Quién es Francisco Cerro, arzobispo de Toledo

Francisco Cerro, arzobispo de Toledo
Francisco Cerro, arzobispo de Toledo

Francisco Cerro Chaves (Malpartida de Cáceres, Cáceres, 18 de octubre de 1957) es un obispo español; tiene 64 años y es el actual arzobispo de Toledo.

Estudió en los seminarios de Cáceres y de Toledo, en Roma y en Salamanca, y fue ordenado sacerdote en la archidiócesis de Toledo, donde comenzó su ministerio pastoral; años más tarde trabajó también en Valladolid. Entre sus muchas actividades, es miembro cofundador de la Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo.

En 2007 fue nombrado obispo de Coria-Cáceres y desde 2020 ocupa la sede Primada de Toledo. En la CEE es miembro de la Comisión para el Clero y Seminarios, y de la Comisión Permanente.

Estudios y primeros años

Francisco Cerro estudió en el Seminario de Cáceres y en el Seminario de Toledo. Es licenciado y doctor (1997) en Teología Espiritual en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y doctor en Teología de la Vida Consagrada por la Universidad Pontificia de Salamanca.

Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo y allí desempeñó diversos ministerios: vicario parroquial de San Nicolás, consiliario de Pastoral Juvenil, colaborador de la parroquia de Santa Teresa y director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales de Toledo. Además es miembro cofundador de la Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo y fundador del Instituto Secular Cor Iesu.

Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid, donde fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa, director del Centro de Formación y Espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús, director diocesano del Apostolado de la Oración, miembro del Consejo Presbiteral Diocesano, delegado diocesano de Pastoral Juvenil y profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano.

Obispo de Coria-Cáceres y de Toledo

El 21 de junio de 2007, fue nombrado obispo de Coria-Cáceres, recibiendo la ordenación episcopal y tomando posesión el 2 de septiembre de ese año.

El 27 de diciembre de 2019, el papa Francisco nombró a Francisco Cerro arzobispo de Toledo, en sustitución de Braulio Rodríguez; tomó posesión de la Archidiócesis Primada el 29 de febrero de 2020.

Su lema episcopal es ‘Cor Jesu fons evangelizationis pauperibus’ (El corazón de Jesús es fuente de evangelización para los pobres). Y en su escudo está representada la Virgen de Guadalupe.

Precisamente en sus primeros meses como primado se produjo una cierta controversia a cuenta del Real Monasterio de Santa María Guadalupe. Cerro siempre ha defendido que la patrona de Extremadura debería pertenecer a una de las diócesis extremeñas (el Monasterio está físicamente en la provincia de Cáceres, pero eclesiásticamente pertenece a Toledo), pero muchos se oponen a esa aspiración, empezando por la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo y lamentan que se haya reavivado una vieja polémica.

Otro momento amargo durante su ministerio en Toledo fue el episodio del videoclip de los cantantes C. Tangana y Nathy Peluso, grabado en la Catedral primada y que causó un cierto escándalo en varios colectivos, por las imágenes sensuales y la letra de la canción interpretados en un lugar sagrado. El deán de la Catedral acabó dimitiendo por haber concedido el permiso para grabar el vídeo y Cerro Chaves pidió perdón en un acto de purificación del templo.

Cargos en la Conferencia Episcopal

En la Conferencia Episcopal Española (CEE), Francisco Cerro es miembro de la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios. Y, como arzobispo metropolitano, miembro de la Comisión Permanente.

Además es presidente del Comité Nacional del Diaconado Permanente. Antes había sido miembro de las comisiones para la Vida Consagrada (2007-2017) y de Apostolado Seglar (2008-2011).

Volver arriba