ACN denuncia 178 asesinatos en los últimos 7 meses Ayuda a la Iglesia Necesitada: "Cada vez son más los cristianos asesinados en Nigeria"

NIgeria
NIgeria

"He estado enterrando a los fieles de mi parroquia regularmente desde hace cuatro años": es el doloroso testimonio del padre Sam Ebute, sacerdote de la Sociedad de Misiones Africana

Así se refiere a los dramáticos acontecimientos en Nigeria, donde –como denuncia Ayuda a la Iglesia Necesitada– en los últimos 7 meses, 178 cristianos han sido asesinados

Cristianos, musulmanes, seguidores de la religión tradicional, han sido víctimas de Boko Haram y otros terroristas que proliferan en las zonas más pobres

Padre Ebute: "Es difícil predicar el perdón, la reconciliación, la paz y el amor a quienes ya no tienen un medio de vida después de estos ataques"

Benoît de Blanpré, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada Francia: "En este preciso momento, los cristianos están siendo asesinados sin que el gobierno nigeriano tome medidas efectivas para protegerlos"

(Vatican News).- En los últimos 7 meses, 178 cristianos han sido asesinados en el estado de Kaduna, en el centro-norte de Nigeria. Lo denuncia Ayuda a la Iglesia Necesitada, (conocida también como Aid to the Church in Need – ACN) que enumera los datos de la ONU de este decenio, especificando que el conflicto armado inicialmente dirigido por el grupo islamista Boko Haram ha causado más de 36.000 muertos y 2 millones de desplazados.

Cristianos, musulmanes, seguidores de la religión tradicional, han sido víctimas de Boko Haram y otros terroristas que proliferan en las zonas más pobres. "Nuestra asociación denuncia los crímenes cometidos en Nigeria desde 2012 - afirma Benoît de Blanpré, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada Francia -. “En el norte del país, en particular, los atentados son casi diarios. En este preciso momento, los cristianos están siendo asesinados sin que el gobierno nigeriano tome medidas efectivas para protegerlos. Los nigerianos -continúa- necesitan urgentemente el apoyo de la comunidad internacional, pero lamentablemente tenemos la sensación de estar llorando en el desierto".

El Padre Sam Ebute, sacerdote de la Sociedad de Misiones Africana, relata que en la diócesis de Kafanchan, en Kagoro, una de las comunidades afectadas por los últimos ataques, 21 de sus feligreses fueron asesinados recientemente y 30 resultaron heridos el 21 de julio durante una violenta incursión nocturna en la aldea de Kukum Daji, donde se estaba celebrando un encuentro de jóvenes.

“He estado enterrando a los fieles de mi parroquia regularmente desde hace cuatro años", dice, describiendo el clima de miedo que se ha extendido. "Estos recientes ataques nos han asustado a todos", añade. "Nos asusta especialmente lo desconocido, porque no sabemos cuándo se producirán los próximos ataques o qué los causará. No podemos practicar nuestra fe en paz y no creemos que nuestros hogares sean seguros”. El padre Ebute explica también que los fieles no pueden llevar a cabo sus actividades libremente y que ahora, que es la época de la cosecha, no se atreven a ir a los campos por miedo.

En una declaración del mes pasado, los obispos católicos de la provincia de Kaduna declararon que el país "ha sido completamente asolado por la muerte" y que "los autores de esta violencia han tomado el control del territorio".

"En los últimos tres años, hemos sido testigos de ataques implacables – dijeron - y del saqueo de comunidades enteras por parte de bandidos en Benue, Kebbi, Plateau, Kaduna, Katsina, Nasarawa, Níger, Sokoto y Zamfara (...). “La devastación cometida por los Boko Haram, los ganaderos y los secuestradores y los bandidos nos han convertido a todos en víctimas”.

El padre Ebute sostiene que "lo que lo hace aún más difícil es que el gobierno no está tomando medidas decisivas para contener la amenaza”. "También es difícil predicar el perdón, la reconciliación, la paz y el amor a quienes ya no tienen un medio de vida después de estos ataques”, constata.

Volver arriba