"Necesitamos otra liturgia" "Sin misa-misa no hay Iglesia"

Misa-misa
Misa-misa

"Es posible que el título de esta reflexión lo alteren, o modifiquen, algunos, por el de que se necesita-NECESITAMOS 'otra Iglesia', de la que la Sagrada Liturgia sea expresión y reflejo de los evangelios"

"En consonancia con las pre-noticias persistentes en los medios de comunicación social 'religiosos', la reforma de la liturgia está llamando ya, aunque tímidamente, a las puertas de la disciplina curial

"A las misas les faltan comensales. Ricos y pobres. Santos y pecadores. Niños y mayores. Hombres y mujeres. Les sobran ceremonias y ritos. Y misterios. Y les sobra el incienso. Les falta hasta el pan y el vino. Les falta espontaneidad"

"Las misas, y más las televisadas por LA TRECE, con pasarela habitual de mitras, báculos y palios episcopales, están sobradas de incienso, por lo que provocan irreversibles frustraciones, dando la firme impresión de que algo tan religioso se disipa, desacraliza y “des -eucaristiza”

Es posible que el título de esta reflexión lo alteren, o modifiquen, algunos, por el de que se necesita-NECESITAMOS “otra Iglesia”, de la que la Sagrada Liturgia sea expresión y reflejo de los evangelios, con los que la religión rinda el auténtico culto a la Divinidad, teniendo sagradamente en cuenta el servicio sobre todo a los más necesitados y pobres. Verdad catequística tan elemental está siendo ya redescubierta por buena parte de la Iglesia, gracias, y de modo eminente , al empuje doctrinal y ejemplar encarnados en el papa Francisco. De su mano, la Iglesia se hace más Iglesia, al iniciar el proceso de desclericalización iniciado, aunque todavía con incierta y difusa -nula- participación femenina.

En consonancia con las pre-noticias persistentes en los medios de comunicación social “religiosos”, la reforma de la liturgia está llamando ya, aunque tímidamente, a las puertas de la disciplina curial, con posibilidades creíbles de que, cuanto está aconteciendo en otras parcelas eclesiásticas, la “clientela “ haya tenido que someterse ya al tiempo más o menos glorioso de la jubilación forzosa.

Partiendo de la revisión seria, profunda y actualizada de conceptos tales como” Iglesia, sacramentos y evangelización”, por subrayar algunos ejemplos en esta ocasión vuelvo a poner el acento en cuanto se relaciona con la misa y las misas, como síntesis de expresión de catolicismo y de compromiso religioso en su proyección hacia el “otro”, mientras más periférico mejor que mejor, y Dios que es y se llama Jesús y reclama ser adorado, es decir, “servido.”

De la legitimidad y catequizadora misión de las misas, tal y como se celebran en la actualización, prisas por falta de curas o con delectación por sobras de obispos, en solemnidades a veces hasta sociales, la discusión- diálogo urge por la gran repercusión e interés que estos actos poseen dentro y fuera de la propia Iglesia. Esta-la misa- es y será interpretada y vivida como expresión y fiel testimonio de la verdadera pertenencia a la misma. Sin misa- misa no hay Iglesia, y esta ni es ni será posible registrarse en el nomenclátor de las instituciones religiosas, previa la calificación de celebración eucarística.

A las misas les faltan comensales. Ricos y pobres. Santos y pecadores. Niños y mayores. Hombres y mujeres. Unos y otras habrán de presidir las eucaristías sin discriminación canónica alguna, y ya, hoy, mañana o, a lo sumo, pasado mañana.es decir, lo antes posible. El hecho de haber sacramentalizado en exclusiva para una buena parte de la Iglesia – pueblo de Dios- la presidencia de la misa masculina y clericalizada, resulta hoy chocante , en discordancia , e incomprensible.

A las misas les sobran ceremonias y ritos. Y misterios. Ya tenemos bastante con las misterios que tenemos, como para vernos obligados a aceptar y estudiar otros y pedir que se nos desvelen los inherentes a los que “coronan” las mitras, los báculos, las genuflexiones, las oraciones siempre las mismas, ritualizadas y sin posibilidad litúrgica de espontaneidad y con el tiempo exigentemente medido.

A las misas, celebrantes y con-celebrantes, al altar y al mismo pueblo que asiste y que casi participa en la celebración, les sobra el incienso; así como el ritual que lo acompaña y lo sirve. El incienso es conocimiento y reconocimiento de Dios y Dios -nuestro Dios, que se llama Jesús-, ni lo quiere ni lo necesita. Y menos porque así, lo mande la Sagrada Liturgia.

A no pocas misas -a la mayoría- les falta hasta el pan. Pan de pueblo o de “Mercadona”. Pero pan que sea pan-pan. El que se consumió en la Santa Cena, con el significado entrañable de tener que partirlo -compartirlo- como alimento propio y necesario de la comunidad. También le falta el vino. Con o sin “Denominación de Origen”. Pero vino-vino portador de alegría y de fiesta, que dura y perdura no solo en el marco del templo o de la catedral, sino en el de la vida social, familiar, laboral, profesional, religioso y de ocio.

El pan compartido

Insisto en que a las misas les falta espontaneidad. La que dan y confieren el amor y las circunstancias de lugar y de tiempo de su celebración; en definitiva, el Espíritu Santo y no los liturgos, por muchos estudios y diplomas que lo justifiquen y con olvido flagrante de “al principio no fue así como ahora”. Los primeros cristianos, con sus jerarquías, no conocerían hoy lo que son y se dicen ”misas”. Tendrían que readoctrinarse en tan misteriosa y procaz asignatura ”religiosa”

Las misas, y más las televisadas por LA TRECE, con pasarela habitual de mitras, báculos y palios episcopales, están sobradas de incienso, por lo que provocan irreversibles frustraciones, dando la firme impresión de que algo tan religioso se disipa, desacraliza y “des -eucaristiza”.

Incienso

Volver arriba