ESTE DOLOR 1

ESTE DOLOR 1
ESTE DOLOR 1

Donde hay dolor hay terreno sagrado

No solo en la alegría se escribieron humanísimos versos. También, y acaso más y acaso mejores, en el sufrimiento. Deseamos tantas cosas, pero, al tiempo, la sombra de la duda en las decisiones, las heridas del dolor en los desengaños fueron regando de lágrimas y sangre los inciertos caminos de nuestro existir. Donde hay dolor hay terreno sagrado. Donde hay terreno sagrado la esperanza y la fe, sobre todo el amor, nos salvarán en rebosantes días.

TRES CAMINOS PARA ENCONTRAR SENTIDO A LA VIDA:

1. Hacer o producir algo (DAR). Valores de creación. En el pasado tema (“Sembrar”) hablamos del Trabajo.

2. Encuentro con otras personas, con la belleza, la verdad... (ACOGER). Valores de experiencia o vivenciales.

3. Parece evidente que el Amor y el Trabajo suelen ser actividades o experiencias que proporcionan motivación para vivir. El problema es cómo sobrellevar una situación DOLOROSA e INEVITABLE. ¿Dejaría de tener sentido nuestra vida en esa circunstancia tan adversa? Por supuesto que no. Podría ser el sufrimiento un camino de realización humana si se asume con ACTITUD digna y valiente.

preocupado7-

ANTE EL DOLOR Y LA ENFERMEDAD, UN SUGERENTE PROCESO:

1. Reconocer y DIALOGAR: ¿de qué nos está avisando? (“la enfermedad como camino”). Cada dolor, cada sufrimiento, es un mensaje de algo que no va bien.

2. RESPONSABILIZARNOS de lo que nos toque, no de lo que otros causaron.

3. LIBRARNOS del DOLOR, si esto es posible, sin causarnos mayores males, ni causárselos a los demás.

4. MADURAR en el proceso. Descubrimos en nosotros una energía o fuerza interior que desconocíamos. “Allí donde hay dolor hay terreno sagrado” (R. Hart Davis). Antonio Machado, evocando experiencias de sufrimiento personal, escribió: “Eran ayer mis dolores / como gusanos de seda / que iban labrando capullos... / ¡De cuántas flores amargas / he sacado blanca cera! / ¡Oh tiempo en que mis pesares / trabajaban como abejas!”

LA ENFERMEDAD ES FECUNDA COMO UN PARTO

Dan que pensar las reflexiones del ilusionista Copperfield: “Estamos rodeados de magia, porque no hay mago comparable a Dios. ¿Hay algo más mágico que un bebé naciendo?” Más mágico que un bebé naciendo es un hombre naciendo, en el dolor y la esperanza, a nuevos horizontes de realización personal... En nueve poemas descubriremos el testimonio de nueve poetas que humanizan el encuentro con el sufrimiento y nos acercan mapas para no perdernos y atravesar con sabiduría el laberinto del dolor.


Porque es injusto sufrir de esta manera

enlasilla

Leyendo el poemario “Busca y captura” de María Luisa Mora, descubrí un día la pequeña joya del presente poema. Por su aire de dignidad, casi de arrogancia, y porque transmite ternura y rabia, fuerza y fe en la Vida, lo he dado a leer a numerosos enfermos y les ha impactado emocionalmente, incluso a los no creyentes. El grito de dolor es también bíblico (Job, Salmos…; por ejemplo el Salmo 88, de un enfermo terminal). La protagonista, en reflexión coral (“a  todos los que creímos en la justicia...”), apela sutilmente, al menos en mi lectura, al Dios Justo y, probablemente también, al Misericordioso.

ESTE DOLOR

 Este dolor se tiene que arreglar con algo.
No se puede sufrir de esta manera tan injusta
sin que la vida nos entregue otra cosa a cambio.

Este dolor tiene que terminar un día;
romper con los dientes tanto desengaño;
que vengan los padres y nos besen;
que lleguen las madres y nos acunen;
que vuelva la primavera y lo desborde todo
de verdad y de milagros.

Porque es injusto sufrir de esta manera. 

No hemos cometido otro pecado
que el de querer y confiar en la esperanza
y estar sin la esperanza todo el rato.

Este dolor tiene que terminar un día.
La vida tiene que entregarnos algo
de lo que nos debe
a todos los que creímos tanto en la justicia
y en la alegría
y estamos llorando.

Nos ha llegado el mal como un cuchillo airado

enlacama

Cuando nos llega el mal, ¿por qué no ser amables con él, acaso hasta abrazarlo como la Bella a la Bestia? Nos bañará de dulzura, como una piñata. Y de gozo, de fiesta, de entusiasmo. En “La visita del mal” elabora Antonio Colinas una parábola sobre el sufrimiento. Ha llamado a la puerta el dolor. “Pero hemos decidido acogerlo como a huésped fecundo.” Y lo sacan a la luz del jardín. “Una vez más tuvimos que poner amor donde el amor no se encontraba.” No es tan negra la sombra del alma como la pintan. Si la acogemos, la aceptamos, dialogamos con ella..., será nuestro “huésped fecundo”.Sugerencia:si el mal que nos aflige es dolor de culpabilidad, lo mejor sería sacarlo al sol de la Presencia, pedir perdón y arrepentirse (ayuda el Salmo 51). Al final, como nos enseña el poema, podríamos, en paz, bebernos “el dulce vino del más hondo olvido”.

LA VISITA DEL MAL

Hoy hemos recibido la visita del mal,
pero hemos decidido acogerlo
como a huésped fecundo.
Llegó el mal de repente, como cepo o veneno,
y le hemos abierto
de par en par la puerta de la casa.

Como siempre, el mal
viene ciego, desnudo, sin razón,
y aunque perros y gatos han salido huyendo,
conservamos la calma plenamente
y lo hemos conducido hasta el jardín.
Allí, el dulce día, el sol tan fuerte,
abrasaban las llagas y pesares,
resecaban la sangre en las heridas,
borraban el espeso hedor del aire. 

Nos ha llegado el mal como un cuchillo airado
en sótanos de sombra,
mas casa y corazón están abiertos.
Una vez más tuvimos que poner
amor donde el amor no se encontraba.
Y no hay mordaza, dardo, aguja, hiel,
que no pueda fundir la hoguera musical
que, de monte a monte, hoy propaga el otoño.

He entrado unos momentos en la casa
para sacarle el pan y la bebida
al huésped iracundo.
Quise alegrarle el corazón, poner
un poco de calor en su cara de hielo.
Con sosegada paz volví al jardín
para abrazar el mal, pero no pude,
pues lo encontré caído y moribundo
de luz y de silencio entre la hierba.

Hoy hemos recibido la visita del mal,
mas pronto hemos tenido que enterrarlo
debajo del naranjo y de su aroma,
donde zumban abejas. 
A solas nos tuvimos que beber
el vino que sacamos para el huésped,
el dulce vino del más hondo olvido.

Volver arriba