La riqueza que no circula es un 'instrumento de desigualdad' Hacia una "nueva economía": Abolir los paraísos fiscales es una prioridad absoluta

Abolición de los paraísos fiscales
Abolición de los paraísos fiscales

En 2013, el banco Credit Suisse publicó un gráfico conocido como la 'pirámide de la desigualdad', que mostraba que el 91,7% de la población mundial tenía acceso a solo el 17% de la riqueza en ese año, mientras que el 0,7% de la población accedió al 41%

Nicoletta Dentico: "Está claro lo necesario que es un pacto fiscal: implicaría la redistribución de la riqueza y la creación de un sistema para poner el dinero en circulación"

(Agencia Fides).- “La abolición de los paraísos fiscales es una prioridad absoluta, porque representan un instrumento de desigualdad en el que siempre pagan los países más débiles. En 2013, el banco Credit Suisse publicó un gráfico conocido como la 'pirámide de la desigualdad', que mostraba que el 91,7% de la población mundial tenía acceso a solo el 17% de la riqueza en ese año, mientras que el 0,7% de la población accedió al 41%. Esta imagen, que ya parece bastante despiadada, se ha convertido en realidad en una representación casi benévola, porque desde 2013 la desigualdad entre ricos y pobres, entre los que no pagan impuestos y los que se ven sumergidos por ellos, incluso se ha ampliado.

Por tanto, está claro lo necesario que es un pacto fiscal: implicaría la redistribución de la riqueza y la creación de un sistema para poner el dinero en circulación. Siempre escuchamos que faltan recursos, pero en realidad se estima que en los paraísos fiscales se han escondido entre 21 mil y 36 mil mil millones de dólares.

Una política fiscal sana, basada en la tributación progresiva, permitiría poner en circulación toda esta riqueza y destinarla a la producción de bienes comunes”. Así lo explica Nicoletta Dentico, experta en cooperación internacional y salud global a la Agencia Fides, ofreciendo una reflexión sobre las estrategias y acciones a emprender para construir la “nueva economía” impulsada por la iniciativa “La Economía de Francesco”.

Volver arriba