La samaritana

Jesús me pide constantemente una entrega de aguas diferentes. La que yo le doy, cargada de debilidad, de cansancios, de búsquedas desacertadas, un agua que me ahoga en mí misma. Y la suya, el agua...

Volver arriba