Un nuevo proyecto acompañará a 50 familias altamente vulnerables Manos Unidas: Continuamos con las acciones de emergencia en Haití

En Hatí continúa la emergencia
En Hatí continúa la emergencia

Un nuevo proyecto de emergencia aprobado por Manos Unidas ayudará de forma inmediata a 50 familias altamente vulnerables de la comunidad de Guilgaud con una población de unos 1.500 habitantes en un estado de extrema vulnerabilidad

Urge adecuar las viviendas para que estas familias dejen de estar a la intemperie. El proyecto prevé entregar a cada familia un kit de materiales de construcción para que puedan reparar las partes de la vivienda más afectada

El proyecto busca que sean las propias familias las que lideren la reconstrucción. Se creará un banco comunitario de herramientas se creará un banco comunitario de herramientas

Lucas Bolado: "Se dará prioridad a las mujeres de familias con hijos que están más expuestas a la inseguridad por no tener un lugar que les proteja"

(Manos Unidas).- Posteriormente al terremoto que, el pasado 14 de agosto, asoló el Sur de Haití, Manos Unidas no ha dejado de estar en contacto con sus socios locales para determinar las posibles maneras de socorrer a la población afectada y ha puesto en marcha otro proyecto de emergencia para paliar los devastadores efectos del seísmo, con el objetivo principal de ayudar a las familias que han quedado a la intemperie a recuperar total o parcialmente sus viviendas.

El sábado 14 de agosto del 2021, una vez más, la tierra volvió a temblar en Haití. Un terremoto de 7,2 en la escala de Richter sacudió el centro y el sur del país, sembrando el caos y la muerte en una población ya de por sí maltratada por la falta de recursos, la inseguridad alimentaria y la grave situación económica y social que padece desde hace muchos años. Según los últimos recuentos, el terremoto se ha llevado por delante la vida de 2.207 personas y ha dejado 12.268 heridos, además de 344 desaparecidos. Igualmente, se estiman en unas 130.000 las viviendas que han quedado muy afectadas o completamente destruidas dejando a muchas familias sin cobijo y a la intemperie.

Este nuevo proyecto de emergencia aprobado por Manos Unidas ayudará de forma inmediata a 50 familias altamente vulnerables de la comunidad de Guilgaud, en el asentamiento de Ducis, la cual se encuentra a unos 35 km de la ciudad de Les Cayes, en el Departamento del Sur de Haití y cuenta con una población de unos 1.500 habitantes en aldeas diseminadas y de difícil acceso, algo que se traduce en un estado de extrema vulnerabilidad. Es una región eminentemente agrícola y de pocos recursos que ya fue duramente golpeada por el huracán Matthew en 2016. El terremoto del pasado 14 de agosto, cuyo epicentro se situó a pocos kilómetros de esta zona, volvió a sembrar el caos para numerosas familias.

Ante la precariedad de muchas familias de la zona que no han podido regresar a sus hogares tras el terremoto, urge adecuar las viviendas para que estas familias dejen de estar a la intemperie y evitar que se vean empujadas a trasladarse a campamentos que pueden convertirse en foco de infecciones y que pueden generar dependencias a medio plazo. Por ello, el presente proyecto prevé acompañar a estas 50 familias entregando a cada una un kit de materiales de construcción para que puedan reparar las partes de la vivienda más afectadas, fundamentalmente láminas de zinc y tablones de madera para sujetar el techo y apuntalar las estructuras que tengan mayor riesgo, así como clavos, cuerdas y otros materiales que les permita recuperar la habitabilidad de sus casas.

El proyecto busca que sean las propias familias las que lideren la reconstrucción, aunque se realizará un acompañamiento técnico y, en casos concretos, se recurrirá a mano de obra especializada. Asimismo, se creará un banco comunitario de herramientas y de los materiales que puedan sobrar, que quedarán a disposición de todas las familias de la comunidad para posteriores tareas de reparación en sus hogares. El poder disponer de su casa, donde poder cobijarse de nuevo, les devolverá seguridad y estabilidad, lo cual repercutirá en su salud. Probablemente, será un gran impulso para que las familias puedan retomar sus actividades productivas en un plazo razonable.

En cuanto al criterio de selección de los beneficiarios, Lucas Bolado, coordinador de proyectos de Manos Unidas en Haití, señala que Caritas de Les Cayes, colabora con las autoridades y líderes locales para seleccionar a las familias que más necesitan una ayuda inmediata. “Se dará prioridad a las mujeres de familias con hijos que están más expuestas a la inseguridad por no tener un lugar que les proteja”, añade.

En Manos Unidas tenemos plena confianza en el equipo de Caritas des Cayes, ya que siempre ha mostrado buenos resultados, gran compromiso y empatía con la población más vulnerable. Por esta razón, Manos Unidas contactó con la organización el mismo día del terremoto debido a las preocupantes noticias que nos llegaban del Obispado de Les Cayes. 

Primero, Religión Digital

Volver arriba