Ministro de Agricultura: "Nos enfrentamos a una catástrofe en la agricultura y la pesca" Francisco reza por los afectados de la erupción del volcán La Soufrière

Erupción del volcán La Soufrière
Erupción del volcán La Soufrière

Las palabras del Papa en un telegrama firmado por el Cardenal Pietro Parolin

Las autoridades del Estado de San Vicente y las Granadinas, en las Antillas Menores, han ordenado la evacuación de parte de la isla para evitar una catástrofe humanitaria

Pueblos enteros quedaron cubiertos de ceniza, con edificios afectados, escuelas y negocios cerrados, cultivos y ganado destruidos y residentes con acceso limitado a agua potable

Las Naciones Unidas han lanzado un llamamiento inmediato para ayudar al estado que tiene más de 100 mil habitantes y una alerta de inseguridad alimentaria

(Vatican News).- El Papa Francisco, en un mensaje firmado por el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, asegura su "cercanía espiritual" a los afectados por la erupción del volcán La Soufrière que se encuentra en el estado insular centroamericano de San Vicente y las Granadinas, situado en las Antillas Menores. Sus pensamientos y oraciones se dirigen en particular "a los numerosos desplazados que han tenido que abandonar sus hogares" y a los socorristas. El Papa confía toda la población "a la amorosa providencia de Dios Todopoderoso".

El volcán entró en erupción el 9 de abril tras más de 40 años de inactividad. La erupción que tuvo lugar en 1902 causó unos 1.680 muertos, mientras que la última, en 1979, no causó ninguna víctima gracias a una alerta temprana. Las autoridades estatales han ordenado la evacuación de parte de la isla de San Vicente debido a la magnitud potencialmente desastrosa de la erupción.

El ministro de Agricultura, Saboto Caesar, ha lanzado una alarma sobre la inseguridad alimentaria: "Nos enfrentamos a una catástrofe en la agricultura y la pesca" - dijo - con "problemas que conciernen a la seguridad y la soberanía alimentarias" porque la disponibilidad de alimentos está ahora en cuestión".  Pueblos enteros quedaron cubiertos de ceniza, con edificios afectados, escuelas y negocios cerrados, cultivos y ganado destruidos y residentes con acceso limitado a agua potable. 

Las Naciones Unidas han lanzado un llamamiento inmediato para ayudar al estado que tiene más de 100 mil habitantes.

Volver arriba