José Manuel Vidal: "Hay que pasar de la vergüenza a la justicia y a las medidas concretas" Las medidas anti abusos de Francisco "son una barrera" para evitar casos como el de Francia

Abusos a menores
Abusos a menores

"Francisco debería urgir, y obligar, a los episcopados de todo el mundo a poner en marcha investigaciones sobre los abusos del clero, como la de Francia, y sellarlas con reparaciones económicas a las víctimas, amén de pedirles perdón y ponerse a sus pies", sostiene el director de Religión Digital

Para Badilla "faltan dos cosas relevantes: declarar inequívocamente que el sacerdocio es incompatible con la pedofilia y que la Iglesia está dispuesta a modificar todo lo que sea necesario para desmontar el carácter sistémico del fenómeno"

Juan Carlos Cruz: "Expulsar a los abusadores de la Iglesia es una de las tantas cosas que hay que hacer, hay que mandarlos a la justicia civil y que estén en las cárceles, ya que lo que cometen son crímenes que están penados por la ley"

Las medidas antipederastía tomadas por el papa Francisco desde su entronización en 2013, como la aceptación de denuncias anónimas o el endurecimiento de las penas del Derecho Canónico, "son una barrera" para evitar que se repitan casos como el de Francia, donde esta semana una comisión reveló más de 200.000 abusos sexuales a menores desde 1950 en ámbitos eclesiales, dijeron expertos consultados por Télam.

"El papa Francisco desde el inicio del pontificado hasta el caso de Francia, es el pontífice con el magisterio más claro, valiente y trasparente contra el crimen de la pedofilia clerical y también en la sociedad", planteó en diálogo con Télam el director del sitio especializado El Sismógrafo, Luis Badilla, vaticanista radicado en Roma desde 1973.

"Hasta hoy Francisco ha sido un 'muro de fierro' contra los abusos y lo será siempre" LUIS BADILLA


Badilla señaló que "decenas de textos lo demuestran en un modo constante y perentorio. Lo mismo se puede decir en el caso de las medidas jurídicas, reglamentarias y disciplinarias que ha tomado junto con la creación de organismos o mecanismos para vigilar, investigar y dar seguimiento a la cuestión".

"Hasta hoy Francisco ha sido un 'muro de fierro' contra los abusos y lo será siempre", agregó el analista.

Entre las medidas adoptadas por el Papa están la aceptación de denuncias anónimas para casos de abusos, el endurecimiento de las penas en el Derecho Canónico para la pederastía, la obligación vigente para que los obispos denuncien casos de abusos y eviten el encubrimiento y la creación de una comisión especial dedicada a la Tutela de los Menores, entre otras.


El español José Manuel Vidal, director del sitio especializado Religión Digital, señaló a Télam que "está claro que la actitud, el estilo y las medidas de Francisco contra la pederastia son una barrera, pero, a mi juicio, cabe hacer más".

En ese marco, uno de los miembros de la comisión y víctima del sacerdote pedófilo Fernando Karadima, el chileno Juan Carlos Cruz, también dio su opinión sobre los avances en la lucha antipederastía del pontificado.

Antiguo seminario de Chavagnes en Paillers, en Francia, donde cientos de niños fueron víctimas de abusos
Antiguo seminario de Chavagnes en Paillers, en Francia, donde cientos de niños fueron víctimas de abusos


"Yo discrepo con los que dicen que el Papa ha hecho una cosa cosmética. Como víctima he estado cerca y veo lo que hace, más allá de que nunca es suficiente", sostuvo.

Esta semana, el tema volvió a estar en el centro de la escena luego de que un informe sobre abusos a menores de edad en la Iglesia francesa reveló que más de 216.000 niños fueron víctimas de abuso sexual durante los últimos 70 años.

El documento, de 2.500 páginas, sostiene que unos 3.000 abusadores de niños, dos tercios de ellos sacerdotes, trabajaron en la iglesia durante ese período, en base a una investigación independiente.

"Hay que pasar de la vergüenza a la justicia y a las medidas concretas" JOSÉ MANUEL VIDAL


Ante estos casos, de todos modos, las voces consultadas muestran coincidencias en que lo hecho hasta ahora no alcanza y se debe profundizar.

Para Vidal, fundador del sitio de religión más leído en lengua hispana, "hay que pasar de la vergüenza a la justicia y a las medidas concretas".

"Por ejemplo, Francisco debería urgir, y obligar, a los episcopados de todo el mundo a poner en marcha investigaciones sobre los abusos del clero, como la de Francia, y sellarlas con reparaciones económicas a las víctimas, amén de pedirles perdón y ponerse a sus pies", propuso.

Con un tono similar, Cruz es consciente de las limitaciones que rodean al Papa en esa dirección y consideró que "son impresionantes las fuerzas que le juegan en contra".

"No estoy de acuerdo con que digan que es un demagogo, él quiere limpiar todo esto", dijo el integrante de la comisión antipederastía, y sentenció que, de todos modos, "sin dudas" se puede hacer mucho más.

Entre las medidas adoptadas por el Papa están la aceptación de denuncias anónimas y la obligación vigente para que los obispos denuncien casos.

Entre las medidas adoptadas por el Papa están la aceptación de denuncias anónimas y la obligación vigente para que los obispos denuncien casos.



Cumbre antipederastía


En 2019, a partir de una crisis por abusos que sacudió a la Iglesia de Chile, el Papa convocó a una cumbre antipederastía con obispos de todo el mundo, tras la cual convocó a combatir la "monstruosidad" de ese delito, y esta semana reconoció su "vergüenza" por los casos de Francia.

Sin embargo, para Badilla "faltan dos cosas relevantes: declarar inequívocamente que el sacerdocio es incompatible con la pedofilia y que la Iglesia está dispuesta a modificar todo lo que sea necesario para desmontar el carácter sistémico del fenómeno", en alusión a las propuestas del cardenal alemán Reinhaold Marx.

"En esto el pontífice debe ser más rápido y determinado. Sería una enseñanza para el mundo, para todas las sociedades, y haría crecer su figura que ya es grande justamente porque Francisco es visto como un muro contra este 'pecado y crimen'", agregó Badilla.

"Expulsar a los abusadores de la Iglesia es una de las tantas cosas que hay que hacer, hay que mandarlos a la justicia civil y que estén en las cárceles" JUAN CARLOS CRUZ


Vidal apuntó también que, de cara al futuro, y tras casos como el francés, "los episcopados locales deberían ser los primeros implicados en esta lucha".

"Tendrían que ponerse al frente de una 'cruzada' antipederastía con armas y bagajes. Eso les exige un cambio de mentalidad brutal, que no parecen dispuestos a hacer", analizó el director de Religión Digital.

Así, opinó que el cambio reclamado debería abarcar "desde la antropología que aplican, pasando por eliminar la misoginia o por abjurar del clericalismo que llevan tan introyectado".


Según Badilla, otro de los puntos centrales es involucrar a los episcopados de cada país, ya que "el eje gravitacional en la Iglesia Católica es el obispo que depende solo del Papa y responde sólo al Papa".

"Los obispos, todos, deben actuar en modo idéntico siguiendo el magisterio y las disposiciones del pontífice. En esta materia debe terminar la discrecionalidad de cada obispo y por tanto la jerarquía debe proceder compacta y unida, sin distinciones o ecuaciones personales o diocesanas. El caos crea más daño. Es una cuestión de credibilidad", añadió Badilla.

"La Iglesia deberá afrontar este problema de fondo y poner término al tabú sobre la sexualidad humana" LUIS BADILLA

Según el director de El Sismógrafo, el sitio de consulta del vaticanismo radicado en Roma, "el personal de la Iglesia, guiado por los obispos, que trabaja con menores de edad o discapacitados, debe poseer una sólida formación humana y esto incluye una relación sana con la sexualidad humana, con la moral sexual, y con la propia sexualidad".

"La Iglesia deberá afrontar este problema de fondo y poner término al tabú sobre la sexualidad humana", concluyó.

Francisco y Juan Carlos Cruz
Francisco y Juan Carlos Cruz



Para Cruz, "expulsar a los abusadores de la Iglesia es una de las tantas cosas que hay que hacer, hay que mandarlos a la justicia civil y que estén en las cárceles, ya que lo que cometen son crímenes que están penados por la ley".

En esa misma línea, para concluir, Vidal advirtió que "no terminarán los abusos en la Iglesia, mientras no se acabe con el clericalismo de los eclesiásticos, que se entienden a sí mismos como una casta, como funcionarios de lo sagrado".

Primero, Religión Digital
Volver arriba