Patrick Groche era el superior de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en Gabón Uno de los sacerdotes de confianza de Lefebvre, acusado de abusos por un antiguo monaguillo

Patrick Groche (tercero por la izquierda)
Patrick Groche (tercero por la izquierda)

"Tenía 16 años cuando Groche le invitó a su habitación para regalarle una novela juvenil y donde, como narra con pudor y silencios elocuentes, descubrió un infierno que se prolongó durante ocho años. 'Los chicos también tienen derecho a amarse' le susurraba el religioso"

"Esto no debe continuar. El lugar de todos estos sacerdotes es la cárcel. Para proteger a los inocentes y a los niños, deben ser denunciados”

“Tras la denuncia de los hechos, el padre Patrick Groche fue llamado a Francia por sus superiores. Ahora vive en Lourdes, bajo la atenta mirada de Claude y su familia, que se esfuerzan por encontrar a otras víctimas, para animarlas a testificar y denunciar”

Patrick Groche fue uno de los hombres de máxima confianza de Marcel Lefebvre, fue el introductor en Gabón de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X que creó el arzobispo cismático y fue también el abusador de un joven monaguillo a finales de los años 80, según ha confesado este mismo al mensual Jeune Afrique, con declaraciones grabadas en vídeo que se han hecho virales.

Su nombre es Claude, hijo de un ferviente católico tradicionalista que lo confió a la misión de los lefebvristas en Libreville, la capital del país africano. Parece que Claude, según señala la publicación, no es la única víctima del padre Groche, pero sí la primera que se atreve a romper su silencio tres décadas después.

Patrick Groche, el séptimo por la izquierda
Patrick Groche, el séptimo por la izquierda

Tenía 16 años cuando Groche le invitó a su habitación para regalarle una novela juvenil y donde, como narra con pudor y silencios elocuentes, descubrió un infierno que se prolongó durante ocho años. "Los chicos también tienen derecho a amarse”, le susurraba el religioso.

Los abusos siguieron en Francia, donde Claude fue a continuar sus estudios, financiados por la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. En 1994 decidió escaparse del infierno y sepultar en el olvido lo sucedido. Solamente cuando su hijo fue a estudiar a Quebec (Canadá) y Claude descubrió “que el padre Groche seguía ejerciendo al otro lado del Atlántico”, decidió contarlo a la cúpula jerárquica de la Fraternidad. “Entonces presentó una denuncia en Francia. En vano: los hechos, demasiado antiguos, están prescritos”, cuenta Jeune Afrique.

Misión de San Pío X, en Libreville, capital de Gabón
Misión de San Pío X, en Libreville, capital de Gabón

“Tras la denuncia de los hechos, el padre Patrick Groche fue llamado a Francia por sus superiores. Ahora vive en Lourdes, bajo la atenta mirada de Claude y su familia, que se esfuerzan por encontrar a otras víctimas, para animarlas a testificar y denunciar”, informa el prestigioso mensual africano.

“Su objetivo: conseguir que el padre Patrick Groche sea juzgado y obligar a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, culpable, según él, de haber encubierto abusos y protegido a sacerdotes criminales, a enfrentarse a sus víctimas”. Tras casi dos horas de testimonio, Claude concluyó dirigiéndose a "las víctimas de la Fraternidad": "Esto no debe continuar. El lugar de todos estos sacerdotes es la cárcel. Para proteger a los inocentes y a los niños, deben ser denunciados”. Así concluye Claude, dirigiéndose a "las víctimas de la Fraternidad" sus casi dos horas de testimonio ante la cámara.

La misión de los lefebvrianos en Gabón
La misión de los lefebvrianos en Gabón

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba