George Bätzing quiere llevar la propuesta al Camino Sinodal Los teólogos alemanes, a favor de una bendición especial para parejas gay y divorciados vueltos a casar

Bendición de parejas homosexuales, ¿es posible en la Iglesia?
Bendición de parejas homosexuales, ¿es posible en la Iglesia?

Ppodrían darse "celebraciones de bendición justificadas teológicamente" para parejas homosexuales y también para otras parejas que no pueden contraer matrimonio católico, como las que contraen matrimonio civil después de un divorcio

Bätzing ha ordenado que la diócesis de Limburgo trabajen para establecer dicha bendición. El presidente del Episcopado alemán quiere que este tema también se incluya dentro de las discusiones del Camino Sinodal en el país

La Iglesia alemana trabaja para una “bendición” de las parejas homosexuales o, simplemente, las que no pueden contraer matrimonio canónico. El presidente de la Conferencia Episcopal, Georg Bätzing, ha solicitado un informe a 38 teólogos. 32 de ellos se han mostrado a favor de dar una “visibilidad pública” a aquellas parejas que, sin contraer matrimonio, quieran compartir su amor con su comunidad de fe.

Sólo seis de los encuestados han mostrado escepticismo o, directamente, su oposición a esta medida, que iría en contra de la enseñanza católica actual, apunta Katolisch.de. La consulta, que lleva por título ‘Las parejas que no pueden o no quieren casarse por la Iglesia piden una bendición, ¿qué hacer?’, toma como base una investigación del decano de Frankfurt, Johannes zu Eltz, quien sostuvo que podrían darse "celebraciones de bendición justificadas teológicamente" para parejas homosexuales y también para otras parejas que no pueden contraer matrimonio católico, como las que contraen matrimonio civil después de un divorcio.

Bendición
Bendición

Tras el informe, Bätzing ha ordenado que la diócesis de Limburgo trabajen para establecer dicha bendición. El presidente del Episcopado alemán quiere que este tema también se incluya dentro de las discusiones del Camino Sinodal en el país.

Donde la fe entra en juego, es una bendición

Latesis del decano de Frankfurt sostenía que las parejas homosexuales merecen respeto porque estas relaciones también contienen "cosas moralmente buenas: lealtad, cuidado, responsabilidad, obligación". "Donde la fe entra en juego, es una bendición", explica.

En su opinión, las bendiciones no son sacramentos, por lo que también podrían ser recibidas por cristianos bautizados. El teólogo sostiene que al igual que los padres pueden bendecir a sus hijos o los cónyuges pueden bendecirse mutuamente, se bendice un objeto o, incluso animales, “hay bendiciones que ministros ordenados pueden realizar”.

Volver arriba