Reducir alimentos perdidos y emisiones sin propósito El Vaticano y la fundación Rockefeller lanzan una campaña global contra el desperdicio de alimentos

Contra el desperdicio de alimentos
Contra el desperdicio de alimentos

Se trata de un seminario que buscará convocar a organizaciones internacionales, gobiernos y miembros del sector privado a una campaña global para luchar contra la pérdida y el desperdicio de alimentos

Marcelo Sánchez Sorondo: "el objetivo es una prioridad mundial, declarada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG) de las Naciones Unidas"

El Vaticano inició hoy un seminario de dos días coorganizado con la fundación Rockefeller con el que buscará convocar a organizaciones internacionales, gobiernos y miembros del sector privado a una campaña global para luchar contra la pérdida y el desperdicio de alimentos.

La conferencia organizada en la Academia de las Ciencias del Vaticano, de la que participarán más de 40 expertos y líderes religiosos, quiere llegar a una declaración que haga un llamamiento a la acción conjunta de políticas públicas y del sector privado para movilizar al conjunto de la sociedad.

Este lunes el papa Francisco acompañó la iniciativa y a través de su cuenta de Twitter aseguró: "Debemos poner fin a la cultura del descarte, nosotros que pedimos al Señor que nos dé el pan nuestro de cada día. El desperdicio de alimentos contribuye al hambre y a los cambios climáticos".

Entre los objetivos del encuentro, en el que participa entre otros el nuevo titular del organismo de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el chino Dongyu Qu, los organizadores se fijaron convocar a una campaña global para reducir el porcentaje de alimentos nutritivos que se pierden en los procesos de producción, procesamiento y distribución.

Ese objetivo es "una prioridad mundial, declarada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG) de las Naciones Unidas", anunció este lunes el canciller de la Pontificia Academia, el argentino Marcelo Sánchez Sorondo, durante la inauguración.

El titular de la FAO pidió, en ese marco, "reducir sustancialmente el agua desperdiciada y el dióxido de carbono emitido sin propósito".

Volver arriba