Entrevista al capellán 'laico' del corredor de la muerte de Florida Dale Recinella: En el corredor de la muerte para defender la vida

Dale Recinella y su esposa Susan con Francisco
Dale Recinella y su esposa Susan con Francisco

"Muchos cristianos están convencidos de que es un instrumento que el Señor ha dado al hombre para vengarse"

Recibió en Roma el premio "Custode della vita", organizado por la Academia Pontificia para la Vida, y visitó a los presos que colaboran con la justicia en la casa cárcel de Paliano

"No puedo evitar un sentimiento de consternación porque me siento parte de ese sistema. Es la emoción más oscura contra la que tengo que luchar, especialmente cuando vuelvo a la cárcel después de la ejecución"

"La pregunta más frecuente que me hacen todos los condenados es siempre la misma: ¿Estarás ahí cuando me muera?"

(Vatican News).- Con sus 320 reclusos, el estado de Florida tiene el mayor corredor de la muerte activo de Estados Unidos. De ellos, unos 60 son católicos y otros 17 se están convirtiendo. Dale Recinella los conoce bien y, junto con su esposa Susan, los asiste, acompañándolos todos los días hablándoles de Jesús.

Antiguo y prestigioso abogado financiero de Wall Street, licenciado en la Facultad de Derecho de Notre Dame y propietario de un ático con vistas a la bahía de Miami, lo dejó todo hace treinta años y decidió convertirse en asistente espiritual de los condenados a muerte.

Antes de embarcar en el vuelo que le llevará a Roma donde, en los próximos días, participará en la Asamblea General de la Academia Pontificia para la Vida, recibirá el premio "Custodio de la Vida", organizado por la misma Academia, y visitará a los presos que colaboran con la justicia en la cárcel de Paliano, en la provincia de Frosinone, cuenta a Vatican News su misión y el compromiso de la Iglesia en esta difícil carrera de obstáculos y cuáles son las perspectivas de futuro ante una próxima, tan deseable, abolición de la pena capital en su país. A la luz también de lo sucedido en Virginia, que el pasado mes de marzo se convirtió en el primer estado del sur en licenciar al verdugo.

Inyección letal
Inyección letal

El papel de la Iglesia estadounidense

Recinella aborda inmediatamente la cuestión de la "resistencia persistente" en Estados Unidos a la abolición de la pena capital. "Creo que sigue vigente también por algunas de nuestras responsabilidades. Muchos cristianos están convencidos de que es un instrumento que el Señor ha dado al hombre para vengarse. Esto está claramente fuera de las enseñanzas centrales del Evangelio".

Dale está convencido de que la Iglesia en Estados Unidos está logrando influir plenamente en el debate sobre la abolición. De hecho, califica su papel de "fundamental". "En los años 80 y 90, los partidarios de las ejecuciones representaban el 80% de la población. La visita de Juan Pablo II fue decisiva en este sentido porque envió un mensaje contundente. Permitió reflexionar e investigar con mayor profundidad, hasta el punto de darse cuenta de que había muchos inocentes en el corredor de la muerte. Hoy podemos decir que la opinión pública está dividida por la mitad, también porque primero Benedicto XVI, y luego Francisco, han seguido la estela de Woytila con posturas muy fuertes. Es un viaje largo y agotador, pero seguimos en nuestra misión".

"Muchos cristianos están convencidos de que la pena de muerte es un instrumento que el Señor ha dado al hombre para vengarse"

Defender la vida a través del testimonio

A continuación, Recinella nos pide que "seamos muy cuidadosos y evitemos actuar sin saber qué dirección tomar". Se refiere a los medios de comunicaciónestadounidenses que, en su opinión, siguen diciendo que la Iglesia estadounidense no está realmente en contra de la pena de muerte. "Considero que esto es una aberración. Nuestra tarea es defender la vida a toda costa mediante nuestro testimonio directo".

Más espacio para Dios, menos crimen

La presencia del capellán y de la comunidad cristiana externa se esfuerza cada vez más en las prisiones por encontrar tiempo y espacio para garantizar a los reclusos el derecho a practicar su fe y a realizar actividades complementarias. Según el Hermano Dale, este es el efecto de un sistema de valores distorsionado en nuestra sociedad.

"En Estados Unidos, la situación es peor que hace 20 o 30 años porque las familias prefieren dar prioridad a muchas otras actividades. En el barrio católico italiano de Detroit donde crecí, en los años 50, la gente solía ir a la iglesia varias veces a la semana", dice, y señala que "hoy se ha reducido el tiempo que dedicamos al Señor. Y esto también ha ocurrido en la cárcel. La fórmula es sencilla: si hubiera más espacio para Dios en nuestra vida cotidiana, habría menos delitos. En este escenario, no podemos esperar que los presos sean más santos que nosotros".

Gestión de la ira

Hablando de las dificultades de un voluntario que sirve entre rejas, señala que: "Los prisioneros nos observan de cerca. Más de lo que podemos sospechar. Y recuerda sus primeros servicios: "A principios de los 90, cuando iba a la cárcel, sobre todo en los meses más calurosos del año, había algunos funcionarios de prisiones a los que no les gustaba mi presencia en la cárcel y a menudo me dejaban bajo el sol durante horas esperando. Pero sabía que tenía que gestionar mi malestar y mi rabia pensando sobre todo en los que me esperaban. Porque estaba seguro de que al conocerlos, vería a Jesús.

Corredor de la muerte

El doble malestar del capellán

Para Recinella, el capellán de la prisión vive un doble malestar también porque desea firmemente mejorar las cosas, pero no puede hacerlo. Especialmente cuando el sufrimiento de los reclusos alcanza límites insoportables. Y este sentimiento de impotencia se agrava cuando se trata de condenados a muerte. "He prometido a muchos hombres y mujeres que estaré con ellos cuando sean ejecutados. Los veo entre rejas (y ya no son una amenaza para nadie) y me doy cuenta de que serán asesinados por el Estado. No puedo evitar un sentimiento de consternación porque me siento parte de ese sistema. Es la emoción más oscura contra la que tengo que luchar, especialmente cuando vuelvo a la cárcel después de la ejecución.

Pero un verdadero compañero no puede situarse a una distancia segura. Me dije que para acompañar a Jesús cuando muera en la cruz, debo estar a sus pies aunque la sangre de sus heridas caiga sobre mí. También porque la pregunta más frecuente que me hacen todos los condenados es siempre la misma: ¿Estarás ahí cuando me muera?"

Primero, Religión Digital
Volver arriba