Aunque debería ser la primera interesada en sanearse Alejandro Palomas duda de que la jerarquía facilite el acceso a los archivos para esclarecer los casos de pederastia

Alejandro Palomas
Alejandro Palomas

El escritor que ha denunciado públicamente haber sido víctima de abusos por un sacerdote cuando era niño, ha asegurado que no se fía de la participación de la Iglesia en la comisión para esclarecer esos delitos

"No me fío, después de haber sido violado por un hermano con la connivencia de todo el sistema eclesiástico, y de que el abusador ha seguido dando clase en el mismo centro, expuesto al contacto con cientos de niños"

Añade que duda que la jerarquía eclesiástica facilite el acceso a los archivos. "Deberían conocerse los nombres de quienes han encubierto esos casos durante décadas para poner fin a 'un sistema perverso'"

Entiende que los católicos son los primeros interesados en tener una Iglesia fiable y no piensa ceder ante los ataques que está recibiendo en redes sociales tras su denuncia, mensajes desde cuentas anónimas 

Alejandro Palomas, el escritor que ha denunciado públicamente haber sido víctima de abusos por un sacerdote cuando era niño, ha asegurado que no se fía de la participación de la Iglesia en la comisión para esclarecer esos delitos, a pesar de que, como institución, debería ser la primera interesada en sanearse.

Palomas ha hecho estas declaraciones a EFE en relación con la colaboración de la Iglesia católica en la comisión de investigación promovida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con quien se reunió la semana pasada, sobre los abusos cometidos por religiosos.

"No me fío, porque después de haber sido violado por un hermano, con la connivencia de todo el sistema eclesiástico, un hombre que ha seguido dando clase en el mismo centro, expuesto al contacto con cientos de niños; obviamente, me fio poco de la institución", ha advertido el escritor.

Tampoco ha confiado en que la jerarquía eclesiástica facilite el acceso a los archivos en los que se documentan las denuncias por ese tipo de delitos, porque siempre teme "que la Iglesia no haga, que la Iglesia se escape o que la Iglesia encuentre los vericuetos para no colaborar realmente". "Es muy buena negociadora", ha recordado.

El denunciante ha recalcado que este debate no gira en torno a Dios o a la religión, sino a una "institución que ha delinquido" y que "sabe que hay una gran cantidad de personas que han cometido delitos reiteradamente en su propio seno".

Por ello, "deberían ser los primeros en tener interés en que esto termine, en depurar responsabilidades y en sanear, porque entiendo que los católicos son los primeros interesados en tener una Iglesia fiable".

También deberían conocerse los nombres de quienes han encubierto esos casos durante décadas para poner fin a "un sistema perverso" en el que quienes dan sus nombres y salen a la luz pública son las víctimas, no los encubridores.

Palomas ha dejado claro que no piensa ceder ante los ataques que está recibiendo en redes sociales tras su denuncia, mensajes desde cuentas anónimas que no entiende como "algo personal". "No me afecta nada, en absoluto".

Volver arriba