.

Huyendo

Volver arriba