"Saben que acogemos a ancianos, niños y mujeres, no combatientes" Católicos de Myanmar: "Los ataques del Ejército a iglesias son deliberados"

Sacerdotes birmanos protestan tras ser liberados
Sacerdotes birmanos protestan tras ser liberados

Las fuerzas armadas siguen bombardeando los templos, a pesar de los pedidos para preservar los lugares de culto

Estiman que ya fueron destruidas unas ocho iglesias. También advierten sobre detenciones e interrogatorios a religiosos de un monasterio

Muchos observadores creen que el objetivo de la Junta que enjuicia a Aung San Suu Kyi, la líder del gobierno civil depuesto, es impedir que se presente en futuras elecciones

A menos de un mes del inicio de la ofensiva para derrotar a las fuerzas anti régimen en el este de Myanmar, la Junta militar ya ha destruido al menos ocho iglesias. Los líderes cristianos habían pedido a los soldados que preservaran los lugares de culto, pero su llamamiento no fue escuchado.

"Ya les hemos dicho que en nuestras iglesias no se esconden grupos armados, solo gente que busca refugiarse (de los combates)", dijo un sacerdote católico que había participado en las conversaciones con los militares durante las primeras etapas del conflicto. "Saben que acogemos a ancianos, niños y mujeres. Las acciones del ejército son premeditadas y deliberadas". Según la población local, los militares incluso acamparon dentro de las iglesias.

El 13 de junio, un grupo de soldados asaltó un convento católico de la arquidiócesis de Mandalay e interrogó a los sacerdotes por sus presuntos vínculos con el movimiento de resistencia golpista. Tras ser llevados a una comisaría de policía, fueron interrogados durante casi 24 horas, contó uno de los sacerdotes, tras el anonimato.

El 25 de mayo, luego del ataque a la iglesia del Sagrado Corazón de Kayan Tharyar en el que murieron cuatro personas, el cardenal Charles Bo, arzobispo de Rangún, emitió una declaración en la que pedía a la Junta que no atacara los lugares de culto. Sin embargo, los bombardeos de edificios religiosos no cesaron. El 6 de junio, el ejército birmano bombardeó la iglesia de María Reina de la Paz en Daw Ngan Kha, en el Estado de Kayah.

El régimen justificó los asaltos y adujo que los "terroristas" locales utilizan las iglesias para llevar a cabo sus ofensivas. "Nunca utilizaríamos las iglesias como cobertura", dijo uno de los combatientes. "Valoramos los edificios religiosos. ¿Por qué íbamos a utilizarlos para matar a la gente?" Los sacerdotes ya no pueden permanecer en las iglesias, explicó el padre Celso Ba Shwe. "Las iglesias en estas zonas de conflicto ya no son seguras para los desplazados. Pero tenemos que asegurarnos de que están bien, así que ni siquiera los sacerdotes de Demoso pueden permanecer aquí".

Mientras tanto, el martes, en el segundo día del juicio, compareció Aung San Suu Kyi, la líder del gobierno civil depuesto por los militares en febrero. Los fiscales presentaron las acusaciones de incitación al desorden público, pero hay siete cargos presentados contra ella. Muchos observadores creen que el objetivo de la Junta es impedir que Suu Kyi se presente en futuras elecciones. Sus abogados se negaron a revelar los detalles de la sesión de ayer, pero dijeron que la mujer de 75 años estaba en mejores condiciones que el primer día, cuando se la vio inestable.

Destrucción de alimentos

Volver arriba